SAN FRANCISCO, LAZARO CARDENAS.- Numerosos animales silvestres, aves e insectos se pueden avistar aún en la zona rural del municipio de Lázaro Cárdenas, algunos incluso intentan cruzar la carretera y resultan atropellados por algún automóvil.

Existen 36 comunidades rurales en el municipio de Lázaro Cárdenas con selva conservada en algunas zonas y también algunos ejidos han gestionado apoyos del Programa de Servicios Ambientales de Conafor (Comisión Nacional Forestal) hasta por 15 millones de pesos para un período de cinco años en Cristóbal Colón, Valladolid Nuevo, San Luis, Pacchén e Ignacio Zaragoza, y otros lo tienen desde años anteriores como es el caso de El Ideal.

Varios ejidos están realizando sus trámites para poder acceder al Programa de Servicios Ambientales, para que puedan conservar la selva, los animales y aves silvestres, y además obtener recursos federales, como una alternativa porque actualmente las milpas ya no producen como antes.

En algunos ejidos se pueden ver numerosos animales en el monte e incluso en la carretera rural. Por ejemplo entre Nuevo Xcan y Nuevo Durante se observan osos hormigueros, y en ocasiones cuando tratan de cruzar la transitada vialidad resultan atropellados. Algunos campesinos proponen que coloquen letreros de advertencia.

Entre las subdelegaciones municipales de San Martiniano y San Lorenzo se dan los avistamiento de manadas de coatíes, conocidos por los habitantes como tejones, así como tucanes, chachalacas, loros, zorras, jaguares, venados, jabalíes, monos, entre otros.

Inclusive en la Ruta de los Cenotes en las inmediaciones de los poblados de Delirios y Tres Marías ahí sí existen señalamientos de la presencia de animales silvestres como es el caso del jaguar y el mono araña, y esto ayuda a que los conductores disminuyan su velocidad y tomen sus precauciones.

Existen también gavilanes, que son aves que consumen palomas de monte, cuervos e incluso se acercan a los poblados a atrapar a las gallinas que se descuidan. Y se ha podido observar a una familia que atrapó un gavilán y lo mantiene en cautiverio.

En el basurero de Ignacio Zaragoza se concentran numerosos zopilotes pero también se acercan algunas garzas blancas a buscar alimento entre los desperdicios que ahí tiran los habitantes, y en otras zonas se pueden observar tarántulas en determinadas épocas, algunas víboras que huyen sigilosas, miles de insectos. Por ejemplo en Nuevo Durango hubo una época en que la gente se mantenía con la venta de insectos, al perderse de las cosechas de maíz y frijol.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *