El SQCS y la Universidad Politécnica ayudaron a desviar 903.7 millones de pesos.

Chetumal, Q. Roo.- El Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) y la Universidad Politécnica de Quintana Roo fueron utilizados, entre 2015 y 2016, para desviar 903.7 millones de pesos provenientes de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en lo que ha sido llamada la “Estafa Maestra”.

El dinero, según los resultados de las auditorías forenses, terminó en las cuentas bancarias de 34 empresas, que a su vez emitieron cheques y transferencias a una docena de personas morales y físicas.

El SQCS, que acaba de cumplir 33 años de creación, recibió en esos dos años 806.5 millones de pesos, los cuales fueron manejados mediante una contabilidad alterna, de ahí que los ingresos y egresos no se reflejaron en las cuentas públicas correspondientes.

En el caso de la Universidad Politécnica de Quintana Roo, recibió en 2016 un total de 97.2 millones de pesos producto de un convenio para la prestación de servicios con la Sedatu.

Las auditorías forenses se concentraron en el manejo de 450 millones de pesos de un convenio general de colaboración, y dos convenios específicos para una campaña especial, suscritos por el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social con la Sedatu en 2016, y el convenio por 97.2 millones de la Universidad Politécnica, firmado ese mismo año, para diversos servicios.

Caros proveedores

De esa forma, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) concluyó que el SQCS, utilizó a 25 proveedores a los que pagó 420.8 millones de pesos en 2016, sin que exista evidencia física de algún servicio; mientras que 29.2 millones de pesos, quedaron como utilidad para el organismo del Gobierno del Estado.

Las siete principales empresas que recibieron el dinero fueron: Publicidad Natnit, con 123 millones de pesos; Desarrollo Publicitario ADP, con 110.8 millones; Agatha Líderes Especializados, con 58.9 millones; Fuerza Neutra, con 44 millones; Donetsk, con 17.4 millones; Grupo Pública Espectaculares y Vallas, con 11.6 millones; y Comenort Industrial con 10.7 millones de pesos.

Otras 10 empresas recibieron pagos de entre uno y seis millones de pesos cada uno, mientras que las ocho restantes, fueron beneficiadas con transferencias de 162 mil a 870 mil pesos.

La ASF revisó las cuentas bancarias de los proveedores y detectó que los millonarios recursos fueron posteriormente transferidos a principalmente 12 empresas, que además recibieron dinero de otras dependencias públicas involucradas en otros estados de la República México.

Las principales fueron Servicios Fiscales en Administración Sic, con 74.6 millones de pesos; Acabados Constrarq, con 48.3 millones; Compu Draz Comercializadora, con 46.3 millones y Comercializadora Telaraña, con 38.3 millones de pesos.

El caso en Cancún

En el caso de la Universidad Politécnica de Quintana Roo, campus Cancún, transfirió mediante licitaciones directas 97.2 millones de pesos de fondos federales a ocho empresas, con quienes realizó operaciones similares a las aplicadas en el SQCS.

“Del análisis de la información contable, se conoció que la UPQROO no registró en la contabilidad las operaciones que se derivaron de estos convenios suscritos con la SEDATU, por tanto, no fueron reportados en la Cuenta Pública del Estado los ingresos obtenidos, así como su aplicación”, señala el documento de la auditoría.

Para la ASF, los convenios y subcontrataciones tuvieron como objetivo el desvío de recursos públicos, toda vez que varias de las empresas beneficiadas al final, mantienen una relación e incluso, algunas tienen a un mismo representante legal.

En el caso de la Radio y Televisión de Quintana Roo, de los proveedores contratados, siete no fueron localizados; 13 no entregaron la información solicitada o la proporcionaron parcialmente, y del resto, a pesar de que entregaron lo solicitado, algunos no tienen la actividad económica para cumplir con lo solicitado, o transfirieron los recursos a empresas que no tienen una relación contractual con el ente fiscalizado.

En lo que respecta de la Universidad Politécnica, de los proveedores contratados, cinco no fueron localizados y tres no entregaron la totalidad de la información solicitada; y de los recursos que recibieron se comprobó que, a su vez, los distribuyeron a diversas empresas y personas físicas sin que existan contratos o constancias que justifiquen los pagos.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *