Triunfaron y tú bailaste o tarareaste la melodía. Todavía lo haces. Son músicos que tocaron el cielo con un solo tema. Dónde están hoy estos ‘one hit wonder’

¿Es White Stripes un one hit wonder (grupo de un solo éxito)? Nosotros lo incluimos en nuestra anterior entrega de artistas que arrasaron con una única canción. Y lo justificamos: su canción Seven nation army se ha hecho tan grande que es mucho más famosa que el propio grupo. Algunos lectores no lo entendieron y lo expresaron tanto en los comentarios a la noticia como en redes sociales. Eso es una de las cocas más bonitas de la música: el apego emocional que provocan una guitarra eléctrica y una batería bien afinadas.

Ahora volvemos con la segunda parte de canciones que todos conocemos, temas que nos sacarán una sonrisa (ah, sí, esa), pero a cuyos intérpretes seguramente ya no recordamos. Bienvenidos al maravilloso mundo de los grupos de un solo éxito.

– Rocky Sharpe & The Replays, ‘Rama lama ding dong’ (1979)

Historia de su éxito. Rama lama ding dong logró gran repercusión en 1958 con la versión original grabada por el grupo estadounidense de doo-wop The Edsels. En 1979 volvió a las listas gracias a los británicos Rocky Sharpe & The Replays, que revitalizaron esta canción de estribillo adherente.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. El grupo se mantuvo en activo desde 1978 hasta 1984, tiempo durante el cual grabó cuatro discos de estudio. Su especialidad eran las versiones de doo-wop y, aunque durante un tiempo consiguieron bastante tirón en directo, nunca volvieron a tener un éxito igual en las listas. El fin de la banda se consumó en 1984, con sus integrantes siguiendo caminos separados y no siempre relacionados con la música. Rocky Sharpe fue diagnosticado con esclerosis múltiple a finales de los ochenta. Desde hace cuatro años vive permanentemente en un hospital/residencia.

– Supergrass- ‘Alright’

Historia de su éxito. Con el grunge estadounidense en decadencia y el britpopen categórica efervescencia, todo lo que salía del Reino Unido a mediados de los noventa parecía ser la quintaesencia de la música del fin de siglo. A esa ola se subieron el trío de Oxford Supergrass en 1995 con su aclamado álbum de debut, I should Coco, que despachó más de un millón de unidades debido al empuje de temas tan contagiosos como Caught by the Fuzz, Lenny y, por supuesto, Alright.Imposible no sucumbir al frenesí de su piano juguetón y su estribillo generacional.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. Supergrass consiguió dar continuidad a su eclosión inicial con sus siguientes discos, aunque fueron perdiendo fuelle al mismo tiempo que el mundo a su alrededor mutaba y se adentraba en el desconocido siglo XXI. El ímpetu juvenil de sus inicios se evaporó. Mientras sus miembros se convertían en pequeñas celebridades de la sociedad inglesa, su repercusión musical disminuía. Por eso anunciaron su separación en 2010 en pleno proceso de grabación del que iba a ser su séptimo álbum. Desde entonces, el vocalista Gaz Coombes ha editado discos en solitario con algo de aceptación. Y ya.

– Martika, ‘Toy soldiers’

Historia de su éxito. La californiana Marta Marrero era una novata compositora e intérprete que apenas había compuesto un par de canciones cuando decidió escribir un tema sobre la adicción a las drogas de un amigo cercano. De esa catarsis surgió Toy soldiers, número 1 en Estados Unidos en 1989. Este singleayudó a que el primer disco de la californiana de origen cubano, titulado sencillamente Martika, despachara más de tres millones de ejemplares.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. En la cima de su popularidad, Prince se fijo en ella y la convirtió en una de sus protegidas. A pesar de la participación del genio de Minneapolis en su segundo álbum, las ventas fueron mucho menos generosas que con su debut. Desapareció del mapa durante todo un lustro hasta que su discográfica trató de resucitarla en vano con un grandes éxitos. Desde entonces, ha colaborado con diversos artistas como Luis Miguel o Los Amigos Invisibles. En 2003 fundó la banda de pop gótico Oppera junto a su marido, y en alguna ocasión ha actuado en plan revival compartiendo cartel con Rick Astley o Debbie Gibson.

– Londonbeat, ‘I’ve been thinking about’

Historia de su éxito. Cualquiera que ya tuviera algo de consciencia al inicio de los noventa recuerda las guitarras voladoras del videoclip ahora adorablemente cutrillo de I’ve been thinking about you, ese single de Londonbeat que se coló como por arte de magia con su ritmo infeccioso hasta lo más alto de la lista estadounidense de ventas. Entre otros muchos países, también fue número 1 en España en 1991 y banda sonora de muchos veranos ya inevitablemente lejanos.

Qué pasó con el grupo y dónde están ahora. Como sucedía con aquellos veranos, pareciera que el dance pop iba a durar para siempre… pero no. El empuje de este grupo británico-americano se acabó cuando las modas viraron hacia otros derroteros, dejándoles casi instantáneamente como un recuerdo prematuramente vintage. Aún editaron un par de discos más en los noventa, pero acabaron separándose. La pareja fundadora, integrada por Jimmy Helms y Jimmy Chambers, volvió a la carga en 2003 y Londonbeat siguen oficialmente en activo. ¡Oh, sorpresa!

– Los Zombies, ‘Groenlandia’

Historia de su éxito. Aunque en realidad Groenlandia no fue un grandísimo éxito comercial en su momento, ha quedado para la posteridad como uno de los himnos del pop español de los ochenta en general y de la Movida madrileña en particular. Su autor, Bernardo Bonezzi, la compuso en 1980 con apenas trece años para Los Zombies, el grupo nuevaolero que él mismo fundó en 1979 y que se mantuvo en activo hasta 1982. Ese mismo año Bonezzi se apartaba de la música pop y comenzaba su andadura como compositor de bandas sonoras con Laberinto de pasiones, de Pedro Almodóvar. “No recuerdo cómo ni cuándo la compuse. No siento nostalgia del pasado y para sentirme vivo necesito pensar que lo mejor de mi vida está por llegar”, dijo a EL PAÍS en 2012.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. La banda dejó para la posteridad dos discos, Extraños juegos (1980) y La muralla china (1981). Las inquietudes del líder miraban hacia otros derroteros y no había vuelta atrás, quedando Groenlandiacomo principal legado de Los Zombies, en los que también militaba Álex de la Nuez y futuros miembros de Los Elegantes. Bonezzi puso música a las canciones de Pedro Almodóvar y Fabio McNamara y se centró en el cine, componiendo para películas como ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, Matador, Mujeres al borde de un ataque de nervios o Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto,consiguiendo un Goya en 1996 por su trabajo en esta última. Incluso compuso la sintonía de la serie Farmacia de guardia. Falleció en 2012 pocos meses después de publicar un disco de pop, Esencias. Inesperado y prematuro final para “el Mozart de la Movida”. Tenía 48 años.

– Franz Ferdinand, ‘Take me out’ (2003)

Historia de su éxito. El ejercicio es sencillo. Si acudes al perfil de Franz Ferdinand en Spotify el resultado es contundente: Take me out tiene 207 millones de escuchas; la siguiente más pinchada es No you girls, con 30 millones. La diferencia es abismal, pocas veces vista en un grupo de largo recorrido como son los escoceses. ¿Hemos dicho largo recorrido? ¿Nos contradecimos entonces al incluirlos en esta lista de bandas de un solo éxito? Elige la respuesta que más te convenza, pero lo cierto es que este tema, que fue la presentación de este grupo tan bien vestido siempre, les perseguirá toda su vida.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. Alejados un poco de la primera fila, el grupo de Alex Kapranos sigue editando discos (el último este mismo 2018, Always ascending) y, sobre todo, continúa haciéndonos disfrutar con su vigoroso directo en cualquier festival del mundo. ¿A que no sabes cuál es su canción más celebrada? Sí: Take me out. 

– Steam, ‘Na na hey hey kiss him good bye’

Historia de su éxito. El músico estadounidense Paul Leka formó con dos amigos un grupo llamado The Chateaus y consiguieron que Mercury Records les publicase un disco con cuatro canciones, del que un tema llamado Sweet Laura Lee sería el sencillo principal. Necesitaban, por tanto, una cara B para él. Se lo quitaron de encima escribiendo y grabando una canción que Leka tildó de “vergonzosa” llamada Na na hey hey kiss him good bye. Al final y al cabo, era solo una cara B que pocos escucharían. ¿Pero qué pasó? Que las radios empezaron a pinchar la cara B en lugar de la cara A. El tema, fácil y pegadizo, era requerido en masa por los oyentes. La discográfica quiso que ese y no otro fuese el sencillo de presentación de la banda. A ellos les dio tanta vergüenza que se inventaron un grupo ficticio y una banda ficticia, Steam. El 13 de diciembre de 1969 la canción coronó la lista de ventas de Estados Unidos. Vendieron seis millones y medio de singles y la canción se sigue cantando todavía en las grandes competiciones deportivas. Se le dedica al equipo… que pierde.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. Steam, el grupo ficticio y nacido de la “vergüenza”, triunfó con aquella canción. The Chateaus, el grupo real donde sus miembros ponían el corazón y el talento, nunca llegó a nada. Se separaron. Paul Leka se convirtió en un compositor de éxito para otros cantantes. Otro de sus miembros, Garrett Scott, llegó a reconciliarse con la canción y la volvió a tocar décadas después. Leka falleció en 2011 con 68 años

– Jennifer Paige, ‘Crush’

Historia de su éxito. Muchacha rubia, guapa, joven e inofensiva. Jennifer Paige lo tenía todo para gustar a las masas estadounidenses y en 1998 la discográfica Edel, que estaba buscando un perfil como ella para dar el pelotazo en las emisoras pop de todo el mundo, le escribió un éxito a su medida. Crush sonó en las radios a todas horas y llegó al número 3 en la lista de ventas de EE. UU.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Los siguientes singles de aquel primer disco homónimo, que la llevó a cantar incluso en el Vaticano, no consiguieron superar el fenómeno Crush y mucho menos el segundo álbum, que ni siquiera fue promocionado por la discográfica. Paige está hoy alejada de aquellos grandes estadios y de audiencias masivas en la radio, pero sigue publicando de forma independiente discos de pop resultón y de calidad que su base de fans celebra y que la crítica, a menudo, también. De su último disco, Starflower, Billboard dijo en marzo de 2017 que era “un retorno triunfal” y “uno de los mejores discos de pop de lo que va de año”. Sin embargo, pocos se han enterado.

– Los del Río, ‘Macarena’ (1996)

Historia de su éxito. La Macarena ya había sido una de las canciones más bailadas durante el verano de 1993 en España, pero tras una remezcla firmado por un grupo de Miami (Bayside Boys) –pese a que el dúo Fangoria asegura que la base de la remezcla es suya y el caso llegó a los tribunales–, explotó en el resto del mundo. Sin tonterías: en la lista de los más vendidos en Estados Unidos, la canción estuvo 14 semanas en el número uno. Además, fue la más exitosa del año 1996, la segunda más popular de toda la década de los noventa y la séptima más exitosa de su historia en general. Es una de las solo seis canciones que han llegado al número uno en Estados Unidos siendo cantadas en un idioma que no es el inglés. Y Al Gore y Bill Clinton la bailaron en la Convención Demócrata de 1996.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. En muchas partes del mundo Los del Río son considerados artistas de un solo éxito. Lo curioso es que esa canción, La Macarena, no pierde nivel de popularidad con los años: sigue sonando en fiestas, bodas y celebraciones de todo el planeta. El dúo sigue viviendo en Dos Hermanas, Sevilla, y su popularidad televisiva permanece intacta: aparecen con asiduidad en galas navideñas y programas de entrevistas. No han dejado de publicar discos, de versionar y reversionar su mayor éxito y de hacer conciertos por el país.

– Jordy, ‘Dur Dur d’être bébé’ (1992)

Historia de su éxito. En Francia siempre han ocurrido cosas muy particulares, pero nada como lo que tuvo lugar durante el otoño de 1992: el número uno de las listas era un niño de cinco años. Sus padres, Patricia y Claude, locutora de radio y ejecutivo discográfico respectivamente, decidieron juntar todas las gracietas y frases de su hijo grabadas en el estudio y ensalzarlas con una rotunda base house. El resultado llegó al número uno (también en España) y el niño llegó a hacerse una gira por nuestros platós (inolvidable y perturbadora fue su estampa en el programa de Nieves Herrero De tú a tú con él mirando a la nada desde el escenario mientras su voz sonaba en playback). En Francia la canción (que se traduce como “¡Qué duro es ser un bebé!”) estuvo 15 semanas en el número uno y superó, ahí es nada, a Whitney Houston. Jordy sigue hoy en el Guinness de los Records por ser el cantante más joven (recuerda: cinco años) en lograr coronar las listas.

Qué pasó con él y dónde está ahora. Jordy en discos. Jordy en la banda sonora de películas. Jordy en el Washington Post y el programa televisivo de Nieves Herrero. La polémica generada a raíz de un niño de cinco años convertido por sus padres en una máquina de hacer dinero (se calcula que facturó diez millones de euros de la época) llegó a su techo con la apertura de la Granja Jordy, un campamento para niños vendido con el nombre del cantante que el padre de Jordy financió con los beneficios de los derechos de autor de la canción de su hijo. Cuando el campamento fue un fracaso, el padre reconoció su error y la familia se rompió. Jordy se retiró de la música y ha reaparecido recientemente en la televisión francesa y con un nuevo disco. Pero hoy ya no es un bebé que hace música disco: hoy es un joven que canta punk. Era previsible, ¿no?

– Rebeca, ‘Duro de pelar’ (1996)

Historia de su éxito. “El disco de tu mejor amiga”. Ese era el eslogan con el que el primer álbum de esta joven catalana empezó a anunciarse machaconamente en todos los espacios televisivos. Entre todas aquellas canciones destacaba Duro de pelar, un himno a la libertad y el empoderamiento femenino que resiste el paso del tiempo y tenía una melodía infalible. La canción triunfaba en pistas de baile, sí, pero también fue elegida por la revista Rockdeluxe, biblia del indie, como una de las mejores canciones de 1996. En concreto la tercera, por debajo de David y Claudia, de Los Planetas, y por encima de Picolandia, de Penélope Trip.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Duro de pelar sigue siendo el gran éxito de Rebeca, que la ha versionado incluso para populares anuncios de talleres mecánicos. Ella es una presencia constante en televisión, ha acudido a varios realities, es habitual del programa de Divinity Cazamariposas y no hay Orgullo Gay que se precie sin que cante algo sobre un escenario. Intentó representar varias veces a España en Eurovisión, y aunque nunca salió elegida, su composición I love you mi vida representó a España en el año 2007 cantada por el grupo masculino D’Nash. Quedó en el número 20.

– t.A.T.u., ‘All the things she said’ (2002)

Historia de su éxito. ¿Y si hacemos creer al público que estas dos cantantes son lesbianas? Lena Katina y Julia Volkova se salvaron de quedar para siempre como un chiste de mal gusto por una razón muy sencilla: la canción que les hizo famosas, esa en cuyo videoclip aparecían besándose en la boca para cumplir las fantasías monetarias de su promotor y las sexuales de miles de fans en todo el mundo, era realmente buena. All the things she said tenía una melodía irreprochable y estaba producida por el legendario Trevor Horn (de grupos como The Buggles, Yes o Art of noise y artífice de alguno de los mejores temas de Pet Shop Boys). Palabras mayores.

Qué pasó con ellas y dónde está ahora. El embarazo de Julia justo antes de la publicación del segundo disco del dúo acabó con la ilusión de una relación entre ellas, uno de los grandes puntales sobre los que se sostenía la atención mundial que suscitaban las chicas. No volvieron a tener otro éxito mundial, aunque su fama se mantuvo en Rusia. Hoy, ya por separado, siguen ejerciendo como cantantes y actrices y, de vez en cuando, se reúnen para alguna actuación. La historia les ha puesto, por desgracia, en un lugar destacado: ¿a quién se le ocurre pensar actualmente en un grupo musical de éxito en Rusia que reivindique la visibilidad LGTB?

– White Town, ‘Your woman’ (1997)

Historia de su éxito. White Town era una banda formada por un único miembro, el inmigrante indio nacionalizado británico Jyoti Mishra. Mishra es, probablemente, el artista número uno en ventas en Inglaterra más inaudito de la historia: indio, marxista radical, abstemio, con sobrepeso y sin presupuesto alguno cuando comenzó. Grabó esta canción (que samplea un solo de trompeta de un tema de 1932) en su propia habitación y con un programa informático que venía de regalo con una revista musical. Un periodista del programa matutino de la BBC Radio 1 la pinchó un día. A partir de ahí, la gloria. A comienzos de 1997 coronó las listas de sencillos en Inglaterra y también en España. En el complicado mercado estadounidense alcanzó el 23.

Qué pasó con él y dónde está ahora. Su discográfica, Chysalis, subsidiaria de EMI, publicó un disco, Women In Technology, que hoy es de culto, pero no supo qué hacer con un artista tan extraño. Hasta Madonna era fan de su canción y le ofreció irse con su discográfica, Maverick. Pero él dijo que no. Sus siguientes singles no tuvieron éxito y él continuó haciendo lo que siempre había hecho: vivir en Derby (Inglaterra) y seguir produciendo música en su propia casa. De su experiencia con las grandes discográficas (hoy es independiente) no guarda muy buen recuerdo. “Creí que una gran discográfica estaría llena de tíos gordos fumando puros y pensando en cómo sacar toda la pasta posible de mi música… pero en su lugar solo me encontré con la mayor colección de ineptos y gilipollas que vi en mi vida”, confesó a la revista Dazed & Confused.

– PSY, ‘Gangnam style’ (2012)

Historia de su éxito. Si alguien le hubiese dicho a Justin Bieber que el que le arrebatase el récord de visionados para el videoclip de la ultrapopular Baby iba a ser un surcoreano desconocido es probable que no se le hubiese quedado buena cara. Pero así fue: se llama PSY y es un rapero surcoreano que ya tenía una exitosa carrera en su país de origen (donde lleva en activo en la música desde 2001). Explotó a nivel internacional cuando el colorista vídeo para Gangnam Style, su single número 18, cantado en coreano pero con partes en inglés, se hizo viral. Las estrellas compartieron y apoyaron el vídeo y el mundo cayó rendido ante su coreografía, que simulaba una carrera a caballo. La canción llegó al número uno de, entre otros países, Inglaterra y España. En EE UU se quedó en el dos.

Qué pasó con él y dónde está ahora. Su siguiente single, Gentleman, no repitió el fenómeno, pero también fue enormemente popular en YouTube (suma 1.000 millones de visionados) y entró en el top 10 de Inglaterra y Estados Unidos. Pero la fama musical no continuó. Siguientes trabajos como Hangover o I luv it, uno de sus últimos trabajos, volvieron a ser éxitos en su país de origen, donde mantiene la fama, pero ya no han gozado del efecto sorpresa en el resto del mundo que en su día tuvo Gangnam style. Da igual: para siempre quedará su condición de ser el primer artista surcoreano que alcanza fama y éxito global y todos los millones de dólares que le reportó su gran éxito. Según el diario Korea Times, solo en 2012 fueron 40.

 – Lou Bega, ‘Mambo no. 5’ (1999)

Historia de su éxito. Nacido en Munich (un lugar extraño para el mambo), pero de ascendencia italiana y ugandesa, Lou Bega se convirtió en una sensación con solo 24 años cuando versionó el clásico de Pérez Prado y añadió sus propias composiciones y una base de pop lista para conquistar las radios. Su Mambo no. 5 sonó en todas las radios y todas las discotecas de 1999 (y sigue sonando en los chiringuitos a día de hoy).

Qué pasó con él y dónde está ahora. Su siguiente single, una variación de su gran éxito llamado I got a girl, logró sonar en algunos países europeos, pero la fórmula ya estaba gastada. Sus dos siguientes discos fueron ignorados por el gran público y su último álbum fue una versión en clave de mambo de éxitos de los ochenta (A little bit of 80’s). Bega se mantiene dando conciertos, cantando su famosísima canción y participando en anuncios. El año pasado publicitó seguros para los neoyorquinos en un anuncio en el que hacía una versión de… adivinen. Sí, era Mambo no. 5.

– Gotye, ‘Somebody that I used to know’ (2011)

Historia de su éxito. Junto a The singing nun, también presente en esta lista, Gotye tiene el honor de ser el único belga que ha llegado al número uno en la lista de sencillos de Estados Unidos. Y lo hizo con el segundo single de su tercer álbum, Somebody that I used to know. El álbum entero lo grabó de forma independiente en un granero en casa de sus padres en Melbourne y, pese a que ya había tenido un éxito moderado en Australia con su segundo disco, el éxito masivo de la canción lo pilló por sorpresa. Ha vendido 13 millones de unidades y se llevó dos premios Grammy, canción del año y mejor dueto (con la cantante Kimbra, que cantaba parte de la canción).

Qué pasó con él y dónde está ahora. Gotye demostró ser un tipo de lo más íntegro con su música y sus ideas: tras el éxito arrasador siguió con proyectos en los que creía, aunque no fuesen exactamente masivos: lanzar una discográfica independiente, tocar la batería con un grupo, formar un movimiento político en Australia y participar en canciones de artistas minoritarios a los que admira. Rechazó, además, la posibilidad de que se mostrase publicidad en sus vídeos de YouTube (y dado que Somebody that I used to know lleva más 1.000 millones de reproducciones ha dejado de ganar millones de dólares por ello). Su última ocupación es mantener y preservar el legado de Jean-Jacques Perrey, un pionero de la electrónica que falleció en 2016. Por ahora, ni palabra de un nuevo álbum.

– New Radicals, ‘You get what you give’ (1998)

Historia de su éxito. El músico estadounidense Gregg Alexander ya había publicado dos álbumes como solista sin éxito, así que en 1997 decidió formar un grupo en el que él era el líder y el resto eran músicos de paso. El grupo se llamó New Radicals y la discográfica MCA mostró mucha fe en ellos, reclutando para escribir los temas a gente como Rick Nowels (que había trabajado con Belinda Carlisle o Madonna). La canción You get what you give se convirtió en la más popular de la banda y un éxito de las radios, en parte gracias a participar de la fama mientras se reía de ella. En su letra destaca la frase: “Reportajes de moda con Beck y los Hanson, Courtney Love y Marilyn Manson, sois todos falsos, corred a vuestras mansiones, acercaos y os patearemos el culo”. El disco vendió más de un millón de ejemplares solo en Estados Unidos.

Qué pasó con él y dónde está ahora. Alexander disolvió el grupo y, como si la fama no fuese algo que le agradase especialmente, continuó una exitosa carrera musical, pero detrás de los focos, como escritor para otros. Ha compuesto algunas de las canciones más populares de Enrique Iglesias, Rod Stewart o Texas

– Sor Sonrisa (o The Singing Nun), ‘Dominique’ (1961)

Historia de su éxito. De nombre real Jeanne-Paule Marie Deckers, la “monja cantante”, como llegaría a ser conocida, fue primero hermana en la orden de las domincas en Waterloo. Allí, en el convento, Jeanne-Paule escribía y cantaba sus propias canciones, que tenían tanto éxito en la congregación que sus superiores le animaron a grabar un disco que los visitantes pudiesen comprar. Y uno de ellos fue alguien que trabajaba en la discográfica Phillips, que vio el potencial de aquellas composiciones a guitarra. Una de las canciones que contenía el álbum, la simpática Dominique, acabó siendo número uno en EE. UU. y el disco vendió dos millones de ejemplares. A ella se la conoció en todo el mundo como Sor Sonrisa. Poco después, contaría que estaba harta de sonreír.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. La historia que sigue es casi una tragedia. Los derechos de autor de la canción nunca fueron para Jeanne-Paule, sino para el convento, que ganó 100.000 dólares (unos 86.000 euros) de la época (año 1961). Justo el año en que se estrenó una película basada en su vida, ella colgó los hábitos. Siguió cantando, pero no pudo usar nombres como “Sor Sonrisa” o “La monja cantante” por orden de su compañía discográfica. Sus siguientes discos, con canciones más oscuras y títulos como Sister Smile is dead(La hermana Sonrisa ha muerto), no tuvieron trascendencia. Nadie recordaba quién era sin poder usar aquellos nombres. Jeanne-Paule se apoyó en Annie Pécher, amiga de juventud que acabó convirtiéndose en su novia y con la que vivió tras dejar el convento. A finales de los setenta se le reclamaron decenas de miles de dólares de impuestos impagados. Ni el convento ni su discográfica estuvieron dispuestas a ayudarla. Acuciadas por las deudas, Jeanny-Paule y Annie se suicidaron conjuntamente en 1985 consumiendo una dosis letal de barbitúricos. Están enterradas juntas en Wavre, Bélgica.

– Eiffel 65, ‘Blue (Da Ba Dee)’ (1999)

Historia de su éxito. No hubo ni una sola discoteca o fiesta particular en 1999 donde no sonase una canción con vocales enormemente procesadas (al estilo que había puesto de moda Cher poco antes con Believe) que se pegaba como chicle al hipotálamo. Era Blue (Da Ba Dee), el primer sencillo de una banda de eurodance italiano que empezó siendo un éxito en Francia y extendió sus tentáculos por toda Europa. Llegó a la sexta posición en EE. UU., un hito para una canción de pop europeo en un mercado tomado entonces por el r&b.

Qué pasó con ellos y dónde están ahora. Pasó lo de siempre. Que fueron incapaces de repetir un éxito tan masivo, aunque su siguiente single, Move your body, sonó insistentemente en las radios y tuvo un éxito moderado en algunos países de Europa. Hicieron remezclas para otros artistas (Bloodhound Gang o S Club 7). Sus dos siguientes discos pasaron desapercibidos y hoy sus miembros siguen haciendo giras con proyectos paralelos.

– Anita, ‘Ring my bell’ (1979)

Historia de su éxito. Una canción añadida a última hora cuando un avezado productor considera que a un disco le falta un éxito de baile. A su intérprete inicialmente no le gusta porque no va del todo con su estilo. El primer disco de la estadounidense Anita Ward, graduada en psicología y profesora de escuela, era de estilo más soul, pero su productor decidió a última hora introducir Ring my bell, una canción que en principio estaba escrita para una adolescente (Stacy Lattisaw), pero cuya letra se cambió y se hizo más sugerente (no hace falta explicar qué quiere decir “ring my bell”, o sea, “toca mi timbre”). Ward se encontró con que esa canción metida a última hora y que ella no quería se convertía en un número uno en Estados Unidos y en un clásico del disco para los siglos de los siglos.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Ninguna de las canciones de aquel álbum, Songs of love, tuvo una trascendencia ni de lejos parecida a la de Ring my bell. Tampoco el segundo disco, Sweet surrender. Ni el tercero, Whenever there’s love. Anita pronto se rindió a la evidencia y supo que tenía que vivir de cantar una y otra vez su único éxito. Lo hace en competiciones deportivas, en celebraciones de nochevieja (ojo, en Times Square, que no es moco de pavo). Hoy, a sus 61 años, sigue dando conciertos en festivales de nostalgia acompañada de otras formaciones de los setenta.

– María Jesús y su acordeón,’Los pajaritos’ (1981)

Historia de su éxito. María Jesús Grados Ventura (Cáceres, 1956) ya había tenido éxito en concursos de radios y en programas de televisión como Salto a la fama, pero lo que le ocurrió en 1981 pasa muy pocas veces: que un éxito musical se convierta en un fenómeno multimedia y un seguro de vida. Se trató de la adaptación española de la canción Los Pajaritos, originalmente compuesta por el suizo Werner Thomas y que se versionó en 22 idiomas. El éxito de la canción en España (fue Disco de Platino en 1981) dio lugar a una película autobiográfica de María Jesús protagonizada por ella misma. Y a que la siga cantando a día de hoy, claro.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. María Jesús no volvió a tener un éxito similar, pero se ha mantenido como una figura querida y en activo. Fue estrella de circo, actriz y concejala del PP (una experiencia que no recuerda con muy buen sabor de boca). Y nunca dejó de tocar Los pajaritos, un tema del que no reniega y al que reconoce deberle todo. Hoy lo sigue haciendo, literalmente, todos los días en su propio local de Benidorm, llamado El rincón de María Jesús. Si este verano pasan por allí, no se la pierdan.

– Michel Teló, ‘Ai se eu te pego’ (2011)

Historia de su éxito. Ai se eu te pego ya tuvo un éxito local en Brasil gracias a la interpretación del grupo de Bahia Cangaia de Jegue. Pero la canción se convirtió en uno de los éxitos del verano en todo el mundo más incontestables de este siglo cuando cayó en manos de Michel Teló, cantante originario de Paraná, pero con aspecto más bien británico. Ai se eu te pego se hizo popular cuando futbolistas como Neymar o Cristiano Ronaldo empezaron a bailarla para celebrar sus goles. Después cruzó el charco y triunfó en países como Francia o Alemania y llegó a colarse en la lista de ventas estadounidense. Solo otros dos brasileños habían conseguido esa hazaña antes. La canción se tradujo al inglés, aunque perdió parte de su gracia.

Qué pasó con él y dónde está ahora. Si bien para el resto del mundo ha quedado como ese chico que cantaba una canción de la que acabamos hartos, en Brasil sigue siendo una superestrella que interesa tanto por su vida personal (se ha casado con una actriz y tienen dos hijos) como por su vida profesional (ha seguido publicando discos y ha tenido más éxitos en las listas de el país, como Amiga da minha irmá). Además, es jurado de La Voz Brasil y ha protagonizado un musical con canciones sertanejas, un género de músicas rurales brasileñas surgido en los años 20.

– Minnie Riperton, ‘Loving you'(1975)

Historia de su éxito. Tildar de “artista de un solo éxito” a Minnie Riperton, cantante legendaria que publicó seis discos en su corta vida (la estadounidense murió con 31 años en 1979), es injusto pero a la vez exacto: Loving you fue su único sencillo en entrar en el Top 75 de Estados Unidos (eso sí, al número uno) y además fue un éxito en Canadá, Australia y Reino Unido. Poseedora de una voz muy especial que conseguía impresionantes agudos, su historia va sobre segundas (y terceras y cuartas) oportunidades. Tras un primer disco que no vendió lo esperado, se retiró para ser esposa y madre. La discográfica Epic la recuperó tres años después para grabar un segundo disco. Sus tres primeros singles no funcionaron. Epic estaba a punto de cancelar la promoción cuando un ejecutivo les sugirió un último intento con una canción llamada Loving you, una nana que Minnie y su marido Richard habían escrito para su hija Maya. Et voilàLoving you es una canción milagrosa por saltarse uno de los principios básicos del pop: que la melodía sea fácil y el desafío vocal no sea demasiado para que cualquier admirador la pueda canturrear en la ducha. Riperton dinamitó eso: es una canción compleja y casi imposible de imitar. Inténtelo.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Minnie disfrutó del éxito. Publicó otros cuatro discos (uno de ellos póstumo) hoy reverenciados por la crítica, pero que nunca consiguieron el éxito del álbum Perfect angel (donde estaba incluida Loving you) ni otra canción que despuntase en las listas. En 1976 se le detectó un cáncer de mama. Ella siguió actuando y grabando discos hasta 1979. En junio de ese año, el dolor y el cansancio la llevaron a guardar reposo. Falleció al mes siguiente con solo 31 años. Su epitafio es, precisamente, el estribillo de su gran éxito: “Loving you is easy ‘cause you’re beautiful” (“Amarte es fácil porque eres hermosa”).

– Macy Gray, ‘I try’ (1999)

Historia de su éxito. Macy Gray, artista de voz aterciopelada que recordaba a veces a Billie Holiday y a veces a Rod Stewart, no tuvo ninguna suerte con su primer sencillo, Do something. Pero el mundo se rindió ante el segundo, I try, una balada romántica que hablaba sobre intentar disimular el llanto y la impotencia ante el desamor (con inútiles resultados). El tema le valió críticas excelentes, un Grammy a Mejor Interpretación Vocal Femenina y que su primer disco, On how life is, vendiera cerca de siete millones de ejemplares.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Lo malo de que tu canción sea tan especial y tu voz sea tan distintiva es que resulta complicadísimo que el público te compre otra cosa. Macy Gray siguió haciendo canciones buenas (como Sweet baby, primer single de su segundo disco) y tiene en su haber algo parecido a un clásico disco contemporáneo (Sexual revolution, también de aquel segundo disco). Pero la cuota para voces especiales está demasiado disputada como para que un solo artista se la quede durante más de un año. Macy Gray ha seguido publicando discos (lleva nueve) y su último trabajo, centrado en el jazz, ha recibido estupendas críticas. Pero apostamos a que, a menos que sea usted fan de Gray o apasionado del género, ni se había enterado de que se publicó.

– Sonia y Selena, ‘Yo quiero bailar’ (2001)

Historia de su éxito. Sonia era de Barcelona, Selena de Castellón; las dos eran guapas y voluptuosas y tenían una canción fácil y pegadiza. Yo quiero bailar era obra de Xasqui y Toni Ten, moldeadores de la música en español de la pasada década (casi todos los éxitos salidos de las primeras ediciones de Operación Triunfo eran suyos). Su corona como reinas de aquel verano de 2001 estaba ya concedida antes de que ni tan siquiera empezase (además, programas como Gran Hermano promocionaron machaconamente la canción). Lejos de despreciar la canción como otra más de su época, hay que valorarla por sus tres minutos de explosión dance con trompetas, percusión y una de las grandes frases del pop español reciente (“cuando llega el calor / los chicos se enamoran”) que se bailaba sin pretensiones en discotecas latinas y también en locales indies del centro de las grandes ciudades.

Qué pasó con ellas y dónde están ahora. Pasó lo de siempre: las diferencias entre las dos chicas hizo que el grupo se separase al año siguiente de su gran éxito. Sonia Madoc –la rubia– ha seguido haciendo canciones en solitario con menor éxito y ha colaborado en programas de televisión. Selena Leo –la morena– también siguió una carrera en solitario tras dejar el dúo y participó en el programa de telerrealidad La granja de los famosos. Desde 2011 (cuando Sonia y Selena se reunieron para grabar una nueva versión de su éxito) está retirada de la música y dedicada a su propia compañía de producción audiovisual.

– Natalie Imbruglia, ‘Torn’ (1997)

Historia de su éxito. La trayectoria deNatalie Imbruglia es parecida a la de otras cantantes australianas de mayor o menor éxito, como Kylie Minogue o Holly Valance: un rostro conocido y querido de la televisión que da el salto a la música y pega una campanada con un gran single. En su caso fue Torn, que ni siquiera era original. Torn ya la habían cantado antes la danesa Lis Sorensen y el grupo Ednaswap, sus compositores originales. Pero ambas versiones eran más duras y lentas. Hizo falta un rostro angelical y una voz suave y limpia para que el público abrazase este tema que habla, en realidad, de una relación que deja a sus miembros hechos trizas. Un éxito mundial que sigue sonando en la radio a día de hoy, tiene el récord de ser la canción más radiada en Australia desde 1990 y la más radiada en Estados Unidos durante el año 1998.

Qué pasó con ella y dónde está ahora. Imbruglia pasó de vender siete millones de ejemplares con su primer disco (Left of the middle) a uno con el segundo (White Lilies Island). Su tercer álbum, Counting down the days, volvió a darle éxito en Reino Unido con un número uno gracias a la balada Shiver, pero sería su último éxito en listas. Desde entonces ha seguido publicando álbumes con menor éxito (aunque su versión a guitarra de Instant crush, de Daft Punk, en 2015, le quedó muy apañada), ha tenido papeles en cine y ha sido jurado en algunos concursos de talentos. Entre el público adulto sigue siendo popular, pero su impacto entre millennials queda demostrado en lo que le dijo una adolescente británica a la que Imbruglia rechazó en Factor X: “Perdona, ¿tú quién eres?”.

 

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *