La tradición de los saltos sobre el río Neretva, en Bosnia-Herzegovina, es casi un rito de iniciación que se remonta al siglo XVII.

Los deportes extremos parecen una innovación moderna para adictos a la adrenalina, pero en la antigua ciudad bosnia de Mostar, saltar desde el puente de 24 metros es una prueba de coraje que data de más de 400 años.

Con tan solo 16 años, el debutante Emil Petrovic es el participante más joven en la competición de este año, la edición número 452, en el puente blanco que desafía la gravedad arqueado sobre el río Neretva, a 24 metros sobre el agua desde el punto más alto. «En esta ciudad, es una obligación para todos los niños de mi edad lanzarse desde el Stari Most [Puente Viejo]», dijo.

El elegante Puente Viejo de la era otomana que da nombre a la ciudad fue terminado en 1566 ó 1567 y se mantuvo en pie hasta que la artillería croata lo destruyó en 1993, durante la Guerra de Bosnia. Este símbolo incluido en la lista del Patrimonio de la UNESCO fue reconstruido en 2004.

El primer relato escrito de hombres jóvenes que saltaron del Stari Most hacia las aguas embravecidas del Neretva proviene del explorador otomano del siglo XVII Mehmed Zilli, conocido como Evliya Celebi, que viajó por el imperio durante 40 años y registró sus observaciones en su Libro de viajes.

Celebi escribió que, visto desde la distancia, el puente «se ve redondo como un arco del que una flecha acaba de volar, y el arco se congeló». Dijo que los clavadistas «corren antes de saltar desde el puente, caer al río y volar por el aire como pájaros realizando trucos» [clavadista: Deportista que efectúa clavados o saltos de trampolín].

Hasta el día de hoy, los buceadores de Mostar todavía ralizan el «salto de golondrina» descrito por Celebi, aunque Petrovic tomó la opción más sencilla, saltando con los pies por delante.

El concurso del último domingo de julio atrajo a 40 competidores locales e internacionales y varios miles de espectadores. «Es una sensación fantástica», dijo después de emerger del agua color esmeralda para recibir vítores de alivio y admiración del público.

«Quería preservar la tradición, pero también mostrar que soy adulta y valiente», dijo, y agregó que había querido competir el año pasado, pero su madre dijo que «no».

«Esta vez, mi padre la persuadió, y ambos están empapados».

Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *