Consumir ácido fólico (vitamina B9) durante el embarazo ayuda a la mujer a mejorar la absorción de los nutrientes a través de su organismo, evita la pérdida anormal del cabello y la resequedad, también evita el debilitamiento de las uñas y ayuda a la regeneración celular, es decir, a la recuperación de partes dañadas del cuerpo, además de fortalecer la formación de glóbulos rojos lo que evita la aparición de anemia.

Cuando la mujer embarazada consume ácido fólico también está protegiendo a su bebé, ya que esta vitamina ayuda a reducir el riesgo de que el recién nacido presente defectos congénitos del cerebro, la columna vertebral y la médula espinal, indicó la doctora Susana Ponce Covarrubias, médico familiar del IMSS Yucatán.

El déficit de ácido fólico durante el primer trimestre de la gestación favorece la aparición de espina bífida en los bebés, es decir, que no se logra el cierre total de la columna vertebral, ocasionando tras el nacimiento graves complicaciones como problemas para caminar o para controlar los esfínteres de defecación y de orina.

En el caso de las mujeres, cuando no consumen ácido fólico durante el embarazo pueden presentar cansancio y en algunos casos aumenta la presencia de depresión, ya que esta vitamina ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso.

El ácido fólico debe consumirse en todos los embarazos que presente una mujer, ya que esta vitamina no se almacena en el cuerpo, sino que las cantidades sobrantes salen del organismo a través de la orina, por lo tanto, es necesario que se ingiera de forma regular.

Esta vitamina también ayuda a la mujer a prepararse para poder otorgar una mejor lactancia materna a su bebé, ya que durante este proceso todos los nutrientes absorbidos por el cuerpo de la mamá se pasarán a su pequeño, y en ocasiones, si no se tuvo un consumo adecuado de ácido fólico, las reservas nutricionales de la mujer pueden estar más o menos agotadas como resultado del embarazo y la pérdida de sangre durante el parto.

“Es importante que las mujeres en edad reproductiva se informen sobre los múltiples beneficios que aporta el ácido fólico. En el IMSS Yucatán puede solicitarse orientación sobre esta vitamina en los módulos PREVENIMSS, ubicados en las unidades de medicina familiar, en las consultas preconcepcionales (antes del embarazo), durante las citas de control prenatal (durante la gestación) o en cualquier consulta con el médico familiar o ginecólogo”, informó la doctora Susana Ponce.

Los alimentos naturalmente ricos en folato incluyen las hortalizas de hojas verdes (como la espinaca, el brócoli y la lechuga), los espárragos, las frutas (como los plátanos, los melones, y los limones), los frijoles, la carne (como el hígado de vacuno y los riñones), el jugo de naranja y el jugo de tomate.

Fuente: PorEsto

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.