chiapanecos-31El estado de Yucatán no es ajeno a la migración de indígenas de Chiapas, y por lo tanto a tener casos de redes de trata de personas para explotar a niños y mujeres que son empleados con mendigos sueldos para vender artesanía.

El acaparamiento de vendedores chiapanecos en los puntos principales de las calles del centro Histórico de la Ciudad de Mérida cada vez es más cotidiano y es que los comerciantes establecidos señalan que al parecer las autoridades solapan las acciones de los vendedores ambulantes fuereños, al no efectuar mano dura cuyas acciones ilícitas.

De manera grave los chiapanecos se instalan en las aceras y los callejones del centro de la ciudad, exponiendo su mercancía como es el caso de ropa, cinturones, chalinas, aretes, floreros, y cualquier otro objeto de temporada.

Cada día los chiapanecos ponen sus miras de venta en el estado de Yucatán, arrebatándoles a los artesanos yucatecos, la posibilidad de que les vaya mejor en mejor sus ventas, mencionó la Artesana, Beatriz Gómez Méndez.

Dijo que al parecer las autoridades municipales se hacen de la vista “Gorda”, al permitir las ventas ilegales. El problema del ambulantaje fuereño ha trascendido en los últimos años, la economía del país ocasiona la emigración de personas, buscando solventar su economía, “Pero no es justo que los comerciantes que igual están en lucha salgan perjudicados”, recalcó Gómez Méndez.

Mencionó que dicho vendedores se promueven y se amparan por los derechos humanos, amparándose que son gente indígena, sin embargo, es claro ver una red de corrupción, debido que va en incremento la llegada de chiapanecos.

LOS NIÑOS USADOS ENTRE LA RED DE TRATA

Como es común en varios estados en su mayoría en el Sureste Mexicano, las redes de trata de personas de indígenas chamulas que han establecido en Yucatán se explota a niños y mujeres, como es el caso de “Manuelito”, un niño indígena que a sus 10 años vede dulces y cigarros.

En una breve platica, el pequeño relato que vive en un cuarto con sus papas y otras personas más cerca del centro de Mérida. Con un poco de temor, dijo que desde muy temprano lo levantan toma un poco de café con pan o galletas y sale a trabajar junto con sus dos hermanos.

Comento que su hermano mayor lo acompaña y con él cruza las calles cercanas del centro para vender sus dulces, para luego después del medio regresan a comer al pequeño cuartito dónde viven para comer, para luego regresar a seguir vendiendo.

Tal actividad de los llamados ‘chiapitas’ (chiapanecos) es recurrente en Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Es en Yucatán donde, mediante entrevistas directas, se han constatado jornadas laborales de menores chiapanecos de 10 horas al día con un sueldo de mil pesos al mes.

Cabe recordar que mediante el último estudio de marzo del 2013 de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) advirtió al Ayuntamiento de Mérida sobre la situación que están enfrentando niños, adolescentes y adultos procedentes de Chiapas.

Y es que el organismo de Derechos Humanos previó que la situación de los chiapanecos se atendiera especialmente en el marco del programa capitalino para erradicar a vendedores ambulantes.

SIGUE EN BUSCA DE RETROALIMENTAR DENUNCIA CONTRA CHIAPANECOS

Juan Barea Canul, presidente de la comisión de mercados, informó que aún sigue pendiente el desarrollo de la denuncia para la investigación a chiapanecos involucrados en posible trata de personas en la capital yucateca.

‘Es un tema que está pendiente la comisión de mercados, porque es un tema que aún está vivo, y genera ciertos detalles en el funcionamiento de los ambulantes del centro histórico. Por lo que hoy en día hemos despejado las primeras nuevas manzanas y evitando que este tipo de gente entre a la zona, al menos ya no se ve de manera masiva como anteriormente’, expresó.

Mencionó que el tema del ambulante Chiapanecos es un problema de todos conocidos, pero sobre todo está creciendo a diario y es necesario atacarlo der raíz, por lo que también debe intervenir otros órdenes de gobierno.

“Lo preocupante el asunto, se ha ido transformando poco a poco en un sistema mucho más organizado y consolidado, de niños y niñas, algunos adultos que vienen a realizar actividades en la capital yucateca”, dijo

Añadió que maltrato infantil se debe a que se logra ver a menores de edad en el suelo junto a sus padres durmiendo todo el día, o en su caso en la espalda de la mama lo traen colgado con un reboso, por lo que debe entrar en investigación si les dan algún tipo de tranquilizantes, ya que por su naturaleza a esa edad son muy inquietos.

Mencionó que también se da la explotación laboral, ya que bien se sabe trabajan para un líder de lunes a domingo sin importar la situación climatológica indiscriminadamente, caminando de 15 a 20 horas diarias vendiendo productos de la estado originario.

El regidor panista, resaltó que el caos generado por los chiapanecos, trae otros matices e inclusive intereses y delictivos como podría ser el posible casos de trata de personas.

‘Es un numero considerado de chiapanecos que se dedican a deambular por el primer cuadro del centro histórico, y vemos peculiarmente menores de edad y niñas embarazadas dedicados a la venta de accesorios y artesanías de su estado’, expresó.

SOLO 12 AMPAROS SON LOS PERMITIDOS PARA VENDER

Más de 100 chiapanecos son los que se encuentran dominando los puntos de ambulantajes de las 49 de las manzanas del centro histórico, el cual, se buscará una cercanía con la Comisión de Derechos Humanos (Codhey), para darle seguimiento al tema de una demanda ya interpuesta en el asunto o en su caso preparar una nueva demanda, informó, el regidor, Jorge Dogre Oramas.

Dijo que solo son 12 amparos entregados a los chiapanecos por parte del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, y a su vez se encargan de sacar copias al amparo y a sus identificaciones y por su parecido se escudan ante la autoridad.

El regidor, añadió que les han llegado denuncias sobre el tema de explotación sexual, donde las mujeres chiapanecas los cabecillas las ofrecen como sexo servidoras en algunos puntos de la ciudad.

Resaltó que la parte jurídica del Ayuntamiento junto con los integrantes de la comisión de mercados están conscientes de la gravedad del tema, por lo que se buscará prepara una demanda específica por los delitos de trata de blancas, maltrato infantil, explotación laboral y sexual.

‘El tema de los Chiapanecos en muy delicado y grave, en cual, nos está afectando en el ambulantaje del movimiento local, ya que los chiapanecos siguen rodeando las calles del centro histórico basados en un amparo’, expresó.

Indicó que son varios puntos abordar, por lo que se debe abordar la vía legal para quitar a todos los chiapanecos ambulantes de las principales calles de la capital yucateca y hacerlos respetar los reglamentos del Ayuntamiento de Mérida.

SE ENCUENTRA UNA DENUNCIA INTERPUESTA POR LA CODHEY SIN RESULTADOS

Cabe destacar que meses atrás la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) interpuso ante la Agencia del Ministerio Público Federal de la Procuraduría General de la República una denuncia, en contra de quien resulte responsable, por la comisión de hechos posiblemente delictuosos que podrían constituir el delito de trata de personas en agravio de indígenas de origen chiapaneco -principalmente mujeres y menores- que laboran en el comercio ambulante en la ciudad de Mérida.

La denuncia fue interpuesta por el Visitador General de la CODHEY, Miguel Oscar Sabido Santana, ante la Delegación de la PGR, como resultado de una investigación realizada por el Centro de Supervisión Permanente a Organismos Públicos la cual fue dada conocer el pasado mes de agosto durante el informe anual de actividades que presentó ante el Congreso del Estado, el Ombudsman, Jorge Victoria Maldonado.

El Ombudsman dio a conocer el presunto delito de trata de personas del cual son víctimas vendedores ambulantes de origen chiapaneco en la ciudad de Mérida y anticipó que se interpondría la denuncia, la cual fue concretada la tarde de ayer ante la autoridad federal.

El Presidente de la CODHEY expresó que haciendo uso de las facultades conferidas constitucionalmente, se integró una denuncia penal en contra de quien o quienes resulten responsables por la presunta comisión del delito de trata de personas, en agravio fundamentalmente de mujeres, niñas y niños.

Un trabajo realizado por el Centro de Supervisión Permanente a Organismos Públicos documentó evidencias de marginación, traslado involuntario, hacinamiento, vulneración al derecho humano a la salud, la educación, de la cultura y preservación de las comunidades indígenas de mujeres, niñas y niños de origen chiapaneco.

San Cristóbal de las Casas, San Juan Chamula, Pijijiapan y Comitán, son las localidades del Estado de Chiapas de donde provienen una gran parte de las personas que actualmente se dedican a la venta de la mercancía típica en el Centro Histórico y los alrededores de la ciudad de Mérida.

fuente: ORONEGRO.MX

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *