El centrocampista chile lo se pone al servicio de las necesidades del Barça y muestra su ambición en conquistar la Champions

El área deportiva del Barça no ha podido fichar a sus primeras opciones, poderío desbravado con el paso del tiempo por más (o en algún caso por culpa) de que cuente con Messi en el equipo. No lo logró con Griezmann, que hizo de su decisión un show mediante una plataforma audiovisual que gestiona Piqué, y que prefirió ser el rey colchonero antes que el siervo del 10. Tampoco pudo el club contratar a Frenkie De Jong porque el Ajax no atendió a ofertas del mismo modo que el PSG se enrocó una vez más en su negativa hacia los azulgrana, en esta ocasión por Rabiot. Puso al mal tiempo buena cara el Barça y también ingenio porque se las arregló para sisarle a Malcom la Roma sobre la bocina y algo similar ha conseguido con Arturo Vidal, que tenía las negociaciones avanzadas con el Inter pero que se decantó por la camiseta azulgrana cuando le llegó la oferta, desvelada curiosamente por su hijo a través de las redes sociales. “No lo pensé ni un segundo”, reveló el centrocampista chileno, presentado en sociedad este lunes.

El cambio de cromos también supone una permuta del perfil de los jugadores porque mientras Rabiot y De Jong construyen fútbol, Vidal se siente más cómodo destruyéndolo y rematándolo en el área rival. Características que no acaban de convencer a los puristas del estilo azulgrana, que entienden que es mejor darle ocasiones a jugadores neuronales de La Masia como Aleñá o Riqui Puig que fichar y poner músculo sobre el césped. “Nos tenemos que adaptar a la plantilla que está. El modelo es distinto porque son otros jugadores y en mi época también nos tuvimos que adaptar a los jugadores que había”, soltó el secretario técnico Éric Abidal; “Arturo tiene carácter, da equilibrio en el medio del campo en defensa y en ataque porque tiene gol y llegada. Lo necesitamos”. Piropo que descorchó la sonrisa a Vidal, que se sumó sobre si el estilo y el juego de posición azulgrana casan con su fútbol. “He escuchado lo del ADN, pero yo creo que tengo la mentalidad igual que todos los que están acá. Lo más importante es ganar y levantar copas a final de curso”, explicó Arturo, que tampoco cree que su paso por el Bayern de Guardiola le vaya a facilitar las cosas. “Es difícil decir que me ayudará el hecho de haber jugado en el Bayern. Es otro entrenador, otros compañeros, otra forma de jugar… Espero adaptarme lo antes posible y hacer más fuertes a los compañeros”.

No varió su discurso el centrocampista, que repitió hasta la saciedad su voluntad de ponerse al servicio del equipo y del entrenador, aunque todavía no ha hablado con Valverde por más que sí haya firmado el contrato por tres temporadas. “Creo que puedo dar mucho”, convino; “y vengo con muchas ganas y hambre de ganar títulos. Vengo con la mejor energía y el mejor corazón, a dejarlo en la cancha”. Nadie lo duda en el club. “Es un jugador que nos aportará mucho en intensidad, juego, calidad y esperamos que nos ayude a conseguir muchos títulos”, resolvió el vicepresidente deportivo Jordi Mestre, maestro de la ceremonia en vez del presidente Josep Maria Bartomeu, ausente por exigencias de su agenda. Así lo aclaró también Vidal las dos primeras veces que cogió el micro. “Vengo a dejarme la vida acá en el campo”, convino el futbolista, ataviado con chaqueta negra y con una fina cresta mohicana sobre la cabeza, también con una poblada barba estilo hipster.

Tras hacer el paripé de los toques sobre el césped del Camp Nou, aliñado con unos pases con su hijo, también vestido de azulgrana, Vidal compareció ante los medios, siempre con la sonrisa de oreja a oreja, orgulloso por adornar su carrera con otro equipo referencial tras jugar en la Juve y el Bayern. No podía esconder su satisfacción. “Vengo al mejor equipo del mundo con los mejores jugadores, además de Messi que es el mejor de la historia. He jugado en equipos importantes y ahora he llegado a lo más alto del mundo porque este escalón es mucho más grande que el Bayern”. Por eso tiró de ambición: “Vengo a ganarme un puesto de titular entre los mejores y salir todos los partidos a la cancha”. Una gazuza que no se queda en lo individual: “Mi objetivo y cuenta pendiente es la Champions y espero cumplirlo. Ojalá sean tres Champions en tres años”. Hito que ha conseguido el Madrid en los tres últimos años y rival con el que se las ha tenido de todos los colores. “No soy antimadridista. Desde ahora soy rival de todos los equipos que se enfrenten al Barcelona”, zanjó.

Vidal comenzará esta tarde a entrenarse con el equipo y lo hará sin miramientos porque dijo estar perfecto de la artroscopia que le hicieron hace cinco meses. “Físicamente estoy bien, contento porque llevo un mes entrenando, estoy en forma y espero entrar lo antes posible”, señaló, a la vez que pidió turno para la Supercopa ante el Sevilla, ese domingo que viene: “El entrenador es quien decide, yo me siento al cien por cien en lo físico”. Vidal, al servicio del Barça.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *