La Asociación Civil Saving Our Sharks ha colocado 23 receptores en la costa quintanarroense.

CANCÚN, Q. Roo.- Quintana Roo cuenta con el primer laboratorio viviente para el estudio del tiburón toro en el Golfo de México y Caribe realizado por la Asociación Civil Saving Our Sharks, que ha colocado hasta el momento 23 receptores (sistema de telemetría) en la costa quintanarroense y a 29 cetáceos les han insertado un transmisor la mayoría han sido hembras.

Las marcas acústicas están desde Cancún hasta Banco Chinchorro que tienen una lectura de un kilómetro a la redonda, que a determinado tiempo son revisadas y envían los datos a Estados Unidos quien regresa la información nueve meses después.

La organización y buzos profesionales que participan en el estudio han encontrado que las hembras tienen a sus crías en Bahía de la Asunción, así como la del Espíritu Santo y se quedan mucho tiempo en Akumal, lugares donde hay una mayor presencia de la especie.

 “Se marca a los tiburones toro para estudiar su comportamiento. Tenemos solo tres meses del invierno, época en la que se busca capturarlo para hacer la inserción quirúrgica en la cavidad intraperitoneal, y seguir sus pasos”, explicó Alberto Frisccione, buzo profesional.

Punta Cancún, Canal Inglés, Punta Maroma, Xcaret, Punta Piedra, La Pistola, Mamá Vina, Punta Venado, Punta Allen, Punta Herrero y Banco Chinchorro, son las zonas donde colocaron los receptores.

El entrevistado explicó que cada marca tiene un costo de 10 mil dólares, y dos de los tiburones han sido capturados, con ello hay una pérdida más que económica de la especie, porque cada vez son capturados más jóvenes.

El buceo tradicional en Quintana Roo va por buen camino, pero la moda actual es hacerlo interactivo junto a especies de gran tamaño, como el pez vela en Isla Mujeres; los cocodrilos en Xcalak, y el tiburón toro en Playa del Carmen.

Dicha zona es donde los buzos han visto hembras preñadas que desaparecen dos semanas y luego reaparecen más delgadas, en ese tiempo se acercan a lagunas costeras y zonas de manglar para la crianza de la especie hasta que alcancen una talla que permita su sobrevivencia en el mar.

Fuente. Novedades Quintana Roo.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *