img_1428650713_8fa215b01ca9cb2767deChetumal.- Anoche se registró un violento asalto en un minisúper que cobró la vida de un joven universitario quien trató de defender el patrimonio de su familia. Al forcejear con el ladrón, el arma se accionó y recibió un balazo mortal en el pecho; los ladrones huyeron en un taxi.
Eran aproximadamente las 19:30 horas de esta noche cuando policías municipales, ministeriales, y paramédicos de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM), acudieron al Minisúper y Vinatería Erick, en avenida Heriberto Frías con Confederación Nacional Campesina, en la colonia Adolfo López Mateos, donde reportaron a una persona lesionada con arma de fuego durante un violento asalto.
Cuando los paramédicos de la UREM ingresaron se percataron que el joven, quien fue identificado como Dagoberto Rodríguez Tello, de 25 años aproximadamente, estaba tendido boca abajo en un charco de sangre, pero ya no presentaba signos vitales, ya que al parecer recibió un impacto de bala en el pecho.
Al reportarse el fallecimiento del joven universitario arribaron al sitio los peritos de la Dirección de Servicios Periciales, quienes se dieron a la tarea de recabar toda evidencia en el área que fue acordonada por policías municipales como parte de la cadena de custodia en la escena del crimen. En la calle fueron localizadas las sandalias del ladrón y junto al occiso el arma del delincuente, que fueron aseguradas.
Fueron aproximadamente 45 minutos que les llevó a los peritos realizar sus diligencias en el lugar y posteriormente trasladaron el cuerpo a la morgue del Servicio Médico Forense para realizarle la necropsia de rigor y determinar la causa de su deceso.
Con relación a lo sucedido se pudo averiguar que esta noche aproximadamente a las 19:25 horas llegaron dos sujetos al Minisúper y Vinatería Erick, en la dirección ya señalada, y uno de ellos amagó a Dagoberto, quien atendía detrás del mostrador y le dijeron que se trataba de un asalto, pero el joven quiso defender su patrimonio familiar y forcejeó con el portador de la pistola.
Durante el forcejeo el arma se accionó, y al parecer incluso el propio delincuente se vio sorprendido, soltó el arma que quedó a unos cuantos metros del cuerpo del infortunado joven y salió huyendo junto con su cómplice, y uno de ellos dejó sus sandalias sobre la calle antes de abordar un taxi que los esperaba en la esquina de la avenida Heriberto Frías con CNC.
Se pudo averiguar que Dagoberto estudiaba la Licenciatura en Derecho en la Universidad de Quintana Roo, además que su madre, dueña del local comercial y socia de la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares de Quintana Roo, estaba por cederle la patente de ese comercio a su nombre; descanse en paz.
Tal acción conmocionó a los vecinos, quienes aseguraron que era un joven muy tranquilo y amable con todos, no tenía enemistades, pero lamentaron que haya sido víctima de la inseguridad que se vive en Chetumal, la cual se ha desatado reflejándose en delitos cada vez más violentos.
Los ciudadanos que platicaron con el reportero de esta casa editorial aseguran tener miedo, pues Chetumal ya no es la misma de hace algunos años atrás, cuando podían caminar tranquilamente por las calles y avenidas, dormir con las ventanas o puertas abiertas, entre otras cosas, y reiteran que ahora ya no pueden salir ni a la tienda con tranquilidad, porque nadie está exento de ser víctima de los delincuentes que están al acecho.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *