JOSE MARIA MORELOS.- De la nada los vándalos atacaron la madrugada del domingo la casa del señor Alberto Dzul U., y él ante el temor de que entraran a su vivienda y agredieran a sus hijos pequeños, que estaban durmiendo, salió a enfrentar a los malandros.
El día de ayer por la mañana don Alberto acudió al Ministerio Público de la Fiscalía a declarar en torno a los hechos por los cuales fue denunciado el domingo, por familiares de dos de los lesionados.
El domingo, cerca de las tres de la mañana, se reportó que en el poblado de Sabán habían sido lesionadas con arma blanca dos personas.
Esos individuos habían sido trasladados de esa localidad hasta el Hospital Integral de esta ciudad, y de aquí habían sido referidos (enviados) al Hospital General de la ciudad de Chetumal.
Los lesionados fueron identificados con las iniciales V. C. M., Y. T. P., aunque en un escueto boletín de la Fiscalía General del Estado que se envió a esta corresponsalía se indica que los lesionados eran las personas cuyas iniciales son E. A. P. C. y M. M. C. de 27 y 24 años, respectivamente.
El día de ayer don Alberto Dzul U. dijo a este medio informativo que los vándalos llegaron, de la nada, a su casa a eso de la una de la mañana.
Indicó que los malandros empezaron a golpear la puerta de su casa con piedras y machetes y sus hijas despertaron y empezaron a gritar… tenían miedo que los agresores entraran a la casa.
Refirió que como él duerme en una cocina que está detrás de la casa donde estaban sus hijos, se levantó y salió por la calle con su arma y ahí vio a los vándalos que estaban dentro del corredor que da a la calle.
Explicó que cuando los cholos lo vieron se fueron contra él y lo golpearon en su cuerpo y su cara, y para defenderse sacó su arma y le dio a los jóvenes en un intento desesperado por ahuyentarlos, porque eran varios y temía que, una vez que lo lesionaran, llegaran a entrar a su casa a machetear a sus hijos pequeños.
Don Alberto dijo que él no tiene roce con ninguno de los vándalos, aunque todo el tiempo los ve tomar frente a un minisúper que se encuentra cerca de su casa.
Hizo ver que la tarde del sábado entraron a tomar dentro de su terreno y su esposa les dijo que se salieran de allí, y como no les gustó salieron del predio y empezaron a tirar piedras a la casa, pero después se fueron. Expresó que nunca pensó que regresaran más tarde.
Comentó que los policías de Sabán no acuden a dar apoyo a la gente cuando es víctima de los vándalos, porque no tienen equipos para defenderse.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *