* Radicales de Estados Unidos se movilizan para “repeler” a la caravana migrante, dice The Washington Post.

* Han interpretado el llamado de Donald Trump a “defender la frontera” como un llamado a las armas.

* “Están empacando refrigeradores y carpas, engrasando rifles y afinando aviones no tripulados; planean
formar sus propias caravanas y  arrastrar a las tropas estadounidenses hasta la frontera”.

CIUDAD DE MEXICO.- Milicias armadas de radicales estadounidenses han respondido a las alarmas lanzadas por el Presidente de Estados Unidos y acampan en la frontera con México para esperar a la Caravana Migrante, denuncia hoy The Whasington Post.
Los grupos de civiles armados transportan armas, dice el influyente diario. “Los vigilantes de fronteras escucharon un llamado a las armas en las advertencias del Presidente Donald Trump sobre las amenazas a la seguridad estadounidense planteadas por caravanas de migrantes centroamericanos que se desplazan a través de México”, agrega. “Están empacando refrigeradores y carpas, engrasando rifles y afinando aviones no tripulados; planean formar sus propias caravanas y arrastrar a las tropas estadounidenses hasta la frontera”.
“Observaremos e informaremos, y ofreceremos ayuda de cualquier manera que podamos”, dijo Shannon McGauley, un agente de fianzas en los suburbios de Dallas que es presidente de los Minutemen de Texas. McGauley dijo que se estaba preparando para dirigirse al Río Grande en los próximos días.
“Ya nos hemos probado a nosotros mismos, y nos demostraremos a nosotros mismos de nuevo”, dijo a Washington Post.
McGauley y otros “han sido despertados por el llamado del Presidente para restablecer el orden y defender al país contra lo que Trump ha llamado ‘una invasión’, mientras miles de migrantes centroamericanos avanzan lentamente a través del sur de México hacia la frontera de los Estados Unidos”, dice el diario.
“Trump ha insistido en que ‘desconocidos de Oriente Medio’, ‘luchadores muy duros’ y una gran cantidad de delincuentes violentos viajan entre las mujeres, los niños y las familias que se dirigen al norte a pie.
“No puedo ponerle un número”, dijo McGauley al Post. “Mi teléfono ha estado sonando sin parar durante los últimos siete días. Tienes otras milicias, y esposos y esposas, gente que viene de Oregon, Indiana. Incluso tenemos dos de Canadá”.
Cuando se le preguntó si su grupo planeaba desplegarse con armas, McGauley se rió. “Esto es Texas, hombre”, dijo.
A finales de octubre, tres activistas dijeron a The Associated Press que irían a la frontera o que organizarían a otras personas, y algunos grupos han publicado en Facebook advertencias graves sobre la caravana. Uno dijo que era “imperativo tener soldados en el terreno”. Otro escribió: “Guerra. Protejan la frontera ya”.
Los milicianos dijeron que planean llevar armas y equipo como chalecos blindados y ayudar a la Patrulla Fronteriza para evitar que entren al país personas de manera ilegal.
Monica Marin, habitante de Oregon, dijo haber recaudado en internet 4 mil dólares para ayudar a los grupos de civiles armados a comprar provisiones. Marin afirmó que los miembros de la caravana son peligrosos, palabras similares a las pronunciadas por Trump acerca de que “personas del Oriente Medio desconocidas” se han mezclado entre la multitud de migrantes. No hay pruebas que sustenten esas afirmaciones.
“Veo a hombres jóvenes en edad de combatir que no parecen hambrientos, sino listos para pelear”, declaró Marin. También señaló que “estamos adiestrados, no somos fanáticos. No estamos ahí para disparar contra la gente”.
Marianna Trevino Wright, una habitante del sur de Texas que dirige el Centro Nacional de las Mariposas, una organización sin fines de lucro, dijo temer más a las milicias populares que a la caravana.
“A diario efectuamos pacíficamente nuestras actividades aquí”, declaró Wright. “La idea de que nos pudieran invadir, no inmigrantes ilegales, sino grupos de civiles armados… es lamentable, y las cosas terminarán mal”.
El viernes, los primeros militares que llegaron a la frontera de Estados Unidos con México comenzaron a tender rollos de alambre de cuchillas en un puente y una ribera, mientras una sensación de intranquilidad cundía en todo el Valle del Río Grande, en Texas.
Más de una docena de elementos con uniformes militares tendían concertina (alambre de cuchillas) en la ribera norte del río, abajo del puente. Otros soldados colocaban barreras de alambre en los caminos peatonales del puente.
Cuando Trump anunció la semana pasada el envío de hasta 15 mil soldados a la frontera debido a las caravanas de migrantes que avanzan por México hacia la zona, causó nerviosismo en la región.
El Pentágono señaló que más de 3 mil 500 efectivos fueron despachados a las bases en la zona, incluidos mil infantes de Marina en California. Sin embargo, había solo 100 soldados en la frontera el viernes que trabajaban en y cerca de un puente que cruza hasta McAllen, Texas, que con 140 mil habitantes es la segunda ciudad más poblada en el Valle del Río Grande.
El despliegue de militares estadounidenses en la frontera con México iniciado en abril pasado por el presidente Donald Trump, podría costarle al Gobierno más de 200 millones de dólares para finales de este año, según un análisis publicado por el diario The Washington Post.
Según el Post, que cita datos del Pentágono y estimaciones de expertos en el presupuesto de Defensa, el costo de más de 200 millones podría alcanzarse si los militares siguen en la frontera a finales de año, y aumentar “significativamente” si la misión se extiende durante 2019.
Mientras, este domingo, miles de migrantes avanzaron por México en los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla, y algunos ya han arribado a la Ciudad de México. La mayoría de los aproximadamente 4 mil migrantes se dirigían el domingo hacia la ciudad de Córdoba, en el estado de Veracruz, a unos 200 kilómetros por carretera.
El agotado grupo de viajeros trata de avanzar de toda manera posible. La caravana se dividió el sábado en varios grupos, uno de los cuales pasó la noche en el poblado de Isla, en el estado costero de Veracruz, mientras que otros se dirigieron a la capital del país.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *