El conservador Mauricio Macri, adalid de la economía de mercado, se consagró el domingo presidente de Argentina, al vencer en balotaje al candidato del gobierno peronista de centroizquierda, Daniel Scioli, y poner fin a doce años de kirchnerismo.

Macri obtenía 52.8% de los votos frente al 47.4% del peronista Daniel Scioli, con casi 85% de las mesas escrutadas, en una tendencia definitiva que llevó al candidato oficialista a reconocer la derrota.

“Felicito a Macri por su victoria”, dijo Scioli al admitir su derrota.

macri-reutersMacri, un ingeniero de 56 años, gobernará cuatro años y en los primeros dos años estará forzado a establecer alianzas en el Congreso, donde el kircherismo tiene mayoría absoluta en el Senado y es la primera fuerza en Diputados.

El macrismo ha prometido liberar el mercado de cambios, impulsar la iniciativa privada como motor, reordenar el Estado, reanudar vínculos dañados con las grandes potencias desarrolladas y arreglar una deuda en litigio judicial con fondos especulativos en Nueva York.

En la sede de campaña de Macri el clima fue de fiesta y euforia por el seguro triunfo de su alianza Cambiemos, forjada junto con los radicales de la UCR.

“Estamos muy felices con lo que pasó en Argentina. Esto es historia”, dijo Marcos Peña, jefe de campaña de Macri e ideólogo del Pro (Propuesta Republicana) el partido del nuevo mandatario.

El presidente electo sucederá a Cristina Kirchner, en el mando desde el 2007, y viuda del fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007). Fueron 12 años en el poder.

La participación fue de 78% de los más de 32 millones de electores registrados en el primer balotaje en la historia argentina.
Macri asumirá el 10 de diciembre.

En la primera vuelta, el 25 de octubre, Scioli obtuvo 37.0% de los votos frente a Macri (34.1 por ciento).

“Macri va a gobernar para todos los argentinos”, dijo el alcalde electo de la capital, Horacio Larreta, en medio de los festejos que se extienden al tradicional Obelisco de la capital.

Macri capitalizó el voto de rechazo al kirchnerismo y su fuerza electoral descansa en las grandes ciudades del centro del país.

Es la primera vez que un líder de la derecha liberal llega al poder por las urnas en elecciones libres, sin una dictadura que lo sostenga, ni fraudes o candidatos proscriptos. En su vida democrática Argentina alternó en el poder al Partido Justicialista (PJ, peronista) o la Unión Cívica Radical.

“Nunca hubo 12 años con la estabilidad económica y social que ofrecieron estos gobiernos”, se defendió Kirchner tras sufragar en Río Gallegos, 2.500 km al sur de Buenos Aires, en la provincia de Santa Cruz.

El gobierno saliente deja una economía con señales de débil crecimiento, de 2.2% en el primer semestre, una inflación superior a 20% y menguadas reservas en el Banco Central. En 12 años se crearon cinco millones de empleos, se alentó la ciencia y la tecnología y millones de personas gozan de subsidios y jubilaciones especiales.

Fuente: EL ECONOMISTA

 

 

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *