La LX Legislatura de Puebla, que entrará en funciones el 15 de septiembre, no tiene dinero ni siquiera para cubrir la nómina de fin de mes. Los legisladores salientes dejaron únicamente 500 mil pesos en las cuentas bancarias cuando la operación mensual cuesta 11 millones de pesos.

Así lo detectaron los diputados electos en el procedimiento de entrega-recepción que han llevado a cabo a lo largo de esta semana. Además, los legisladores nuevos detectaron más inconsistencias en el ejercicio presupuestal.

Un cheque de 800 mil pesos dirigido al Poder Legislativo supuestamente para los trabajos de entrega-recepción, que apenas fue entregado el pasado lunes 10 de septiembre y que aún no ha sido cobrado; más de 120 cheques por diversas cantidades que tampoco han sido cobrados desde el 2017; y que los diputados salientes no anexaron los contratos de las adjudicaciones.

Ayer, el nuevo presidente de la Mesa Directiva, José Juan Espinosa Torres, dijo que los diputados de la alianza Juntos Haremos Historia (MORENA, PT y Encuentro Social) realizarán auditorías de manera externa en contra de los exdiputados morenovallistas por irregularidades en el manejo del recurso del Poder Legislativo local.

Dijo que contratarán a un despacho certificado para que revise el manejo de los recursos y se entreguen cuentas claras a los poblanos. Y es que en el proceso de entrega-recepción han encontrado diversas inconsistencias en el manejo de recursos de la Legislatura saliente.

“Hemos detectado muchas inconsistencias en el manejo de recursos de esta legislatura. Hemos acordado las tres bancadas de la coalición Juntos Haremos Historia que realizaremos auditorías externas en despachos certificados para que los poblanos sepan perfectamente cómo se estuvieron administrando los recursos en la LIX Legislatura”.

Espinosa Torres ya había advertido que la anterior Legislatura se había gastado todo el presupuesto del 2018, con el objetivo de obligar a los nuevos diputados a pedir una ampliación presupuestal al Gobierno de Puebla y así dar oportunidad de estar supeditados al mandatario estatal.

Sin embargo, el diputado por el PT declaró que de ninguna manera se pedirá más dinero y que los diputados salientes tendrán que responder dónde está el dinero etiquetado para el funcionamiento del Congreso lo que queda del año.

Fuentes del Poder Legislativo revelaron a Periódico Central que además encontraron que el llamado “Cochinito Legislativo” se siguió entregando a los diputados locales desde el 2015 hasta el 2017, se trata de una partida extraordinaria de recursos que salieron de la Secretaría de Finanzas para los diputados con el argumento de que el dinero se usara en “gestión social”; sin embargo, el uso de este dinero no debe ser comprobado.

Según fue detectado se entregaron 100 mil pesos mensuales a cada uno de los 41 legisladores, es decir, un millón 200 mil pesos por año.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *