La trama ofrecía altas rentabilidades que luego pretendían abonar con dinero virtual

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado al que se atribuye una estafa de más de 50 millones de euros a unas 50.000 personas de todo el mundo. En España hay unos 6.000 afectados. Ofrecían inversiones de alta rentabilidad que luego pretendían abonar con dinero virtual. En la operación, dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, han sido detenidas 20 personas en España.

El grupo llevaba a sus víctimas a hoteles de lujo, donde les proyectaban videos promocionales y les daban charlas formativas. Ofrecían ingresos extra rápidos a cambio de insertar anuncios publicitarios de su empresa en Internet, pero luego pretendían pagarles con una moneda virtual inventada, que realmente no tenía valor alguno y que imposibilitaba recuperar sus inversiones.

Las ganancias prometidas iban en proporción directa al paquete contratado, que supuestamente ofrecían una rentabilidad muy grande. Por ejemplo, con una inversión de 16.300 euros se podía llegar a conseguir unos beneficios anuales de 61.500 en pagas semanales de 1.200. Con esta rentabilidad tan atractiva, las víctimas no dudaban en invertir y convencían a la vez a amigos y familiares para que también lo hicieran.

ADVERTISEMENT

Una vez que recababan los fondos, la empresa anunciaba que iba a convertir el dinero de las víctimas en una moneda virtual inventada por la empresa, que pensaban emplear para pagar a sus inversores. Al no estar integrada en el tráfico monetario ni mercantil, las víctimas vieron cómo su dinero fue transformado en algo inservible. No tenían posibilidad alguna de recuperarlo, a no ser que consiguieran engañar a nuevas víctimas. Entonces entraban en un bucle, bautizado como estafa piramidal.

Según los investigadores, el dinero se fue desviando a diferentes cuentas en paraísos fiscales. En una cuenta en Letonia, han bloqueado más de cinco millones de euros, también han intervenido casi veintidós millones de dólares americanos; 2.600 dólares canadienses, 1.600 libras esterlinas y 365 dólares australianos.

La investigación se inició hace año y medio con la denuncia que un antiguo trabajador de la compañía presentó en la Agregaduría de Interior en Bolivia. Coincidía con otras informaciones que manejaban agentes españoles expertos en fraude y blanqueo, por lo que abrieron el caso.

En este tiempo, la Policía Nacional ha constatado que la organización había creado una amplia red de clientes. Su objetivo era atraer a personas que buscasen ingresos extra en el menor tiempo posible.

En la operación han participado de forma conjunta el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental y agentes especializados de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de Policía Judicial adscritos al Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales.

De los 20 detenidos, ocho personas han sido arrestadas en la provincia de Sevilla; cuatro en Arrecife (Lanzarote), dos en Madrid, otras tantas en la provincia de Málaga, a otras dos en la de Alicante y el resto en Valencia y Langreo (Asturias).

En los cinco registros se han intervenido dieciocho equipos informáticos, portátiles, discos duros de ordenadores, tres tabletas, numerosa documentación relacionada con estafas y blanqueo de capitales, 15.505 euros y dos vehículos de alta gama.

EL PAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *