img_1429956507_63364debb9da8926316dDe acuerdo al estudio de laboratorio de las personas que se intoxicaron con alimento, presumiblemente al comer pollo asado comprado en Bacalar, los resultados dieron positivo a salmonella. Se presume que el menor de 2 años que murió, por haber comido ese mismo alimento, fue por la bacteria de la salmonella, aunque será al Ministerio Público el que dé un dictamen final sobre el fallecido. De las 12 personas ingresadas por esas circunstancias, 11 ya fueron dadas de alta, incluyendo al señor que estaba hospitalizado en la ciudad de Chetumal, sólo una persona quedó bajo observación médica en el Hospital Comunitario de Bacalar, por continuar con evacuaciones.
De acuerdo al jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno, Francisco Lara Uscanga, la intoxicación alimentaria ocasionada por la salmonella fue el resultado de los estudios de laboratorio realizados a los pacientes que ingresaron de urgencias el pasado 20 del presente mes, en el Hospital Comunitario de Bacalar.
Indicó que el resultado se anexará al expediente del establecimiento que vendió el producto alimenticio que consumieron esas personas.
Lara Uscanga señaló que aún falta el resultado de los estudios de laboratorio a las muestras tomadas en el establecimiento señalado por los afectados, como el lugar donde adquirieron el producto alimenticio. Al tener todos los resultados se determinará la sanción que corresponderá a los propietarios del negocio.
También, mencionó que sólo una persona queda ingresada en el hospital de Bacalar. Mientras que los otros 11 ya fueron dados de alta, incluso el que se encontraba en la ciudad de Chetumal.
Es importante recordar que el pasado domingo 19 de abril, dos familias de la comunidad de Melchor Ocampo -que las componen 9 personas-, así como cuatro de Bacalar, resultaron intoxicadas con alimentos. Todas coincidieron haber comprado pollo asado en un local que se encuentra en la avenida 19, en la colonia Gonzalo Guerrero, en la ciudad de Bacalar (ubicado sobre la carretera).
El lunes, la familia de Melchor Ocampo fue atendida por el Centro de Salud de esa comunidad. Al ver que todos coincidían con síntomas, fueron trasladados al Hospital Comunitario de Bacalar donde fueron ingresadas las 9 personas, incluidas las 4 de Bacalar.
Una persona de Bacalar -de 43 años y con diabetes- fue trasladada al Hospital General de Chetumal, ya que por su enfermedad crónica podría haber tenido complicaciones. También iba a ser trasladado un menor de 2 años de edad, quien presentaba una severa deshidratación a consecuencia de los vómitos y diarreas. Sin embargo, la madrugada del martes 21, a medio camino, el bebé de 2 años y medio falleció a causa de esa intoxicación, la cual ahora se sabe fue por salmonella.
Es importante decir que la salmonelosis es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más común y ampliamente extendida, y cada año provoca decenas de millones de casos en todo el mundo.
La mayoría de los casos de salmonelosis son leves aunque, en ocasiones, la enfermedad puede causar defunción. La gravedad de la enfermedad depende de factores propios del huésped y de la cepa de salmonella en cuestión.
Desde principios del decenio de 1990 han ido apareciendo cepas de salmonella resistentes a una gama de antimicrobianos, y en la actualidad representan un grave problema de salud pública.
En este sentido, el jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno, Francisco Lara Uscanga, señaló que con la llegada del calor deben extremarse las precauciones, ya que las altas temperaturas pueden favorecer la aparición de la salmonella, por lo que los Servicios Estatales de Salud recomiendan lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de elaborar o consumir alimentos.
Asimismo, lavar frutas y verduras y cocinar adecuadamente las carnes, evitando las contaminaciones cruzadas, es decir, separar los alimentos crudos de los ya cocinados, conservar los alimentos en recipientes tapados y refrigerarlos adecuadamente.
Respecto a los huevos frescos, dijo, se recomienda su conservación en frigorífico una vez adquiridos hasta su consumo, manteniéndolos en una zona del mismo separados de otros alimentos.
“Inmediatamente antes de utilizar el huevo (no antes), se recomienda lavarlo con agua y detergente y secarlo bien. No se hará antes, ya que de lo contrario eliminaríamos una cutícula protectora de la cáscara que lo protege durante su conservación”, explicó.
Finalmente, dijo que es importante evitar la caída de trozos de cáscara en la yema y clara a la hora de cascar (romper la cáscara) el huevo. También se recomienda no cascar el huevo en el borde de platos o recipientes.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *