Con el total descaro y cobijados bajo la impunidad y corrupción, la empresa española Meliá Hotels International, continúa a marchas forzadas rellenando la parte costera con sascab, como parte de su proyecto hotelero Paradisus Playa Mujeres, donde el cuidado al medio ambiente sale sobrando.

Lo grave de ello es que tres instancias federales que deberían de atener la situación como son la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) e incluso, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) debido a que cerca del lugar se encuentra una zona de arrecifes, no han hecho nada al respecto.

Este lunes se volvió a evidenciar que varios volquetes continuaban arrojando sascab a la orilla de la costa y su vez, mediante dos máquinas retroexcavadoras, se expandía el material calizo hacia el mar.

Lo anterior como un relleno inducido para bloquear la circulación del agua para poder llegar hasta lo que parecía una escollera pero que en realidad, forma parte del mismo proyecto para pretender establecer una especie de “alberca natural” para el confort de sus huéspedes.

De hecho, al momento que los diarios Por Esto! tomaban algunas fotografías desde la zona federal, dos elementos de seguridad privada de dicho lugar donde se está cometiendo el ecocidio, se acercaron para tratar de intimidar, argumentando que se necesitaban permisos para poder hacer las gráficas.

“No pueden estar tomando fotos aquí, necesitan un permiso para ello (sic)”, afirmaron los dos trabajadores, quienes únicamente estaban obedeciendo órdenes de otras personas que ya se comenzaron a sentir incómodas porque se descubrió el enorme daño ambiental que están cometiendo.

Sin embargo, todo esto es permitido por las autoridades ambientales, incluso del mismo Estado y hasta del municipio de Isla Mujeres que de igual manera podrían intervenir dentro del ámbito de su competencia, ya que lo que están haciendo al rellenar con material calizo para construcción una parte de la costa, es un seguro delito ambiental sancionable.

Todo esto ocurre por la corrupción que sigue imperando en las diferentes dependencias, principalmente las ambientales, por el único hecho de que se trata de un proyecto para un hotel de lujo donde se movilizan miles de millones de dólares.

Fuente: PORESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.