El sector asegurador ya está con manos a la obra buscando rescatar algo de lo que perderá con el gobierno tras la cancelación de los diversos productos que ofrece a los burócratas del gobierno federal y diseña planes ad hoc para este segmento; ahora los que hacen cuentas y esperan con ‘tensa calma’ es el sector bancario.

Así es, luego de que se han ido confirmando las reducciones de sueldos, así como despidos que ya suman 13 mil y asegura el nuevo gobierno podrían ser más de 200 mil burócratas cesados, hacen cuentas para ver cómo enfrentarán este tema, si bien aseguran que cada cliente será tratado en lo individual y se analizará su situación particular, para en dado caso aplicarles reestructuras y no caigan en cartera vencida y se vean afectados en su historial crediticio, es un hecho de que de darse ese número de despidos, reconocen que las carteras de créditos de nómina e hipotecarios podrían ser las más afectadas, sin que eso signifique un riesgo sistémico, lo cual también es muy positivo, aunque para esas familias el panorama que no se vislumbra no es el mejor.

También ven que al sumarse gobiernos estatales y municipales a las políticas de austeridad, el impacto sobre las carteras podría ser mayor, lo que significaría que ese segmento laboral podría tener mayores restricciones para acceder al crédito formal, ya que si bien en el pasado trabajar en el gobierno era garantía de pago, el panorama actual marca lo contrario, lo cual no es positivo para nada.

Muchos de los burócratas cesados o que han renunciado no han podido aún cobrar su seguro individualizado, y con el arranque del año y el retraso en los pagos, el panorama no se ve sencillo, pero los bancos aseguran que han aprendido con la crisis de las tarjetas de hace más de diez años, estar cerca del cliente, sensibilizarse y reestructurarlos es el mejor camino para que no se caiga en el “debo no niego, pago no tengo”.

Y también, no muy en gracia cayó en el sector financiero el anunció del programa de Tandas para Microempresarios, si bien el objetivo es por demás muy positivo de apoyar a los microempresarios con créditos a la palabra y sin tener que pagar intereses, ‘en corto’ el comentario general era por un lado quizás cambiar la palabra ‘tanda’ ya que durante años se ha hablado de que este método informal de ahorro aunque muy popular es riesgoso y se ha invitado a que ahorren en instituciones reguladas. Por el otro, le quitará sin duda parte del gran mercado a bancos especializados en microcrédito y a microfinancieras que cobran por estos préstamos de montos pequeños, pero que sin duda cambian la vida de las personas

También hay que seguir de cerca el ataque cibernético DDos que se ha registrado en las últimas horas en contra de los servicios de internet de nuestro país, si bien parece son dos las compañías que han sufrido más este ataque, ese podría ser un distractor ya que desafortunadamente nos hemos distinguido desde el año pasado por ser el blanco preferido de los delincuentes cibernéticos, además inició también en plena quincena. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Fuente: EF

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.