img_1429604894_de0a66ca8df9f47e56d7Rio Verde, Bacalar.- Un mega incendio que se mantiene en las cercanías de los ejidos de Río Verde y Miguel Alemán ha causado la devastación de alrededor de 200 hectáreas de monte, causando la movilización de más de 80 elementos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), brigadistas comunitarios, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como de la Secretaría de Marina – Armada de México (Semar), quienes se mantienen luchando día y noche para combatir el siniestro que ya lleva cerca de un 80 por ciento de control.
Este se denomina “El Rebelde” se trata del incendio forestal más grande de la temporada hasta el momento, que ha causado la destrucción de 190 hectáreas de vegetación arbustiva (selva mediana).
Este siniestro que se ubica en las cercanías de los ejidos de Río Verde y Miguel Alemán, fue detectado por la Conafor el pasado 7 de abril, y al parecer se inició por alguna quema agropecuaria que se salió de control.
Lo que ha facilitado su peligroso desarrollo es la vegetación extremadamente seca que predomina en el lugar, la cual ha quedado así por la fuerte temporada de sequía que se tiene actualmente en la región.
Tal ha sido la amenaza que representa este incendio forestal, que obligó a la pronta movilización de 39 brigadistas de la Conafor, 20 elementos de la Sedena, 6 elementos de la Semar, 10 elementos de las Brigadas Comunitarias Forestales (Bricof) del ejido Cedralito, y otros 4 del ejido Nuevo Tabasco, así como 6 voluntarios de la comunidad de Río Verde, quienes se mantienen luchando día y noche para extinguir este mega incendio.
Inclusive también se cuenta con el apoyo de un helicóptero de la Semar, el cual facilita la movilización de los brigadistas para trasladarlos de un punto a otro del siniestro en el menor tiempo posible, además de que les ayuda a evitar fatiga innecesaria.
Los trabajos que los combatientes de incendios forestales realizan en el lugar consisten en ataque directo, cuando las llamas son fáciles de apagar; y a través de brechas cortafuego, cuando el fuego se ha extendido en un gran perímetro de manera que no puede ser controlado directamente.
Entre las acciones de ataque directo está el uso de bombas de agua, las cuales tienen una capacidad de 20 litros y un alcance a presión de unos 5 metros.
Una brecha cortafuego es cuando se despeja el área que rodea al siniestro, y a través de un ataque de contrafuego, que consiste en crear un incendio controlado, se le corta el paso a las llamas para evitar que estas continúen expandiéndose y consumiendo todo a su paso.
Los brigadistas se mantienen en constantes recorridos por la brecha cortafuego, con el objetivo de mantener un control total de las llamas para evitar que estas crucen al otro lado.
Esto permite a los brigadistas detectar rápidamente cuando el fuego cruzó al otro lado, y así poderlo atacar directamente para evitar que el siniestro siga creciendo.
Estos trabajos en el combate y control del incendio se están realizando de manera diaria, de 5 de la mañana a 7 de la noche, hasta lograr el control y extinción total del siniestro.
La información más actual del Comité Estatal de Prevención de Incendios Forestales (Cepif) es que este gran incendio forestal lleva un 85 por ciento de control y 60 por ciento de liquidación, en donde el control se refiere a que el siniestro ya está controlado y no existe riesgo de extenderse, mientras que la liquidación es el apagado del fuego como tal.
Las condiciones del viento y el calor han dificultado las labores que se hacen para apagar el fuego, existiendo aún el riesgo de que las llamas se expandan y con ello se haga más grande el siniestro.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *