En lo que será el primer despido masivo de personal de la empresa Petróleos Mexicanos (PEMEX) este mes, la paraestatal despedirá a 3 mil trabajadores de los complejos petroquímicos Cangrejera, Pajaritos y Refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, Veracruz.
Pero además el recorte presupuestal mantiene en la incertidumbre a otros 5 mil trabajadores de las 11 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana establecidas en el Estado.
Ante estos despidos masivos, Veracruz sería uno de los Estados más perjudicados, ya que se estima unos 8 mil empleados en la Entidad están en condiciones de jubilarse, según datos de la Dirección de Recursos Humanos de PEMEX.
Actualmente hay 11 secciones del STPRM en la Entidad, las cuales aglutinan a cerca de 40 mil personas en las subsidiarias de Exploración y Producción, Refinación, Petroquímica y Gas, y representan una tercera parte de las secciones a nivel nacional.

Se van los primeros 3 mil
El primer despido masivo de personal de la empresa Petróleos Mexicanos (PEMEX) dará inicio este mes en los complejos petroquímicos Cangrejera, Pajaritos y Refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, Veracruz.
La razón de los ceses es por el recorte al presupuesto de PEMEX, la caída del precio internacional del petróleo y con base en el convenio administrativo sindical 10717/2013, informó Juan Carlos Chávez, dirigente de la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros.
En entrevista, expresó que serán 3 mil los primeros empleados de PEMEX, el siguiente recorte de personal ocurrirá en la sonda de Campeche para continuar en Salamanca, Tula y Tamaulipas.
Detalló que la empresa dio a conocer que en la zona sur de Veracruz desaparecerá las áreas de Subdirección de Finanzas junto con los departamentos de Proyectos, Planeación, Recursos Humanos, Seguridad Ambiental y Relaciones Laborales que operan en la ciudad de Coatzacoalcos.
El dirigente de los trabajadores, Juan Carlos Chávez, anunció que PEMEX dispondrá de 10 mil millones de pesos para pagar indemnizaciones a obreros que serán despedidos.
Hay que hacer mención que hace algunos días PEMEX y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) acordaron implementar un programa extraordinario para reducir el gasto corriente en servicios personales en 10 mil millones de pesos, equivalente a 16 por ciento del ajuste al presupuesto que asciende a 62 mil millones de pesos.
Entre las acciones que se implementarán a lo largo del presente año para lograr este ahorro se incluyen medidas de productividad, eficiencia y manejo de personal que impactarán directamente el gasto en servicios personales de todos los trabajadores de Pemex.

Serían 8 mil desempleados
El recorte presupuestal de 62 mil millones de pesos que sufrió Petróleos Mexicanos para el 2015, mantiene en la incertidumbre a unos 8 mil trabajadores de las 11 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana establecidas en Veracruz.
Tras el anuncio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a finales de enero, el Consejo de Administración de PEMEX y los dirigentes del STPRM acordaron una reducción de 10 mil millones de pesos en el presupuesto para pagos de salarios, prestaciones y demás gastos personales.
La decisión avalada por el líder sindical petrolero, Carlos Romero Deschamps, acrecentó el rumor de que la compañía petrolera tendría que recortar la plantilla laboral para afrontar la crisis derivada por los bajos precios del crudo en el mercado internacional.
La noticia fue confirmada por el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, quien el pasado 21 de febrero, durante el Primer Foro del Petróleo en Boca del Río, detalló que los despidos incluirían a trabajadores transitorios, de confianza y sindicalizados.
De acuerdo al boletín enviado por el corporativo, la administración será la encargada de decidir cómo procederá el recorte de personal y aunque ningún obrero de PEMEX está a salvo de una posible rescisión de contrato, los más vulnerables son los trabajadores que superan los 25 años de servicio o tienen más de 55 años de edad.
Asimismo, la compañía prescindiría de secretarias, enfermeras, administrativos, técnicos, intendentes, auxiliares de oficina e incluso especialistas.

Forzarán jubilaciones
Al cierre del 2014, la plantilla de PEMEX, incluidas sus filiales y subsidiarias, estaba compuesta por 153 mil trabajadores en todo el país, tanto de confianza como sindicalizados.
La Dirección de Finanzas detalló en un informe que para solventar el total de la nómina y los servicios operativos se requieren cerca de 182 mil millones de pesos, es decir, la mitad del presupuesto original que se tenía contemplado antes de la caída del precio del petróleo.
La carga financiera también está compuesta por el pasivo laboral que mantiene PEMEX, cuyo monto asciende a un billón 474 mil millones de pesos, una cifra con la que ninguna empresa privada podría subsistir.
Según un informe público sobre los perfiles de los trabajadores de PEMEX, unos 25 mil podrían retirarse en cualquier momento si ellos lo decidieran, situación que ahorraría a la petrolera cerca de 15 mil millones de pesos anualmente.
Con el ajuste de la SHCP, Juan Carlos Chávez, dirigente de la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, consideró que las plazas se reducirían al 50 por ciento.
“Si para poder sostener a todos los trabajadores necesitas casi 200 mil millones de pesos ¿qué pasa si le quitas 62 mil millones a tu presupuesto, de dónde vas a sacar para mantener a todos? Es un hecho que la mitad serán echados a la calle”.
El líder del grupo disidente del STPRM aseguró que los despidos ya iniciaron en Salamanca, Guanajuato y en Reynosa, Tamaulipas, mientras que en un plazo de 15 días continuarán en Tabasco y Campeche.

Veracruz, el más perjudicado
Con el eventual despido masivo, Veracruz sería uno de los Estados más perjudicados, ya que se estima unos 8 mil empleados en el Estado están en condiciones de jubilarse, según datos de la Dirección de Recursos Humanos de Pemex.
Actualmente hay 11 secciones del STPRM en la Entidad, las cuales aglutinan a cerca de 40 mil personas en las subsidiarias de Exploración y Producción, Refinación, Petroquímica y Gas, y representan una tercera parte de las secciones a nivel nacional.
La primera acción conjunta entre directivos de PEMEX y del sindicato es una actualización de la plantilla laboral, es decir, un levantamiento de información que les permita conocer hasta cuántos trabajadores pueden rescindir u obligar a jubilarse.
Respecto a los recortes en el sur del estado, los dirigentes sindicales de las secciones 10 de Minatitlán, 11 de Nanchital, 22 de Agua Dulce y 26 de Las Choapas y 31 de Coatzacoalcos, negaron modificaciones laborales.
“Sólo es un rumor que salió en los medios de comunicación, pero a nosotros no nos han informado nada. Mientras no recibamos un oficio o memorándum de nuestro dirigente nacional Carlos Romero Deschamps, para nosotros será un simple rumor”, dijo el Secretario General de la Sección 11, Ramón Hernández Toledo.
En el norte del Estado, donde se encuentran las secciones 13 de Cerro Azul, 25 de Naranjos, 30 de Poza Rica y 51 de Tuxpan, el panorama también es desalentador.
En la región huasteca y totonaca los líderes del STPRM han guardado silencio y están a la espera de las decisiones que tome el Consejo de Administración de PEMEX.
No obstante, la incertidumbre es mayor porque en los últimos 5 años se ha reducido gradualmente el presupuesto para el Activo Integral Aceite Terciario del Golfo (Paleocanal de Chicontepec), un proyecto estancado pese a que la zona alberga el 40 por ciento de las reservas nacionales se crudo.

Tardía recuperación
En tanto no se recupere el precio del petróleo mexicano, valorado actualmente en 47 dólares por barril, la recuperación en las finanzas del Gobierno y de PEMEX podría llegar hasta el 2019.
De acuerdo al director de PEMEX Exploración y Producción, Gustavo Hernández, el inicio de los Contratos Integrales de Exploración y Producción y la llegada de empresas extranjeras mejoraría el rumbo de la corporación.
Para el funcionario federal, la meta es que en 2019 se alcance una producción diaria de 3 millones de barriles diarios, superando los 2 millones 300 mil barriles que se generan hoy en día.
Contraria a la postura oficial, el líder del sindicato disidente, Juan Carlos Chávez, insistió en que la crisis petrolera fue el pretexto ideal para que el Gobierno iniciara con la privatización gremial.
Chávez sostuvo que el objetivo es debilitar la estructura sindical para que el gobierno pueda, en un mediano plazo, vender a PEMEX con el argumento de que no es rentable para el país.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *