El empresario Jorge Vergara Madrigal hizo saber públicamente el pasado 3 de abril que le había perdido la confianza a su esposa, la también exitosa empresaria juarense Angélica Fuentes Téllez. La causa: el “descubrimiento de todos los asuntos irregulares que hay”, según dijo en entrevista el también dueño de uno de los equipos de futbol más queridos de México, el Chivas Rayadas de Guadalajara. Vergara presentó otra cara de una empresaria reconocida a nivel internacional incluso como filántropa.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, sin embargo, sede del imperio y poder económico de la familia de la empresaria, el “descubrimiento” de Vergara podría difícilmente ser considerado una sorpresa: los Fuentes, dice una denuncia, han sangrado a sus cientos de miles de usuarios con cobros de gas natural por encima de los precios internacionales e incluso, se ha indicado de manera pública, la compra de vehículos robados durante la guerra del narcotráfico en una de sus recicladoras podría haber terminado financiando actividades criminales.

Ciudad de México.– La trayectoria empresarial de Angélica Fuentes es una sucesión de éxitos. Después de 20 años de dirigir Grupo Imperial, la distribuidora de gas natural más importante del norte del país, en 2007 fue contratada para reorganizar las finanzas de la empresa de ventas multinivel Omnilife, base de un imperio que incluye al aún lucrativo club de futbol Chivas Rayadas de Guadalajara, uno de los más tradicionales de México.
La relación de negocios con el dueño de tal emporio, el jalisciense Jorge Vergara, se convirtió rápidamente en personal y, en mayo de 2008, ambos empresarios difundieron en los medios las fotografías del fastuoso matrimonio de días que celebraron en un castillo del norte de la India.
Angélica Fuentes se convirtió luego en copropietaria de Omnilife-Angelissima-Chivas, consorcio al que se le atribuye una facturación de más de mil 200 millones de pesos al año, el empleo de unas 3 mil 500 personas y presencia comercial en 18 países.
Tal poderío económico se ha ido convirtiendo también en una mayor proyección de su imagen a nivel internacional. En 2013, Fuentes fue incluida en una lista de las 50 empresarias más exitosas de América Latina y, en 2014, la revista Forbes la calificó como la quinta más importante de México. En enero de este año fue panelista en el Foro Económico Mundial de Davos y, en marzo, se distinguió además por ser la única mujer en el grupo de empresarios que acompañó al Presidente priista Enrique Peña Nieto en su reciente visita al Reino Unido.
A este perfil de empresaria triunfadora se sumó, también en 2014, el de filántropa global luego de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la nombró representante de la campaña “Girl Up”, dedicada a crear programas para mujeres adolescentes y en el que Fuentes, informó el organismo internacional, se enfocaría en América Latina y, en general, compartiría responsabilidades con la reina Rania Al Abdullah, de Jordania, la integrante de la realeza árabe con mayor presencia en los medios de comunicación de todo el mundo.
“Fuentes generará conciencia y abogará por los programas de la ONU que proveen a mujeres adolescentes con oportunidades capaces de cambiar sus vidas, como ir a la escuela, ver a un doctor y estar seguras ante la violencia”, dijo la fundación Girl Up en el boletín que presentó el nuevo rol de la empresaria. Ella, a su vez, dijo querer “continuar el trabajo de toda una vida en favor del empoderamiento de la mujer”. Fotografías de un recorrido que hizo en Guatemala, en las que la mexicana aparece con zapatos de piso, sin el maquillaje y ropa de lujo que caracterizan su presencia en público y de la mano de un par de mujeres indígenas, acompañan otro comunicado en el que la ONU reporta que Fuentes aportó también un millón de dólares a sus campañas.
EL CONTRASTE

La empresaria juarense durante su viaje a Guatemala. Foto: Twitter @angelicafuentes

La empresaria juarense durante su viaje a Guatemala. Foto: Twitter @angelicafuentes

Tal compromiso social, sin embargo, contrasta con los cuestionamientos que las prácticas de Grupo Imperial -que comparte con su familia- ha generado entre diferentes sectores de la localidad sede de su fortuna: Ciudad Juárez. Una de las empresas más criticadas es, sin duda, Gas Natural, principal fuente de ingresos del Grupo gracias a un monopolio para distribución del combustible entre más de 200 mil usuarios y la cual, según una denuncia, se ha enriquecido gracias a que aplica cobros que han llegado a ser hasta cien por ciento más altos que los que el combustible tiene en los mercados internacionales. La inconformidad con la gasera es tal entre la población de Ciudad Juárez que, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ha estado entre las cinco compañías con mayor número de quejas de todo el país, junto con otras marcas nacionales como Telcel, Dish o Telmex.
“Me causa mucha contradicción leer entrevistas de personas como ella, que, al margen de sus éxitos económicos, me mueve que estén hablando de igualdad, de justicia, de empoderamiento de la mujer, cuando yo vi a amas de casa que nos llevaban recibos de gas de hasta 12 mil pesos al mes y que vivían en casas de Infonavit, y que cuando el problema de la cobertura estaba a todo lo que daba en la ciudad la compañía les decía: háganle como puedan”, dije la juarense María Antonieta Pérez Reyes, ex Diputada federal por el Partido Acción Nacional (PAN) y cabeza del más reciente movimiento de usuarios que se ha formado en Juárez contra los precios que aplica la familia Fuentes.
“La problemática es que la empresa tiene un monopolio, y su poder político no ha permitido que se abra el mercado a más prestadores de este servicio”, agregó la ex legisladora.
Entre 2009 y 2012, Pérez Reyes documentó cómo Gas Natural aplicaba cobros superiores a los que el combustible tenía en los mercados internacionales gracias, explica la ex legisladora, a que contrató seguros de cobertura contra la fluctuación del precio y que las normas mexicanas permiten con el fin de proteger a los usuarios ante las alzas. Pero desde 2009, dice Pérez Reyes, los precios internacionales del gas empezaron a caer, mas no para los consumidores de Gas Natural de Juárez debido a que la empresa no aplicó tales reducciones a sus clientes, ganando así cientos de millones a costa de una de las localidades con mayores problemáticas sociales de todo México.
“La cobertura protegía al usuario si el costo se iba alto, pero coincidentemente la empresa no estableció una cláusula por si el gas también bajaba, y resulta que los precios empezaron a caer a partir de 2009. Recuerdo que el precio más bajo llegó a ser de 4.20 dólares o 3.80 el millón de BTUs (unidad de medida del combustible), pero ellos lo vendían en Juárez a 8.20 dólares”, explicó.
“Estimamos que tenían entonces unos 260 mil usuarios, más la industria maquiladora, entonces calculamos que podrían haber obtenido, en esos tres años –en los que compraron gas barato– unos mil millones de pesos; dinero que sacaron de la economía local”, dije Pérez Reyes.
La panista agregó que el tema de la revisión de los cobros de la empresa de los Fuentes se convirtió en punto de acuerdo en la Cámara de Diputados de la LXI Legislatura, pero, al cuestionar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, ésta respondió que la decisión de cómo interpretar la fluctuación del precio –si en beneficio de la empresa o de los usuarios– había sido tomada por la propia compañía.
“Me di cuenta de que, a pesar de que había una administración federal panista, los directores de la CRE estaban atados de manos. No se puede hacer nada contra ese monopolio, la influencia de la gasera sobre las instituciones es enorme. El peso político y económico de esta empresa es tan grande que puede tener en sus manos hasta el árbitro que es la CRE”, dijo.
“Entonces, ¿cómo puedes hablar de buscar espacios para la mujer, de empoderarla? Si de verdad quieres, empieza por ayudar, haz un descuento para las amas de casa. Dirán que la empresa es un negocio, bueno, pero pues entonces no salgas con el asunto de que buscas empoderar, cuando tienes la oportunidad de apoyar a las mujeres de la ciudad que te ha dado tanto dinero y no lo haces”, agregó.
EL ROMPIMIENTO
Fue el propio Jorge Vergara quien, el pasado 3 de abril, difundió a nivel internacional los cuestionamientos que él también empezó a tener sobre el manejo empresarial de su esposa Angélica y, en entrevista con la cadena estadounidense Univisión, informó que la había destituido de su cargo como directora de sus empresas por probables irregularidades.
–Hay una información, Jorge, que habla de que han desfalcado a tu empresa, que ha habido un fraude millonario –le preguntó vía telefónica el reportero de Univisión Deportes, Edgar Martínez.
–En eso estamos en este momento, en el descubrimiento de todos los asuntos irregulares que hay, porque son varias vertientes. Estamos investigando. Entonces tendré información más clara en un par de días –respondió Vergara.
–¿Qué rol juega en todo esto, y qué pasa con Angélica?
–Angélica deja de ser la directora del grupo, porque es la directamente responsable de todo lo que pasaba en el grupo, entonces ayer fue sacada de su puesto, y en este momento solamente hay que esperar que termine para fincar responsabilidades –agregó el jaliscience.
A Vergara, de 60 años, nunca lo ha distinguido la discreción –compró un avión de 50 millones de dólares–, pero su perfil empresarial es diferente al de su esposa. Desde 2007, una semblanza incluida en el libro Los Amos de México hizo notar que, incluso, a diferencia de la mayor parte de los más grandes capitalistas mexicanos, Vergara no se había hecho rico gracias a algún favor o concesión del Gobierno, sino a su habilidad como vendedor nato.

“El vertiginoso encumbramiento de Jorge Vergara es una de las historias más peculiares en los anales del empresariado. Su imperio no es producto del espaldarazo de un Presidente, ni requirió contratos oscuros que le permitieran ordeñar al erario; su dinero no procede del lavado de dinero, como algunos de los ricos tradicionales de Guadalajara llegaron a decir en algún momento; tampoco es resultado de un golpe de suerte bursátil”, escribió el periodista y autor Jorge Zepeda Patterson en el título citado.

“Nada le ha llegado a Vergara de manera gratuita. Su fortuna es producto de su portentosa habilidad para vender, su temeridad y una vocación natural para enzarzarse en todo tipo de litigios para salirse con la suya. Además, claro, de 30 años de ensayo y error y no pocos fracasos”, agregó el texto, publicado en 2007.
LOS LUJOS ESCANDALOSOS DE LA PAREJA

Foto:Revista Hola!

La boda de la pareja en la India fue un festejo que duró varios días. Foto:Revista Hola!

Fue entonces que Angélica Fuentes llegó a sus empresas y, para el año siguiente, en 2008, la noticia fue la formalización de la relación entre los dos destacados empresarios. A partir de entonces, los más diversos momentos de ambos, sobre todo lujosos festejos, han sido motivo de reporte en las revistas de sociedad y de negocios: sus atuendos tradicionales hindúes en la boda; la fiesta de tres días por el bautizo de su hija, en 2011; el cumpleaños 51 de Angélica en Rusia, en abril de 2014; o el número 60 de él, apenas en marzo pasado.
De la misma manera, bajo los micrófonos y los reflectores, llegó la noticia del rompimiento, dada a conocer, según el propio Vergara, apenas un día después de haber encontrado las probables irregularidades.
“Desgraciadamente, tengo que admitir que estaba un poquito ciego y no me di cuenta de lo que estaba sucediendo”, dijo también el empresario, de acuerdo con diversos medios.
MAS CUESTIONAMIENTOS

En Juárez, sin embargo, el descubrimiento de Vergara podría difícilmente ser considerado una sorpresa. Además de la sangría que padecen los habitantes de la ciudad por causa de los altos cobros de la empresa más emblemática de la familia Fuentes, el nombre de otra de sus compañías emergió también en las discusiones de la llamada “Mesa de Seguridad”, formada en 2010 para la interacción entre autoridades y ciudadanos en el Programa Todos Somos Juárez.
En esos meses, cuando el conflicto que las autoridades atribuyen a la disputa por el narcotráfico causaba unos 300 homicidios al mes –o diez diarios-, hubo un segundo delito que se disparó tanto como los asesinatos: el robo de vehículos, con o sin violencia, y que según las estadísticas llegó ese 2010 a más de 16 mil casos, más de 40 al día, o uno casi cada media hora.
Varios de esos vehículos eran luego encontrados –sobre todo por las compañías aseguradoras- en los patios de las empresas recicladoras que, desde aquella frontera, participan en el mercado internacional de fierro, en aumento junto con el poderío de las economías asiáticas.
Una de esas empresas, declararon a los medios de comunicación los integrantes de la Mesa de Seguridad, es Ecorec, de Grupo Imperial, de la cual existían reportes públicos de compra de materiales robados desde al menos 2007.

“Este tipo de negocios siguen comprando vehículos que son robados y se amparan ante la justicia, al decir que son compradores de buena fe; esto es algo que se debe investigar a fondo”, dijo entonces a los medios locales el médico Arturo Valenzuela, primer dirigente del organismo de interacción ciudadanía-gobierno.

El tema de la compra de autos robados no era menor, de acuerdo con el médico. El contexto de guerra en la ciudad por el negocio del narcotráfico exigía que los delincuentes buscaran recursos extras para su abastecimiento de armas, y el robo de vehículos, considera aún Valenzuela, podía ser uno de estos métodos de financiamiento.

“No podemos ligar a estas compañías con la delincuencia organizada. Pero sabemos que en el momento que estuvo la guerra entre las bandas, los ejércitos tenían que abastecer a sus soldados, pagar nóminas, comprar armas, municiones, y el dinero no era de su bolso, sino de la sociedad civil, y para eso necesitaban los secuestros, las extorsiones, el robo de carros”, dijo ahora Valenzuela en entrevista con SinEmbargo.

“Y estos carros por sí solos no pagaban las nóminas, sino que tenían que convertirlos en dinero, y la gente que se prestó a esto son principalmente estos dueños de las recicladoras”, agregó.
La propuesta de la Mesa de Seguridad, que se ajustara el artículo 212Bis del Código Penal del Estado para aumentar el castigo a quienes compraran vehículos o autopartes robadas, no prosperó en el Congreso local, presidido entonces por Enrique Serrano, hoy alcalde de Juárez pero, entre 2006 y 2009, compañero de bancada del dueño de Ecorec, Octavio Fuentes Téllez, en la LX Legislatura federal.
Otra vinculación de la compañía con este tipo de prácticas se hizo pública en julio de 2012, durante una audiencia judicial por el hurto a mano armada de 20 toneladas de cobre en perjuicio de una maquiladora y que, declaró uno de los acusados ante el ministerio público, tenían por destino Ecorec y otras dos recicladoras.
EL PODER POLÍTICO
Ninguna de las causas emprendidas en Juárez por los entrevistados para corregir o disminuir los daños públicos atribuidos a Grupo Imperial ha progresado y, ambos, atribuyen esta falta de atención y actuación de las autoridades al control político que los Fuentes –como otras familias locales– ejercen gracias al dinero que ponen en las campañas electorales.
La familia de la hasta hoy esposa de Vergara, además, ha cuidado a tal grado sus conexiones políticas que, además de Octavio Fuentes, que también coordinó la campaña de Enrique Peña Nieto en Juárez, en 2012 envió a otra de sus integrantes al Congreso, Adriana Fuentes Téllez.

“Están los dueños como diputados; es una burla completamente”, dije Pérez Reyes. “Porque los ciudadanos tenemos pocos espacios de representación popular, y uno de esos espacios es la Cámara, pero los partidos se los dan a quienes van a litigar sus intereses personales o corporativos, quitándole el espacio a los ciudadanos. Es un engaño, pero es parte del poder en México, de la plutocracia”, agregó.

La pareja no ha respondido hasta este momento solicitudes de entrevista hechas por SinEmbargo

fuente: SINEMBARGO.NX

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *