Europa destaca en equidad, pero ningún lugar del mundo alcanzará en 2030 la equiparación plena a la que se comprometieron con los Objetivos de Desarrollo Sostebible.

Los 193 países de las Naciones Unidas se comprometieron a lograr la igualdad de género en 2030. En todos los sentidos: laboral, sanitario, educacional, político, social… Lo hicieron cuando aprobaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en septiembre de 2015. Ninguno lo ha conseguido aún y tampoco lo hará para la fecha fijada, según el Índice de Género de los ODS 2019,publicado este lunes por Equal Measures 2030, una coalición de organizaciones entre las que están la Fundación Bill & Melinda Gates y Plan Internacional.

Dinamarca es el que más cerca está de lograrlo, con una nota de 89,3 sobre 100. Sin embargo, con datos de 129 países –que cubren el 95% de la población femenina del mundo–, los autores concluyen que el 40% de las niñas y mujeres (1.400 millones) viven en países que suspenden en igualdad de género —aquellos que obtienen menos de 59 puntos sobre 100—. Y otro 40% vive en naciones que “aprueban por los pelos” (entre 60 y 69 puntos). Ningún país obtiene una nota “excelente” (por encima del 90)

“Sabemos que para garantizar los derechos de las niñas y mujeres, los países tienen que invertir en servicios públicos, en su seguridad, en infraestructuras básicas como carreteras y otras cuestiones que permitan su actividad económica. Por eso, no es sorprendente que los que cuentan con menos recursos lo tengan más difícil que los países más ricos”, anota Alison Holder, directora de Equal Measures 2030, en una conversación telefónica desde Vancouver.

De los países en la parte alta de la lista, la mayoría europeos, 21 obtienen una buena puntuación (entre 80 y 89), sin embargo, ninguno alcanza una calificación excelente (más de 90). Pese a que su punto de partida es sustancialmente mejor que los que están en la parte baja, todos tienen puntuaciones pobres o muy pobres en al menos uno de los 14 ODS que se miden en el estudio.

En el caso de Dinamarca, primero de la clasificación, falla en cuanto a su grado de compromiso para el cumplimiento del Marco de Sendai, de 2015, para la reducción de riesgos frente al cambio climático, a cuyos efectos son más vulnerables las mujeres. España, en el puesto 23 con una nota de 79,7 (en el grupo de los “pasables”) que le sitúa a la cola de Europa, adolece del mismo problema además de tener una puntuación regular en el Objetivo 16 que, entre otras variables, tiene en cuenta el porcentaje de mujeres en las posiciones más alta de la judicatura.

“Hay algo muy profundo en todas las culturas del mundo. El patriarcado impide obtener la verdadera igualdad”, sostiene Caterina Bolognese, responsable de la División de Igualdad de Género del Consejo de Europa, con 47 países miembros, un organismo que no hace clasificaciones por países. Bolognese propugna “trabajar sobre todo con los estereotipos en la infancia y adolescencia”. Ejemplifica cómo países europeos están centrados en la protección a las mujeres víctimas de violencia de género: “Es un enfoque necesario, pero si no vamos a la raíz del asunto nunca lo resolveremos del todo”, añade.

El informe subraya que todos los países del mundo, incluso los de altos ingresos, “pueden mejorar sus leyes, políticas, o decisiones presupuestarias para alcanzar la igualdad de género en 2030”. Bolognese considera “prioritario” eliminar todas las discriminaciones que existen en las leyes, más allá de hacer normas específicas: “Se piensa que todo es neutro, pero no es cierto. Siempre encontramos diferencias entre cómo afecta a ellos y a ellas cualquier normativa”.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.