La Corte Suprema de Justicia ha citado al ex presidente Alvaro Uribe a rendir indagatoria el próximo día 8 de octubre por el supuesto delito de manipulación de testigos y fraude procesal y cada día, en el ambiente enrarecido que sus áulicos han generado, aparecen más pruebas no sólo sobre esos delitos sino sobre otros aún más graves y se conocen maniobras turbias de su abogado.

Por ello, la Corte ha llamado a este abogado, Diego Cadena, para que rinda testimonio sobre lo que han descubierto en varias interceptaciones y para que explique de qué manera se entera de todo lo que decide el tribunal cuando todavía es reservado.

La Corte había ordenado interceptar el celular de Cadena porque le llamaba la atención que éste, sin ser abogado de Uribe en ese momento, estuviera recorriendo las cárceles del país y el exterior para pedir a los detenidos testimonios que luego hacía llegar a los magistrados. Además, para llegar a la verdadera razón por la cual había visitado a Juan Guillermo Monsalve, el principal testigo contra Uribe en el caso de Los Doce Apóstoles, quien había presentado testimonio que incriminaba al ex presidente.

El testimonio de Monsalve se refiere a la creación y operación del grupo paramilitar de ese nombre en la hacienda Guacharacas propiedad de los hermanos Uribe Vélez.

Como ha ocurrido en casos anteriores, la Corte no había interceptado el teléfono del ex mandatario; escuchó una conversación suya porque fue hecha al celular de Cadena, éste sí intervenido legalmente. En ella Cadena le da a Uribe información que supuestamente había recibido de un ex paramilitar detenido. La Corte se pregunta cómo el informante y el abogado pudieron acceder a esa información reservada. En ocasión posterior y de manera legal ese tribunal ordenó la interceptación del teléfono del ex mandatario.

El 24 de julio del año pasado la Corte le notificó a Uribe que había abierto investigación formal en su contra y lo citó a rendir indagatoria. De inmediato éste trinó: “La honorable Corte Suprema me ha llamado a indagatoria, me siento moralmente impedido para actuar como senador y al mismo tiempo adelantar mi defensa. Por lo anterior renuncio al Senado de la República”. Ésta se ha sumado a tantas de sus promesas incumplidas. Ahí sigue en el Senado incendiando el país y atravesándose a la construcción de la paz.

La Corte tiene pruebas de que Cadena visita con frecuencia, con la facilidad que le da desplazarse en su avión privado, a narcotraficantes presos en el país y en Estados Unidos, algunas veces en compañía de agentes de la DEA. Tiene contactos en la embajada de Estados Unidos y se ha especializado en entregas de narcos a la justicia de Estados Unidos.

También tiene evidencias de que luego de visitar al testigo del caso de los Doce Apóstoles, Cadena fue a entrevistarse con el ex presidente. Según le dijo a la revista Semana le llevó un mensaje de Monsalve, que consistía en disculparse por haber testificado en su contra, pedirle seguridad para retractarse y que, por intermedio de un ganadero conocido de ambos, le asegurara que Cadena era su abogado para entregarle la retractación.

El astuto abogado pretendió hacer creer que Monsalve le estaba tendiendo una trampa para que pareciera que lo estaba forzando a retractarse, para curarse en salud por las acusaciones contra Uribe precisamente por eso de buscar torcer a los testigos.

Pero ahora Uribe y su abogado tienen un problema semejante o mayor que el testimonio de este antiguo trabajador de su hacienda: un ex paramilitar, Carlos Enrique Vélez, en su declaración ante la Corte hizo afirmaciones graves contra el ex presidente y presentó recibos de sobornos que le habría hecho el abogado Cadena para que declarara a favor del ex presidente.

El abogado dice que sí se lo dio pero por razones humanitarias para que atendiera a un hijo enfermo y que como sabía que eso podía prestarse a malas interpretaciones acudió a una notaría y allí dejó constancia de los chats en los que aparece probado que ese era el destino del dinero. ¿Cómo es posible que un penalista tan avezado, que con tanta eficacia ha orientado las triquiñuelas de los narcotraficantes con la DEA y la justicia de Estados Unidos crea que eso pueda obrar como plena prueba?

Cadena fue quien afirmó que el senador Iván Cepeda había ido a las cárceles a pedir a los paramilitares detenidos que declararan en contra de Uribe. Éste denunció a Cepeda por manipulación de testigos para que declararan contra él y la Corte en su investigación encontró que fue Uribe quien cometió el delito y el caso se tornó en su contra. Es a ese proceso bumerang al que se dirigen todas estas artimañas del ex presidente y su abogado.

Fuente: PORESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.