Minutos después del atentado vivído el sábado en Alepo, un fotógrafo trató de salvar a un pequeño que había sufrido el impacto de una bomba. Tras ello, se dejó caer en el suelo, desconsolado

twitter-tragedia-fotografo-kbNF--620x349@abcEl sábado, la tragedia volvió a sacudir un pueblecito ubicado al oeste de Alepo (en Siria) cuando una furgoneta bomba hizo explosión cerca de dos autobuses con decenas de refugiados en su interior. El atentado provocó la muerte de más de un centenar de personas, unas 68 de ellas niños y 13, mujeres. Así lo informó, al menos, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos a través de un comunicado que hizo estremecerse al mundo.

Por si fuera poco, este domingo una imagen devastadora relacionada con este triste suceso ha logrado conmover (y sorprender) de nuevo a los internautas. La instantánea fue lanzada por el reportero gráfico sirio Abd Alkader Habak, y muestra a su compañero tirado en el suelo (y llorando desconsoladamente) tras haber cargado con un niño al que había intentado salvar después de la explosión.

La imagen fue publicada en Twitter por Ala’a Shehabi poco después de la explosión y, desde entonces, ha atesorado la friolera de casi 3.000 retuis y más de 1.700 favoritos. Los comentarios se han contado también por cientos y, la mayoría, no dudan en hacer referencia a la desolación que se muestra en la triste estampa de una persona que, tras ver en primera persona la crueldad del ser humano, poco puede hacer más que arrodillarse en el suelo con la cámara en la mano.

Después de que se viralizara la fotografía, el propio Abd Alkader Habak ha comentado la primera imagen que fue publicada en las redes sociales (en la que parece arrodillado y llorando desconsoladamente) y la segunda (en la que carga con el pequeño después del atentado): «Lo que mis colegas y yo hemos hecho hoy es lo que inspira humanidad a los socios de quienes mataron a los niños de Khan Sheikhan [otra localidad atacada hace varias jornadas con armas químicas]».

Con todo, y a pesar de la situación trágica y peligrosa que se vive en Alepo, el reportero ha informado de que no se marchará de la zona. «Todavía estamos aquí. No he tenido la oportunidad de salir, pero incluso si pudiera, me quedaría. No puedo dejar a miles de personas detrás de mí para que sean ejecutados. O estamos todos juntos, o morimos todos juntos», ha afirmado en una entrevista a SVT News que ha sido replicada por varios medios españoles.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *