Inalcanzable el gas LP para muchas familias, que no pueden permitirse el lujo de pagar en promedio 360 pesos por un tanque de 20 kilos, lo que ha orillado a cientos de personas a comprar el combustible directamente en las gaseras, lo que les permite adquirir la cantidad que puedan pagar en esos momentos, sin necesidad de rellenar por completo el cilindro.

No todos los que toman esta medida lo hacen por su precaria condición económica, sino que también hay usuarios que prefieren llevar ellos mismos su tanque en lugar de esperar en la comodidad de su hogar que se presente el camión, esto en virtud que, por lo general, los repartidores del gas no entregan los cilindros completos, lo que representa un descarado robo a los consumidores.

Desde hace algún tiempo, se ha observado que son muchas las personas que se acercan a las plantas de gas de las diferentes compañías con el objetivo de adquirir directamente el combustible, de acuerdo a su situación económica… y no es para menos, si se considera que, aunado a los escandalosos precios del gas LP, las familias enfrentan otros gastos cotidianos como el pago de luz, agua, renta y, naturalmente, alimentos y transporte.

Después de llevar a cabo un recorrido por las principales gaseras de la localidad, se pudo constatar que en todas eran muchas las personas que esperaban pacientemente que les llegase el turno para comprar el combustible con cilindros de diferentes capacidades, entre los que destacaban los de cinco y 20 kilogramos.

En la gasera de Rancho Viejo, se observó una larga fila de consumidores que esperaban pacientemente el ingreso a la planta, a la que solo tenían acceso dos o tres clientes a la vez; según explicó el elemento de vigilancia privada que controlaba la entrada, este método lo implementó la Dirección de Protección Civil de Isla Mujeres por seguridad y del mismo modo aclaró que tampoco se permite el ingreso de menores de edad.

Afortunadamente para quienes esperaban su turno, un vendedor ambulante de raspados ofrecía su helada mercancía, de gran aceptación entre los ciudadanos que pretendían surtirse.

Abigail Durán, una de las personas que hacía fila en la gasera de Rancho Viejo, señaló que “el gas se ha puesto por las nubes, no puedo permitirme el lujo de pagar más de 350 pesos que cuesta el tanque, es demasiado, la ventaja de comprar directo en la gasera es que puedes llevarte la cantidad que quieras, por ejemplo, yo vengo por 100 pesos de gas, con eso me dura por lo menos hasta mediados de diciembre y hasta me sobra, vivo sola y en realidad no cocino demasiado”.

Los mismos empleados que atendían a los usuarios en esta planta de gas confirmaron que muchas personas optan por llevar sus tanques y compran la cantidad que deseen, incluso, un kilogramo del insumo, aunque reconocieron que son pocos los que se llevan el kilo.

“Por lo general piden 100 pesos de gas, aunque aquí se surte lo que el cliente necesite, no hay ningún límite y esta modalidad de compra se vuelve cada día más popular, de hecho hay horarios, sobretodo, en la tardecita, que las filas se hacen interminables”, expresó uno de los trabajadores, que no proporcionó su nombre.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *