img_1439800095_9a36d78fa72a2e339e12Chetumal.- Un nuevo tipo de fraude financiero cometido por Banco Azteca quedó al descubierto en este 2015, después de que la institución pretendiera quedarse con los ahorros de 5 de sus cuentahabientes que fallecieron este año, quienes habían juntado cantidades que van desde los 68 mil hasta los 375 mil pesos, y de las cuales el banco mencionado se negó a entregar a sus familiares, empleando para ello diferentes artimañas presuntamente legales y algunas ilegales.
El caso más reciente, que actualmente está en manos de la organización civil El Barzón Quintana Roo, tiene relación con la persona de iniciales G.M.H., quien falleció por causas naturales el pasado mes de abril, y que a la fecha su familia no ha podido cobrar 52 mil 308 pesos correspondientes a la mitad de los ahorros que el finado tenía con Banco Azteca.
Pero éste no es un caso aislado, pues El Barzón Quintana Roo también ha dado seguimiento a otros 4 casos similares que este año han ocurrido en la ciudad de Chetumal, donde la empresa mencionada, que es subsidiaria de Grupo Elektra, se ha negado a pagar a los familiares los ahorros de los cuentahabientes ya fallecidos.
Afortunadamente los primeros 4 casos ya han sido resueltos a favor de las familias afectadas, quienes recibieron cantidades de entre 68 mil y hasta 375 mil pesos que corresponden a los ahorros que sus parientes tenían en Banco Azteca; y actualmente se ha iniciado un proceso legal para que la familia de G.M.H., pueda recuperar los 52 mil 308 pesos que le hacen falta y que la institución no quiere entregarles.
De acuerdo a información proporcionada a POR ESTO! de Quintana Roo, la persona de sexo femenino de iniciales G.M.H., era titular de una cuenta de ahorro en Banco Azteca, la cual contenía 104 mil 617 pesos con 14 centavos, cantidad que equivale a todo el dinero que la cuentahabiente ahorró por varios años.
Lamentablemente, la usuaria mencionada falleció el pasado mes de abril por causas naturales, por lo que su familia acudió a Banco Azteca esperando poder cobrar los ahorros de esta persona.
Sin embargo, a la fecha los parientes sólo han recibido el 50 por ciento de esta cantidad, pues la institución bancaria se ha negado a entregarles la mitad restante, utilizando para ello diferentes artimañas presuntamente legales y algunas otras ilegales.
Desde un principio, cuando la familia acudió a cobrar el dinero ahorrado, representantes de la institución bancaria les dijeron que únicamente podían entregarlo a 2 personas que la titular había puesto como beneficiarios al momento de abrir su cuenta.
Sin embargo, cuando los parientes preguntaron quiénes eran esos dos beneficiarios, el banco se negó a proporcionarles la información requerida, argumentando que no les podía dar ese tipo de datos.
Ante ello, la familia solicitó una copia del contrato para poder ver el nombre de los beneficiarios y que éstos pudieran cobrar el dinero sin mayor problema, sin embargo, Banco Azteca también se negó a esta petición.
El argumento empleado por los representantes del banco, es que no podían dar a la familia este tipo de información por la protección que existe en los derechos de privacidad de los usuarios financieros, a pesar de que Banco Azteca rompe este reglamento cuando exhibe públicamente a sus deudores con todo y fotografías.
Averiguando por su propia cuenta, la familia pudo dar con uno de los beneficiarios, quien resultó ser el nieto de la finada, y el cual pudo cobrar el 50 por ciento de los ahorros presentando su licencia de conducir como identificación oficial.
A casi 5 meses de haber fallecido G.M.H., su familia sigue sin poder cobrar la mitad de los ahorros que esta persona tiene en Banco Azteca, y aunque es responsabilidad de la institución, ésta se ha negado a otorgarles cualquier tipo de información que les ayude a cobrar el dinero faltante.
Los parientes consideran que esto es un abuso por parte de Banco Azteca, pues finalmente los ahorros sólo podrán ser cobrados por los beneficiarios, y lo único que se requiere es el nombre de uno de éstos para que, con identificación en mano que lo compruebe, la persona pueda recibir la otra mitad del dinero.
Pero además, el banco señalado obligó a uno de los familiares a abrir una cuenta de ahorro con ellos, pues le dijeron que sólo así podían darle la información que requieren, sin embargo, después de haber hecho esto siguieron sin proporcionarles los datos solicitados.
El Barzón Quintana Roo también advierte que Banco Azteca, al igual que muchas otras instituciones financieras, emiten comprobantes con tinta deleble, es decir, que se borra con facilidad, ya que de esta manera se convierten en documentos inservibles para presentar en un juicio o proceso jurídico en contra de la empresa.
Ante esta modalidad de fraude financiero, el organismo civil recomienda tener mucho cuidado con las cuentas que apertura en Banco Azteca, pues sus contratos contienen cláusulas que están diseñadas para perjudicar al cuentahabiente en beneficio de la empresa.
El Barzón Quintana Roo aconseja que al momento de requerir algún servicio financiero con la institución bancaria mencionada, lo haga con testigos y con asesoría legal, además de que exija todos los documentos que fueron firmados, incluyendo el contrato, aspectos que servirán para actuar de manera más rápida y eficaz en caso de iniciar un proceso legal en contra de esta institución financiera, la cual es una de las que reúne el mayor número de quejas en Quintana Roo por abusos cometidos hacia sus usuarios.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *