Durante los saludos finales en la audiencia general de los miércoles, que presidió bajo la lluvia en la Plaza de San Pedro y ante más de 20 mil personas, el líder católico se refirió a los problemas de un grupo de trabajadores italianos.

Dirigió un saludo “con especial afecto” a los obreros de la sureña provincia de Vibo Valentia que, dijo, “están viviendo una grave situación económica”. La zona fue afectada por una seguidilla de cierres de fábricas y establecimientos clave, que provocó la perdida de decenas de empleos.

El pontífice expresó su preocupación por los “angustiosos problemas” de los trabajadores y dirigió un “intenso llamado” para que no prevalezca la lógica de las ganancias, sino la lógica de la solidaridad y de la justicia.

“Al centro de toda cuestión, especialmente laboral, debe ser siempre colocada la persona y su dignidad, por eso tener trabajo es una cuestión de justicia”, señaló.

“Cuando no se gana el pan se pierde la dignidad y este es el drama de nuestro tiempo, en especial para los jóvenes que sin trabajo no tienen perspectivas para el futuro y pueden convertirse en fáciles presas de las organizaciones criminales”, apuntó.

jram

fuente: EL UNIVERSAL

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *