CANCÚN, MX.- Irma de los Ángeles Magaña Campos vive actualmente un infierno desde su detención en la Ciudad de México y su encierro en el penal de Santa Marta Acatitla.

La empresaria fue detenida el pasado 10 de julio, luego de que Grupo Tsetsaro, que trabaja con Banco Azteca y Grupo Azteca, la acusó de presunto fraude procesal, al reconocer una deuda que contrajo su esposo, Salvador Ornelas Hernández, quien falleció en 2014.

En un noticiero de radio a nivel nacional, Paola Ornelas Magaña, hija de la empresaria del hotel Great Parnassus Cancún, y el abogado Paris Aguilera, acusaron a Banco Azteca de corromper a una juez de Distrito 37 de lo penal, Yadira Quintero Pérez, para que, de forma indebida, integrara un expediente que afectara a Irma Magaña Campos.

La hija de la víctima mencionó que cuando murió su papá, dejó una deuda de 19 millones de dólares por un crédito que había solicitado por 30 millones.

Agregó que los abogados que trabajaban con la familia les traicionaron.

“Nos vendieron con Banco Azteca”, declaró.

El abogado Paris Aguilera expuso que a la señora le hicieron pagar una deuda que ella no contrajo.

“La hicieron firmar un convenio transaccional con engaños y la deuda aumentó a 70 millones de dólares y se dejó en garantía una propiedad que vale más que eso”, explicó.

El Great Parnassus está valuado en 110 millones de dólares.

El grupo que compró el Fideicomiso fue Tsetsaro, que forma parte de Banco Azteca.

Fuente: Noticaribe.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *