Más no es mejor, y en ese concepto la sustentabilidad en el desarrollo turístico será la clave para mantener el éxito en el mediano y largo plazo. Vicente Ferreyra, director de Sustentur, consideró que el desarrollo de los siguientes 30 mil cuartos que se programan en el Caribe mexicano debe apegarse a las buenas prácticas de sustentabilidad, generando cadenas de valor, inclusión, mejor accesibilidad y demás para generar un mejor turismo en el mediano y largo plazo.
En el cierre de la segunda edición del Summit, turismo sustentable que se celebró en el destino, la sustentabilidad se planteó en todos sus aspectos, donde organizaciones no gubernamentales que protegen a especies como el tiburón o que desarrollan proyectos para el ahorro y aprovechamiento de la energía o la calidad del agua, se unen en un solo término de aprovechamiento y sustentabilidad para lograr una mejor práctica turística que siga siendo atractiva y que siga generando beneficio en la comunidad.
Vicente Ferreyra, director de Sustentur y coordinador del Summit, indicó que hay que seguir trabajando en generar esas buenas prácticas, construir de forma más responsable, tratar de que esos 30 mil cuartos que hoy se programan en la región, se apeguen a la sustentabilidad, generen cadenas de valor para generar un buen turismo.
Hoy en día, dijo que hay países que ponen sus ojos sen los destinos que se ocupan y preocupan por esa sustentabilidad y buenas prácticas y en ello debe estar enfocado el desarrollo.
En el caso del Caribe mexicano hay buenos ejemplos de prácticas de sustentabilidad y cada día más las empresas implementan acciones y proyectos encaminados a potencializar ese valor del sistema natural y de preservación, pero se requiere de una planeación y de un trabajo en conjunto que no genere más impacto.
En el caso de las cadenas de valor, comentó que la situación es más compleja aún, pues sólo el 3 por ciento, de la proveeduría que demanda la industria turística en el estado es atendida por la producción local, lo que debe llevar a las empresas a buscar un mayor consumo que propicie un mejor desarrollo de las comunidades.
En el aprovechamiento de los recursos, organizaciones que promueven las buenas prácticas y la preservación de especies, como “Salvemos nuestros tiburones”, señalan que sin una protección real de los ecosistemas, el turismo es inoperante y en ello también se debe seguir trabajando.
Pamela Vázquez, coordinadora de la protección al tiburón, indicó que se trabaja con comunidades pesqueras y con organismos públicos y privados en esa protección y en una concientización mayor del problema que hoy se enfrenta en la extinción de especies.
“El tiburón es vital para el ecosistema, para los arrecifes, es el último depredador, si no existe, todo el ecosistema colapsa”; expresó.
En el caso del Caribe mexicano indicó que si bien la pesca de la especie se encuentra controlada, finalmente a nivel internacional se matan 70 a 100 millones de tiburones cada año y cambios en el calentamiento global, en el vertimiento de aguas negras y otros aspectos que genera la presión turística, son problemas que deben ser atendidos para generar y retornar ese equilibrio que otorga la naturaleza y que se puede aprovechar en el aspecto turístico, con una buena planeación y sentido de preservación.
“El 90 por ciento, de las especies de tiburones han desaparecido en los últimos 20 años, y los que quedan enfrentan una situación caótica por la práctica del aleteo o porque simplemente lo comemos sin saberlo siquiera”; expresó.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *