Slaveryfootprint.org es un sitio que, mediante una sencilla y amena encuesta, te dice cuántas personas trabajan  en condiciones de esclavitud moderna, para que tú puedas adquirir todos esos artículos que te gustan o que necesitas en tu día a día.

Debo confesar que 29 seres humanos trabajan de manera forzada para que yo pueda disfrutar de todas las comodidades que mi vida como ratón de ciudad ofrece. También debo decir que no conozco a ninguno de los hombres, mujeres, niños y niñas que están obligados a trabajar jornadas extenuantes y en condiciones deplorables, con el fin de que yo luzca ropa cómoda y atractiva o para que pueda utilizar todos los dispositivos electrónicos que poseo a mi antojo. ¿Por qué digo entonces que estas 29 personas son mis esclavos?

Slaveryfootprint.org es un sitio que, mediante una sencilla y amena encuesta, te dice cuántas personas trabajan de manera forzada, es decir, en condiciones de esclavitud moderna, para que tú puedas adquirir todos esos artículos que te gustan o que necesitas en tu día a día.

Este proyecto, iniciado en el 2011 por Justin Dillon, parte de la idea de que todos contribuimos de alguna manera a la subsistencia de la esclavitud, ya sea al adquirir productos cuyos componentes han sido elaborados por esclavos o cuando hacemos caso omiso al fenómeno de la trata de personas con fines de explotación sexual.

En la encuesta de Slaveryfootprint.org debes responder a una serie de preguntas, entre las que se incluyen tu lugar de residencia, tu edad y género, si tienes hijos, cuántas habitaciones tiene tu casa, el tipo de alimentos que consumes, así como la ropa, la joyería y los aparatos electrónicos que utilizas.

Conforme resuelves la encuesta, Slaveryfootprint.org te muestra información relevante sobre el fenómeno de la esclavitud en el mundo, como el que muchos niños y jóvenes paquistaníes son obligados a firmar contratos de servidumbre a la edad de 13 años o que todos los días decenas de miles de niños hindúes trabajan en la industria de la minería extrayendo mica, un tipo de mineral que se utiliza en el maquillaje.

El coltán y el cobalto son materiales que también forman parte del ciclo de la esclavitud moderna. Estos minerales se utilizan en los circuitos de muchos dispositivos electrónicos. De acuerdo con la encuesta de Slaveryfootprint.org, es muy probable que los materiales que están dentro de tu smartphone, tablet, o en tu smart-tv hayan sido extraídos gracias al trabajo de algún esclavo de la República Democrática del Congo.

La esclavitud con fines de explotación sexual de adultos y menores de edad es otra de las muchas formas que puede tomar la esclavitud en nuestro tiempo. Según Slaveryfootprint.org, “la industria del sexo depende en gran medida del uso de la fuerza, el fraude y la coerción. Ya sea en salones de masajes, burdeles o en las calles, las personas prostituidas son sometidas regularmente a la violencia, además de que se les niega el dinero que ellos mismos han generado”. Para la plataforma si participas en alguna de estas actividades, tu huella de esclavitud en el mundo es mucho mayor.

Al finalizar la encuesta, la plataforma te ofrece un aproximado del número de personas en condiciones de esclavitud moderna que trabajan para que tú puedas satisfacer tus necesidades y acceder a muchas comodidades. En mi caso, la plataforma indica que 29 personas trabajan para mí en condiciones de esclavitud.

¿Aún existe la esclavitud?

La esclavitud es una práctica que lleva realizándose desde hace milenios y que en las primeras décadas del siglo XXI sigue representando un problema importante a la hora de garantizar los derechos humanos fundamentales de cualquier persona, en cualquier lugar del mundo. De acuerdo con el Índice Global de la Esclavitud 2016, elaborado por la Fundación Walk Free, existen 45.8 millones de personas en condiciones de esclavitud moderna, en 167 países de todos los continentes. Por si esto no bastara, una de cada tres personas que son víctimas del tráfico de personas son menores de edad, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés).

La región Asia-Pacífico es en la que más personas son obligadas a trabajar de manera forzada, en ella se encuentran los cuatro países con un mayor porcentaje de la población que es sometido a trabajos forzados o que es víctima de la trata de personas: Corea del Norte, Uzbekistán, Camboya y la India. El quinto país con una mayor proporción de esclavos modernos con respecto a su población es Qatar, que se ubica en la región de Medio Oriente y el Norte de África, lo que demuestra los continentes asiático y africano son los que más sufren la incidencia del fenómeno de la esclavitud moderna.

En América, los países con un mayor porcentaje de la población en condiciones de esclavitud son Haití y República Dominicana, con una proporción de 1 por ciento. Aunque en México la situación no es tan alarmante como en muchos países asiáticos, africanos y de América Latina, con una proporción de 0.29% de la población en condiciones de esclavitud, es decir, alrededor de 376,000 personas, la respuesta del gobierno para combatir este fenómeno aún deja mucho que desear, según el Índice Global de la Esclavitud 2016.

La esclavitud moderna se manifiesta de muy diversas. El tráfico sexual de adultos y menores de edad, el trabajo forzado, la servidumbre por deudas y doméstica, así como el reclutamiento y uso militar de menores de edad son sólo algunas de las formas que adquiere la esclavitud moderna.

El resultado de la encuesta de Slaveryfootprint.org muestra el número de trabajadores forzados que probablemente están involucrados en la elaboración de los productos que compras y utilizas. Esta cifra se determina a partir de la información relativa a los procesos de fabricación de más de 400 productos de consumo popular.

Para la plataforma, un esclavo es cualquier persona que se ve obligada a trabajar sin paga, siendo económicamente explotada, y que es incapaz de escapar de esta situación. “El trabajo forzoso, también conocido como servidumbre involuntaria, puede resultar cuando los empleadores sin escrúpulos explotan a los trabajadores más vulnerables debido a las altas tasas de desempleo, pobreza, delincuencia, discriminación, corrupción, conflicto político o aceptación cultural de la práctica. Los inmigrantes son particularmente vulnerables (…). Las mujeres víctimas de trabajos forzados o de servidumbre son a menudo explotadas sexualmente”, explica Slaveryfootprint.org.

Aunque Slaveryfootprint.org realiza una operación matemática para establecer un aproximado de las personas en condición de esclavitud que trabajan para que disfrutes de todas las comodidades a las que estás acostumbrado, lo cierto es que más que un generador de culpas gratuitas, esta plataforma funciona como un escaparate del fenómeno de la esclavitud moderna y de cómo cada uno de nosotros contribuye a que esta práctica perviva hasta nuestros días.

Fuente: El Economista.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *