La presentadora y escritora triunfa en las redes sociales donde suma más de 34 millones de seguidores.

“Hola, soy Chrissy Teigen, la alcaldesa oficiosa de Twitter”. Así comenzaba un vídeo que la modelo y presentadora grabó para la red social de los 280 caracteres el pasado febrero (unos días después, la plataforma le envió una enorme tarta para hacer oficial “su nombramiento”). La broma tenía su razón de ser, porque esta estadounidense de 33 años que se hizo conocida posando para revistas como Sports Illustrated se ha convertido en todo un fenómeno social en las redes (tiene más de 23 millones de seguidores en Instagram y unos 11 millones en Twitter) gracias al sentido del humor con el que las maneja. Pero también, y sobre todo, por exhibir en ellas algo que en esta era digital obsesionada con la perfección parecía condenado a extinguirse: la sinceridad.

Teigen comparte su vida sin filtro (literal o figurado), y eso incluye desde publicar un vídeo de sus estrías (“todo el mundo las photoshopea, es de locos”, dijo en el Elle británico), a comentar ciertas realidades de la maternidad de las que nunca se habla (“nadie me contó que yo también volvería a casa llevando pañales”, tuiteó tras el nacimiento de su hija Luna hace casi tres años). También ha ayudado a derribar tabúes sobre la salud mental al explicar que con Luna sufrió depresión posparto y con su segundo hijo, Miles, de diez meses, ha experimentado episodios de ansiedad.

Aunque viva en una mansión en Beverly Hills y esté casada con uno de los músicos más famosos del planeta (desde 2018, John Legend pertenece al exclusivo club de los ganadores del Oscar, el Grammy, el Emmy y el Tony), Teigen tiene la capacidad de lograr que la gente se identifique con ella: según la edición estadounidense de Marie Claire, “Chrissy es la amiga de Internet que todos necesitamos”; para Elle UK, “hace de las redes sociales un sitio mejor”; y, según Vogue USA, “podría ser la última persona agradable de Internet”. En la red abundan las recopilaciones de sus mejores frases, como el “100 tuits hilarantes de Chrissy Teigen de los que, sinceramente, tenemos que hablar más” que publicó BuzzFeed en 2017.

También la llaman “la reina del zasca” por su ingenio a la hora de devolver el golpe a los troles que practican con ella el mum shaming o el body shaming (juzgarla como madre o por su cuerpo). Pero su gran némesis no es otro que Donald Trump (tanto, que el presidente la tiene bloqueada), quien inspiró uno de sus tuits más ocurrentes. Cuando en febrero de 2017 él escribió en la plataforma: “Debemos mantener ‘el mal’ lejos del país”, ella le contestó: “¿A qué hora te pedimos el Uber?”.

Teigen ha admitido que mostrar abiertamente sus opiniones políticas le hizo perder trabajos en el pasado, pero no solo no se arrepiente, sino que de las palabras ha pasado a los hechos: el día del 72º cumpleaños de Donald Trump, ella y su marido donaron 288.000 dólares (72.000 por cada miembro de su familia) a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y lanzaron una campaña online con la que recaudaron otro millón más en dos días.

Teigen nació en Utah de un padre de ascendencia noruega y una madre tailandesa, y fue descubierta con 18 años mientras trabajaba como dependienta en California. Como modelo nunca jugó en las grandes ligas, pero apareció en varios números de Sports Illustrated y en campañas de Nike, Venus de Gillette o Gap. Su popularidad en las redes es lo que ha disparado su caché y saturado su agenda de proyectos.

Hoy la representa la prestigiosa agencia IMG y, aunque aún protagoniza editoriales de moda, lo hace como personaje público y no tanto como maniquí. También ha publicado dos libros superventas de recetas, es “consultora creativa” de una marca de pañales, colabora con la firma de maquillaje Becca Cosmetics y ha lanzado una colección de ropa con Revolve y una línea de menaje de cocina con Target. Además, es una de las presentadoras del programa Lip Sync Battle, y ha fichado como jueza en un nuevo concurso llamado Bring the Funny.

Ella y John Legend (que en su perfil de Twitter se define como “el marido de Chrissy”) se conocieron en 2006 en el rodaje de un videoclip del músico, se casaron en el Lago de Como en 2013 y han tenido a sus dos hijos por fecundación in vitro. Juntos forman una de las parejas más poderosas del mundo del espectáculo, una suerte de alternativa adorable a Kim Kardashian y Kanye West (de quienes, por cierto, son muy amigos). En noviembre, cuando la revista Glamour premió a Teigen en su gala Women of the Year, Legend le entregó el galardón con un discurso tan emotivo que hasta él mismo acabó llorando. “Yo tengo una carrera en la industria musical, pero todos sabemos quién es la estrella de la familia”, comenzaba. Y añadía: “Puede que el mayor impacto de Chrissy sea su forma de demostrar que simplemente siendo tú mismo puedes marcar la diferencia (…). Que si hablas claro de aquello en lo que crees, ya sean los derechos de los inmigrantes, la depresión posparto o las alegrías de un pastel de pollo, y si lo haces con autenticidad y sin presunción, puedes iluminar a otro ser humano, puedes alegrarle el día a la gente. Qué gran don”.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.