Un arquitecto y un mexicano en Vancouver comparten tips para conservar el calor corporal y del hogar.

Las bajas temperaturas han tomado por sorpresa a muchos habitantes de México, principalmente en la región centro, donde no es usual que se registren heladas. De acuerdo con un reporte del Servicio Meteorológico Nacional, un frente frío provoca que Estados del norte y centro vivan temperaturas inferiores a los 5 grados bajo cero. Esto no se limitará a un solo evento, pues en esta temporada invernal saún restan 35 frentes fríos según estimaciones oficiales.

La población de la zona centro y del Bajío mexicano no están acostumbrados al frío extremo. Datos de la Comisión Nacional del Agua, la temperatura más baja registrada en 2016 para estos Estados fue de 2 grados y no se registraron temperaturas bajo cero, mientras que el promedio mínimo nacional fue de 15 grados centígrados.

En redes sociales, la conversación ha girado alrededor de las bajas temperaturas. En Coahuila un hombre publicó la fotografía de un mono de nieve que realizó como promesa a su madre tras 32 años sin nevadas en la entidad, mientras que un video de la ciudad de Real de Catorce (San Luis Potosí) cubierta de nieve ha sido compartido más de 1.900 veces en Facebook.

Hay varios consejos que se pueden seguir para conservar la temperatura sin gastar mucho dinero en temporada invernal. Verne consultó a Tomás Luna, guanajuatense con cinco años de residir en Vancouver, donde se registran temperaturas de hasta -24 grados centígrados, y a Abraham Sánchez, arquitecto del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Elige tu ropa sabiamente. Más que usar prendas voluminosas, lo que Luna recomienda es llevar varias capas de ropa que puedas intercambiar dependiendo de tus actividades. “Un error que cometemos los mexicanos es ponernos chamarras abultadas o enormes que a veces son muy calientes, pero son poco prácticas porque si haces alguna actividad que te haga entrar en calor, después no te la puedes quitar fácilmente porque el clima sigue frío”, dice a Verne vía telefónica.

Intercalar varias prendas de diferentes grosores y de preferencia de textiles naturales como el algodón, son las claves que da el cineasta de 36 años. “Una camiseta, una sudadera ligera y después una o más prendas encima que puedes irte quitando o poniendo conforme avanza el día”, dice.

El calzado también es fundamental, sobre todo si se registran nevadas. Aunque en México, el volumen de nieve que se registra es relativamente bajo, sí puede haber lluvia o caída de aguanieve que puede helar las extremidades. “Unas botas que de preferencia sean impermeables ayudan mucho a que no se te humedezcan los pies”, dice Luna.

Por otro lado, aunque cubrir la cabeza es importante para mantener la temperatura corporal, hacerlo con pieles exóticas no es de gran ayuda. “Esos gorros de pieles que parecen rusos pueden ser muy vistosos, pero en realidad no ayudan contra el frío”, dice el mexicano. Usar un gorro tejido es lo más recomendable para conservar el calor.

Come saludablemente. Las infusiones y sopas calientes sí ayudan a entrar en calor, según indica Ángel Nieto, médico internista del Hospital Clínico San Carlos. “En Canadá se suele comer papas al horno, con carne y también donas y bastante pan dulce”, dice Luna. Si la actividad física de la persona es poca, no es recomendable que ingiera alimentos grasosos para evitar una subida de peso. En ese caso, se sugiere una combinación de carbohidratos de origen natural, como el arroz y las pastas y vegetales como las papas y otros tubérculos.

Adapta tu hogar. Según el arquitecto Sánchez, uno de los consejos más sencillos para conservar el calor en una habitación es enfocarse en las ventanas, “sellandolas” con plástico. “Puede ser cualquiera, aunque uno que se puede usar es del tipo autoadherible para forrar cuadernos. Se pone en todo el vidrio pero particularmente en las uniones con herrería”, dice a Verne vía correo electrónico.

El también ingeniero recomienda no mantener los hogares cerrados por mucho tiempo, para aprovechar los momentos de sol que existen en el país en épocas invernales. “Pasando mediodía es conveniente abrir ventanas y dejar que todo se ventile, pero sin excederse: máximo unos 20 minutos si el aire afuera sigue helado”, indica.

Uno de los problemas más frecuentes para los hogares mexicanos son las tuberías congeladas, ya que generalmente la infraestructura de una casa no está adaptada para resistir temperaturas bajo cero. “Si no se tiene un sistema de recirculación es muy fácil que se congelen y a menos que estén expuestas es imposible aplicarles calor de forma directa (a veces con una secadora de pelo se puede hacer si es que la tubería es visible)”, dice Sánchez.

El experto recomienda vaciar la tubería por la noche o en los momentos en los que no se hace uso de agua. “Cierras la llave de paso principal y abres todas las llaves, para evitar que se quede agua dentro. Por la mañana ya puedes abrir la llave de paso y hacer que recircule de nuevo” recomienda.

Si existe el riesgo inminente de congelación y la tubería no es visible, colocar sal en los tinacos o cisternas puede evitar que se hiele el agua, sobre todo cuando las temperaturas no son tan bajas, ya que la sal retrasa o en ocasiones evita la congelación.

Si se cuentan con más recursos en el hogar, un calentador eléctrico puede ayudar a mantener la temperatura de las habitaciones, aunque se deben de mantener bien ventiladas y tener cuidado de la regulación de la temperatura de acuerdo al tamaño de la sala en la que se encuentre.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *