El presidente de EE UU llega este lunes a Reino Unido acompañado de sus hijos mayores en un gesto inédito al tratarse de una visita oficial auspiciada por Isabel II

Donald Trump parece haberle cogido cariño a Isabel II. No ha pasado ni un año de la última —y bastante polémica— visita del presidente de EE UU a la reina de Inglaterra cuando se ha anunciado que está dispuesto a repetir. Desde este lunes Trump volverá al castillo de Windsor, pero no lo hará solo. Esta vez, cuando han pasado dos años y medio de la llegada de la familia a la Casa Blanca, quiere presentarle a sus hijos a la reina más longeva del mundo.

Si el año pasado la visita del presidente llamó la atención por sus malos gestos y su falta de protocolo con la reina, esta vez los protagonistas serán sus hijos. Con una bienvenida ceremonial (aunque sin desfile de carrozas) hasta el palacio de Buckingham y un banquete en toda regla, actos culturales y eventos junto al príncipe Carlos y su esposa, Camila, o el príncipe Andrés, esta es una visita de Estado, y no de trabajo como la del pasado mes de julio, lo que hará que las imágenes de los Trump al completo den la vuelta al mundo.

Se desconoce el papel que tendrán los hijos de Trump en esta visita; algo poco habitual, por otra parte. De hecho, la propia Casa Blanca no ha confirmado oficialmente que viajen, pero el diario británico The Times o el estadounidense The New York Times así lo dan por hecho. “La visita de Estado del presidente al Reino Unido incluirá no solo a los hijos que trabajan en la Casa Blanca, sino también a sus otros hijos adultos, según varias personas que se están encargando de la planificación”, aseguraba en un tuit Maggie Haberman, periodista del diario neoyorquino que suele encargarse de las informaciones de Trump.

Cuando todo parecía estable en la vida familiar de los Trump, menos expuestos ante los medios desde hace algunos meses, esta multitudinaria cita ha llamado especialmente la atención. Hasta donde se sabe, pues, visitarán Gran Bretaña Donald y Melania Trump, pero también se espera el desembarco británico de Ivanka Trump y Jared Kushner, de Don, Eric y Lara, su esposa, y de la segunda hija más joven, Tiffany. El que parece que se quedará al otro lado del Atlántico es Barron, de 13 años, el menor de los descendientes del presidente y el menos expuesto.

El matrimonio Kushner-Trump es, sin duda, el más mediático de estos dos años de presidencia. La segunda hija del presidente y su esposo son piezas fundamentales en su equipo, aunque su fama y su peso en el gabinete, disparados en los primeros meses del mandato, parecen haber disminuido en los últimos meses. Muy criticada por sus conexiones y por utilizar su poder para sus marcas, Ivanka Trump, de 37 años, acabó cerrando su polémica línea de ropa el pasado verano. No le hacía falta mantenerla: en 2017 la pareja ganó casi 200 millones de euros.

El dúo es tan famoso que la llamada Primera Hija aparece en la prensa constantemente por sus conexiones: en estos meses se ha sabido de su admiración por Máxima de Holanda, de la buena amistad que la une a Hugh Jackman y de cómo su cuñado, Joshua Kushner, se ha casado con una de las grandes modelos del momento, Karlie Kloss.

En estos dos años el que ha subido en popularidad es su hermano mayor, Donald Trump Jr, de 41 años. Él ha sido uno de los más expuestos a causa de su divorcio de su esposa Vanessa tras casi 13 años de matrimonio y cinco hijos; mientras su hermano Eric (de 35 años) sigue siendo el más desconocido y discreto, casado desde hace cinco años y con dos hijos. Como la prensa estadounidense dio a conocer después de la separación, Donald Trump Jr le había sido infiel a su ahora exesposa con Aubrey O’Day, una exconcursante de un programa que presentó, precisamente, Donald Trump padre. El pasado verano el primogénito del presidente confirmaba que tenía nueva pareja: la presentadora de la cadena Fox Kimberly Guilfoyle. De hecho, algunos medios apuntan a que Guilfoyle podría acompañar a Don y al resto de la familia a Reino Unido. Cosa distinta es que aparezca en las fotografías, mucho menos en las oficiales.

Tiffany también ha sido objeto de titulares a lo largo de los últimos meses relacionados con sus amoríos. Si en marzo de 2018 se anunciaba la separación de Don, una semana después Tiffany —que busca labrarse una carrera como diseñadora de joyas— daba a conocer su ruptura con su entonces novio, Ross Mechanic, con quien salía desde hacía dos años. Meses después se le conocía nuevo amor: Michael Boulos, empresario de origen libanés con quien pasó el verano en Grecia y posó en Navidad ante el luminoso árbol de la Casa Blanca. Tiffany le presentó a los Trump en Acción de Gracias.

Según informan medios británicos como The Times, la joven —única hija de la unión entre Trump y Marla Maples— y Boulos ya están en Londres. Tras pasar por el festival de Cannes han decidido quedarse en Europa y se han dejado ver en el barrio de Mayfair, comprando en Harrod’s y cenando en el exclusivo club Annabel’s.

“Nos llevamos fantásticamente bien”, explicaba el presidente Trump el pasado verano, poco después de visitar a la nonagenaria monarca y asegurando que tenían “buena química”. En el hierático rostro de Isabel II no se percibió esa sinfonía entonces. Habrá que esperar a verla en los retratos oficiales rodeada de una tropa de sonrientes Trump.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.