Si vendes por internet podrías ser víctima de contrapagos, una modalidad que dejó perdidas de 30 mil millones de dólares en 2017 a nivel global.

Los fraudes electrónicos dejaron pérdidas globales a los minoristas por 30 mil millones de dólares durante el 2017, derivado de contracargos registrados en el último periodo vacacional, razón por la que Veste Corportation emitió un informe con recomendaciones al respecto.

Un contracargo se presenta cuando el comprador estafa a la empresa vendedora del producto tras ingresar a una tienda virtual con una tarjeta de crédito y tras recibir el producto se comunica con el banco para desconocer el pago usando alguna excusa falsa.

En dichos casos, la empresa vendedora y el banco correspondiente inician una investigación, y solicita información como recibos de compra, recibos de la empresa que envió el producto, políticas de envío, entre otras y toma una decisión entre 5 y 30 días hábiles.

Según un estudio realizado en 2014, el índice de contracargos para América Latina fue de 1.4 por ciento, algo así como 733 millones de dólares.

Para evitarlo, la primera recomendación cosiste en revisar los flujos internos de contracargo para identificar de qué forma se debe invertir en la detección de dichos fraudes.

“La complejidad de los procesos de gestión de las devoluciones, sugiere que los comerciantes pueden tener menos control de lo que creen. De acuerdo con datos de una encuesta de Javelin Strategy y Vesta Corporation, la gestión interna de contracargos y los esfuerzos para prevenir el fraude representan entre 18 y 25 por ciento de los presupuestos operacionales de los comerciantes”, indica el informe.

Según el texto, las pérdidas de contracargos en 2017 aumentaron un 60 por ciento para comerciantes de bienes digitales y 75 por ciento para quienes venden bienes físicos.

La empresa recomienda también monitorear la efectividad de las operaciones de contracargo existentes, Siete de cada 10 encuestados dijeron que pocas veces los comerciantes intentan recuperar el reintegro de los costos, y el 85 por ciento dijo que no tienen ningún indicador específico para decidir cuándo recuperar dicho dinero.

Otra recomendación es realizar más evaluaciones de experiencia del cliente. Para 2018 los comerciantes pueden considerar estudiar las experiencias de resolución de ese tipo de problemas con sus clientes y eso podría ayudarles a identificar los procedimientos que minimicen los retrasos en el proceso de entrega.

Finalmente indican que es necesario evaluar si los recursos que destinan para mantenerse a la vanguardia en cuestión de ciberseguridad.

Fuente: El Financiero.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *