COZUMEL.- El ayuntamiento de Cozumel aceptó pagarle a la cantante Lila Downs, el equivalente a poco más de 23 mil pesos por minuto en el escenario, todo ello en un contrato que no pudo cumplir, porque una tormenta evitó que la cantante se presentara, al final se canceló el evento, pero todo indica que a ella se le pagó más de un millón 300 mil de pesos, ahora se desconoce qué pasó con ese dinero público.
Al principio de su administración, la presidente municipal Perla Tun Pech, sostenía únicamente de palabra que no había dinero en el ayuntamiento, sin enseñar algún documento probatorio como el estado financiero de la entrega-recepción con las anteriores autoridades. Durante los siguientes meses mantuvo la constante en su desgastado discurso, aunque sus acciones dejan de manifiesto que sí había y hay dinero hasta para gastos costosos. Un ejemplo es el contrato firmado con Juan Enrique Sánchez García, fungiendo como “El Prestador de Servicios” en realidad como representante de la cantante “Lila Downs”, así lo inscribieron con comillas.
Ese vínculo laboral efectuado entre ambas partes, destaca como objetivo que la cantante tuviese una presentación en vivo el 12 de mayo de 2018, en el parque “Quintana Roo” del municipio de Cozumel, en el marco del evento “Festival Cozumel 500 años Encuentro de Dos Culturas”, y acordaron que “Lila Downs” tendría una presentación de “por lo menos 60 minutos”.
Su participación artística tendría un costo, en que el ayuntamiento aceptó pagar por concepto de honorarios un millón 396 mil 524 pesos con el Impuesto al Valor Agregado incluido, acordando pagar “el 50 por ciento a la firma del presente contrato” que fue el 2 de abril de 2018 y el “50 por ciento restante tres días antes del doce de mayo de dos mil dieciocho”.
Haciendo un ejercicio aritmético, el costo de ese show, tuvo un valor aproximado de 23 mil 275. 4 pesos por minuto que la cantante estuviese en el escenario en caso de ser 60 minutos de duración, eso también significa un monto de 387.9 pesos por segundo ante el público.
Sin embargo, el día de la presentación “Lila Downs”, no pudo presentarse por una fuerte tormenta e virtud que el concierto sería efectuaría al aire libre, al final ella estuvo lista y tuvo que salir a anunciar vía Facebook en la página oficial del ayuntamiento, que “estamos un poco tristes porque no pudimos hacer el concierto”, además de que “quiero mucho a los cozumeleños, que estaremos aquí con ustedes en cuanto se dé la oportunidad para repetir esta situación”.
En el mismo video en vivo de Comunicación Social del ayuntamiento, una voz le pregunta si puede decir que se cancela, a lo cual la cantante escucha y acepta, aunque se percata que no hubo interrupción o pausa en el video en vivo, y menciona “me da pena decirlo, pero pues se ha cancelado este concierto en esta ocasión y voy a cantarles así nada más”, luego entona un cántico de breves líneas, y culmina diciendo “para la próxima les tendré que cantar”.
Por las cláusulas establecidas en el contrato se entiende que a la cantante le pagaron el monto citado, porque el segundo pago se estableció para tres días antes del concierto, hasta ahora se desconoce qué ocurrió con el dinero público no privado, si la cantante lo devolvió, aunque en el video del propio ayuntamiento asegura que en cuanto se diera la oportunidad regresaría.
Dentro del mismo documento, fijaron que el prestador de servicios, tendría una pena convencional de la retención del 30 por ciento de ese millón 396 mil 524 pesos, en caso de que preste sus “servicios de forma negligente o incumpla total o parcialmente cualquiera de las obligaciones que adquieren en este contrato”, pero no ocurrió de esa manera porque la cantante estuvo presente para comenzar el concierto, empero la lluvia lo impidió.
El asunto fue que no se trató de unos miles de pesos para el pago de la cantante, que pudo haberse utilizado en la compra de 524 camisolas a 473 mil 984 pesos y pantalones valuados en 427 mil 678.32 pesos para elementos de Seguridad Pública con las cantidades que refiere la factura de compra del ayuntamiento hecha el 18 de julio de 2017, y sumarían un total de 901 mil 662 .32 pesos, y si quisiera invertir en misma cantidad de botas, entonces todo sumaría un millón 397 mil 079.12 pesos, es decir solo tendría que agregar 555 pesos adicionales y equipaba nuevamente a su maltrecha policía municipal.
El contrato fue firmado por Perla Tun Pech, el síndico Fidencio Balam Puc, la tesorera Irma Noemí Tun Celis, la subdirectora de Cultura Norma Liliana Gutiérrez Macotela y el referido Juan Enrique Sánchez García.
Como acotación, cabe señalar que el ayuntamiento fijó en el contrato que Libertad Rodríguez Estrada, directora de Eventos Generales supervise la “adecuada prestación de los servicios objetos de presente contrato”, es de recordar que, en la primera conferencia de prensa de este gobierno, la propia Perla Tun Pech, mencionó que Libertad Rodríguez Estrada, había sido la representante de “Lila Downs”.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *