Especialistas señalan que el origen es multifactorial: genético, neuronal o hereditario

El vitíligo, enfermedad de la piel que afecta al dos por ciento de la población yucateca, se presenta frecuentemente en personas jóvenes (entre los 20 y 30 años de edad), y aunque no afecta a nivel orgánico, sí impacta de manera importante en lo emocional.

El doctor Daniel Asz Sigall, especialista en Dermatología y Alta Especialidad en Cirugía Dermatológica, mencionó en entrevista que el vitíligo es una enfermedad inmunológica en la cual las células llamadas melanocitos que producen el pigmento de la piel (melanina) dejan de producirlo de forma temporal o permanente, ocasionando manchas blancas que afectan principalmente el rostro (alrededor de orificios como ojos), boca, nariz, áreas de roce (nudillos, codos, rodillas) y genitales.

“El origen del vitíligo es multifactorial, es decir, diferentes causas como: autoinmune, genética, neuronal, hereditaria, estrés, etc. En este último recomendamos al paciente que practique yoga o camine, que haga algo que lo tranquilice”, apuntó.

El médico adscrito a la clínica de Dermato-Oncología y Tricología de la UNAM, dijo que actualmente se cuenta con diferentes tratamientos que ayudan a detener la progresión de vitíligo y ayudan a repigmentar.

“El éxito de los tratamientos depende de la respuesta de cada paciente y de la localización. Responden mejor las lesiones en cara y tronco, mientras que las que se encuentran en mano alrededor de los dedos tienen pobre respuesta; otro factor es la evolución, si tienen poco tiempo pueden responder mejor”, indicó el especialista.

Explicó que a la par de los tratamientos a base de cremas, existe la fototerapia, que consiste en la aplicación de rayos ultravioleta tipo B de banda estrecha UVBNB, de forma controlada para estimular a las células a que produzcan nuevamente el pigmento de la piel.

La fototerapia únicamente está contraindicada para pacientes embarazadas, mujeres que estén dando de lactar, niños menores de 12 años y pacientes con alguna lesión maligna en la piel.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *