El Parador Turístico ubicado en el parque San Juan de esta ciudad se encuentra abandonado, pues actualmente no llegan a ese lugar los artesanos del municipio a vender su producto.

Cuando se inauguró el inmueble en el 2005, hubo muchos problemas para ocupar ese espacio, dado que tardó varios meses en contar con servicio de energía eléctrica.

En ese lugar empezaron a llegar a exponer sus productos artesanas y artesanos, tanto de la cabecera municipal, como de otras comunidades del municipio.

El Parador Turístico cuenta con seis palapas, una caseta de información turística y dos sanitarios: uno para mujeres, y otro para varones.

En una de las palapas se exponía y también se vendía cestos elaborados con bejuco, madera labrada y collares hechos con piedras y semillas naturales.

Una segunda palapa del lugar también estaba ocupada con productos artesanales, como hamacas, ropa bordada, huipiles confeccionados a mano por artesanas de la cabecera municipal y de las localidades del municipio.

Las otras palapas fueron facilitadas para abrir un espacio del agua de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, y para la venta de comida elaborada a base de productos naturales.

El inmueble funcionó durante poco más de cuatro o cinco años; ya después fue abandonado. Actualmente, las palapas que todavía quedan allí se encuentran deterioradas.

El año pasado, un incendio, al parecer provocado, consumió dos de las seis palapas del Parador Turístico, y hasta la fecha no se han reparado de nuevo.

Las puertas de las palapas que se quemaron, según se supo hace unos días, fueron retiradas del lugar, al parecer, por el director de Imagen Urbana, Santiago Brito Chan.

Se pudo ver ayer, durante un recorrido en ese lugar, que se mantiene abierta una de las cinco palapas. En el inmueble se vende piñatas elaborada a mano.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *