La musa francesa del cine vende su lujosa colección de prendas y accesorios de quien fue su diseñador de cabecera y su amigo inseparable.

La actriz francesa Catherine Deneuve, de 75 años, subastará su exclusiva colección de diseños de Yves Saint Laurent y marcará así uno de los acontecimientos estilísticos más singulares de principios de 2019. Saldrán a la venta casi 300 piezas únicas de alta costura creadas por el diseñador francés, fallecido hace una década, para la que fue su musa y amiga íntima durante la mayor parte de su vida.

La casa de subastas Christie’s, la encargada de la puja, ha anunciado que la primera parte, con 150 artículos, se celebrará a finales de enero del año próximo en París, coincidiendo con la semana de la moda de la ciudad, y habrá una segunda convocatoria que se desarrollará exclusivamente a través de Internet. Se trata de “todo un acontecimiento para el mundo de la alta costura”, dada la alta calidad y la exclusividad de la colección, según ha afirmado la agencia de noticias France Presse. Por primera vez, los modelos creados por Saint Laurent para la actriz serán expuestos al público —entre el 19 y el 24 de enero— en la sede parisina de Christie’s, justo antes de sacarlos a subasta, el día 24.

Habrá abrigos, trajes, vestidos y accesorios valorados en miles de euros —cuyo precio de salida oscilará entre los 1.000 y los 5.000 euros—, que son testimonio de la gran amistad que compartieron sus protagonistas, dos grandes iconos de la cultura francesa. La mayor parte fueron creados entre la década de los ochenta y de los noventa, aunque también hay diseños anteriores y algunos más recientes. Todos ellos fueron utilizados en acontecimientos importantes de la carrera de la actriz, aunque no durante el rodaje de sus películas. Cada una de las prendas tiene una historia detrás: ocurre con el vestido blanco corto de flecos bordados con perlas que eligió para reunirse con el director cinematográfico Alfred Hitchcock, genio del suspense, en 1969, cuyo precio estimado (siempre de salida) es de 5.000 euros, o con el vestido de seda azul que utilizó en la clausura del Festival de Cannes en 1997, cuyo valor está marcado entre los 2.000 y los 3.000 euros.

La actriz y Saint Laurent compartieron más de 40 años de amistad, y ella es conocida como la eterna musa del francés. Por ello, Christie’s destaca que cada pieza de la colección es “testimonio vivo” de esa devoción mutua. El museo parisino dedicado al creador recuerda que Deneuve tenía solo 22 años cuando conoció a Saint Laurent, siete años mayor, por primera vez. Ella estaba entonces casada con el fotógrafo británico David Bailey y recurrió a Saint Laurent justo antes de acudir a una recepción con la reina de Inglaterra. Necesitaba un vestido para la ocasión y decidió que él lo diseñaría. Fue el primero de una larga lista de encargos, que siguieron con un vestido para un evento promocional de la película Las señoritas de Rochefort (1967). “Fue el comienzo de una duradera amistad”, añade el museo.

Desde esa primera vez, Deneuve, que acaba de cumplir 75 años y que es una de las cien firmantes contra el “puritanismo sexual”, publicada en oposición al movimiento #MeToo, se convirtió no solo en una fiel clienta, sino también en su fuente inspiración y en su mejor modelo. Confió en Saint Laurent para diseñar su atuendo cinematográfico —el modisto la vistió para la gran pantalla en muchos casos, entre ellos, para interpretar la película Belle de Jour, dirigida por Luis Buñuel (1967)— pero también se encargó de su vestuario personal.

The Guardian recuerda cómo en 2002 Deneuve le dijo a Saint Laurent, en la celebración del 40º aniversario de su trayectoria, que la “relación amorosa más bonita” que había tenido nunca era con él. De hecho, en las cartas que se escribían, siempre utilizaban el cariñoso apelativo “my sweet”. Hoy, ella recuerda el vínculo que compartieron: “Nuestra complicidad silenciosa, nuestra risa loca y nuestra melancolía nos unieron”.

Saint Laurent enseñó a Deneuve un mundo de lujo que encantó a la actriz, firme defensora del glamour, y que nunca abandonaría. Ni siquiera la muerte del modisto ha terminado con esta relación. La francesa sigue siendo una de las grandes fieles de la firma y suele acudir a los desfiles, como hizo en el de esta primavera/verano, un desfile especial que rendía homenaje a Pierre Bergé, pareja de Saint Laurent y socio de la firma, fallecido el año pasado. Por todo lo que Saint Laurent supuso para ella, Deneuve ha reconocido que vive un momento cargado de “melancolía” al deshacerse de sus prendas. “Hoy salgo de mi casa de Normandía, donde guardé este vestuario, no sin melancolía. Estas son las creaciones de un hombre talentoso que creó para hacer más hermosas a las mujeres”, ha dicho la actriz.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *