Las principales manifestaciones del fenómeno son una coloración verde-grisácea y turbiedad del agua, acompañada de malos olores por descomposición orgánica

La explosión demográfica, la carencia de un sistema adecuado de drenaje y la falta de consciencia de los visitantes, principales factores de la degradación ambiental

La laguna de Bacalar muestra nuevas señales de degradación ambiental que afectan la salud del cuerpo de agua. Algas se reproducen en zonas de la laguna, lo que muestra un proceso de eutrofización, que amenaza las tonalidades de la misma.

En redes sociales se difundieron imágenes donde ambientalistas confirmaron que son auténticas y que muestran la reproducción de algunas algas verdes, que son muestra del impacto de actividades humanas en el cuerpo lagunar. La eutrofización consiste en el aumento de la concentración de nutrientes en los lagos, que da lugar a un crecimiento exagerado de algas y malezas acuáticas en las aguas.

Las principales manifestaciones de dicho fenómeno son adicionalmente, la coloración verde-grisácea del agua, la producción de malos olores y la disminución en las concentraciones de oxígeno disuelto, a lo que se incrementa la materia orgánica en descomposición, aumento de la sedimentación y la turbiedad de las aguas.

El problema radica en que esto causa un mal aspecto del cuerpo lagunar, pero fundamentalmente hace que el agua sea poco transparente, y luego cuando estas plantas y algas mueren, se pudren y llenan el agua de malos olores que le dan un aspecto nauseabundo, disminuyendo drásticamente su calidad.

Con la muerte de la vegetación, cuando se agotan los nutrientes o se queda sin luz por la progresiva pérdida de transparencia del agua, comienza a producirse una muerte en cascada de vegetación y luego del resto de la fauna. Aparece el proceso de putrefacción que consume gran cantidad del oxígeno disuelto y las aguas dejan de ser aptas para la mayor parte de los seres vivos. El resultado final es un ecosistema casi destruido.

El proceso contaminante de eutrofización acarrea efectos perjudiciales para la salud de la población que se encuentra en contacto con los ecosistemas acuáticos. Por ello la preocupación de los habitantes de Bacalar, que no quieren que se pierda la invaluable belleza natural de la laguna.

Cabe recordar que se han identificado diversos factores contaminantes que ponen en riesgo la salud de la laguna, entre ellos el crecimiento demográfico, la carencia de un sistema adecuado de drenaje y la falta de concientización a los visitantes sobre la fragilidad del ecosistema.

Al ser vertidas al manto freático aguas residuales; además de tener un basurero a cielo abierto y tiraderos clandestinos, eso genera contaminación que afecta la laguna.

Además, la cercanía de la laguna con la agricultura industrial, donde se deforestan vastas zonas y se emplean organismos genéticamente modificados, es decir transgénicos, también impacta la biodiversidad.

Al incrementar la materia orgánica, el vertimiento de hidrocarburos y la mayor presencia de heces fecales, la laguna está en riesgo de cambiar sus colores azules a tonalidades verdes.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *