1_desigualdadmxLas tasas a las que crecen distintos estados en México se han vuelto cada vez más desiguales. Ello se debe a que cada vez retroceden más los estados que decrecen, y avanzan más los estados que se dedican a la manufactura. Si esta tendencia no se revierte con una política proactiva de distribución de la inversión privada en distintas áreas, profundizaremos las diferencias que ya existen en México afectando la capacidad del país de crecer más y más rápido en el futuro.

De 2013 a 2014, el crecimiento económico se ha distribuido de manera cada vez más desigual entre distintos estados de México, revirtiendo una tendencia opuesta que venía desde 2009. Así, la diferencia entre la tasa de crecimiento del estado que más crecía y la del que menos lo hacía era de 24.8 puntos porcentuales en 2009, disminuyó a sólo 8.9 puntos 2012 y volvió a aumentar en los últimos años hasta llegar actualmente a 18.1 puntos (INEGI; ITAEE, ajustado).

La desigualdad de crecimiento se explica, en parte, porque cada vez más estados crecen menos. Mientras que en el último trimestre de 2009 el estado que menos creció lo hizo a -0.2% (Tabasco), las cifras más actuales muestran que cuatro entidades federativas crecen por debajo del -0.2% incluido Campeche, que crece al -6.9% (las otras son Baja California -1.7%, Baja California Sur -2%, Sonora -2.9%). Los estados que más han dejado de crecer no son los estados más pobres, sino aquellos que están sufriendo de una desindustrialización. Puebla ha tenido tasas negativas de crecimiento en cuatro de los últimos 7 trimestres, y Baja California Norte, en cinco. Campeche decreció cada trimestre de 2014.

Otra parte que explica el crecimiento cada vez más desigual de México es que los estados manufactureros han crecido mucho más. Éste es el caso de Aguascalientes, que ha crecido a tasas de dos dígitos en todo 2014, y a muy generosas tasas de crecimiento en Chihuahua, Querétaro y Guanajuato. La explicación yace principalmente en la llegada de nueva y productiva inversión automotriz y aeroespacial.

Todo parece indicar que la desigualdad de crecimiento se seguirá dando en 2015, al menos eso predijo Banamex en su reciente informe regional, en el cual estima que este año, como en 2014, el crecimiento se centrará en los estados manufactureros (Aguascalientes y Querétaro) y tendrá grandes retrocesos en Campeche.

El crecimiento desigual es un asunto que hay que atender, no sólo porque aumenta el resentimiento social, sino porque además genera una necesidad de hacer transferencias ineficientes de estados ricos a pobres y limita la capacidad de voz política de los estados menos favorecidos, entre otras perversiones. Todo ello contribuye a lo que la literatura económica ha recientemente argumentado: que es más difícil hacer crecer a un país cuyos ciudadanos tienen ingresos muy diferenciados, que a un país más igualitario. No me sorprendería que el mismo caso aplicara cuando se observan países con estados desiguales, en vez de más igualitarios.

Detener el crecimiento de la desigualdad requerirá una política federal proactiva, que fomente la llegada de nueva inversión manufacturera a estados nuevos y no sólo a los que ya la reciben.

Si bien es cierto que la manufactura no necesariamente podrá llegar a estados del sur que cuentan con poca infraestructura que los conecte con Estados Unidos o las grandes ciudades, sí podrían hacerse esfuerzos porque nueva inversión privada manufacturera llegara a estados que ya están bien localizados, como Durango. Ampliar la capacidad de conexión de otros estados, mejorando la capacidad logística de puertos en Sinaloa, Colima o Michoacán, también podrían volver a estos estados atractivos a la manufactura.

Estamos a tiempo para detener esta tendencia al crecimiento desigual de México. Es mejor que la decisión de detenerla se tome más pronto que tarde.

*Doctora en Gobierno por la Universidad de Harvard

vrios@post.harvard.edu

EXCELSIOR

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *