En el primer día de su juicio estuvo presente en la sala, dejando de lado su ropa azul de presidiario y vistiendo un traje oscuro, camisa blanca abierta y solapas del cuello muy anchas, cinturón y zapatos marrones

Joaquín “El Chapo” Guzmán empezó este lunes a conocer algunos de los posibles miembros del jurado que le va a juzgar en Estados Unidos.

“El Chapo” se mostró atento pero inexpresivo durante el primer día de juicio, y casi no cruzó miradas con los potenciales jurados.

El inicio oficial del proceso que vivirá en Nueva York inició con la última fase de entrevistas a los potenciales jurados, una tarea ardua que duró más de siete horas y que continuará mañana en régimen de semi-hermetismo.

“El Chapo” estuvo presente en la sala, dejando de lado su traje azul de presidiario y vistiendo un traje oscuro, camisa blanca abierta y solapas del cuello muy anchas, cinturón y zapatos marrones.

Siguió la audiencia con la ayuda de traductores, y tomando notas en un bloc proporcionado por sus abogados. Con uno de ellos, Eduardo Balarezo (el único que habla español) compartió confidencias, mensajes y, en un momento, una carcajada.

En la sala no hay más que “El Chapo”, sus abogados, tres representantes de la fiscalía, el juez, cinco periodistas y una decena de agentes de seguridad. Todo para tratar de mantener el anonimato y la privacidad de un grupo de personas que pueden tener la responsabilidad de decidir o no si el presunto líder del “Cártel de Sinaloa” es culpable (o no) de los once delitos de narcotráfico y lavado de dinero que se le imputan.

No se sabe el nombre de ninguno, ni su trabajo, ni donde viven: solo aparecen en la sala de la corte con un número pegado en la solapa, única identificación que tienen.

Tras revisar más de un millar de cuestionarios, todas las partes acordaron entrevistar en última fase a un centenar. Este lunes pasaron por la sala de juicios 45 de ellos; 17 fueron descartados directamente por varias razones.

Dos mujeres, una de mediana edad y una joven de origen asiático, confesaron tener miedo. “Escuché que su familia irá a por los jurados”, dijo una de ellas.

Otros fueron excusados por razones médicas, otros por las dificultades financieras que podrían acarrear faltar a su trabajo por cerca de cuatro meses.

Durante el proceso, a la mayoría se le pregunta por su posición sobre la legalización de las drogas; su sesgo favorable (o no) por los cuerpos de seguridad; su confianza en el testimonio de testigos protegido; o si habían oído hablar anteriormente del “Chapo” o el “Cártel de Sinaloa”.

Muchos habían escuchado del sinaloense, de sus fugas de la cárcel. Una mujer le relacionó con Kate del Castillo influenciada por las novelas que veía con su abuela. Otro, un hombre joven de estilo peculiar, comentó que el nombre le sonaba a un sandwich de una tienda de su barrio, hecho con salmón ahumado, queso crema, alcaparras y un poco de picante. “Está delicioso”, aseguró.

Todavía no hay selección final de quiénes serán los doce miembros del jurado popular. El proceso de entrevistas continuará este martes; el juez del caso, Brian Cogan, expresó el deseo que pudieran terminar antes del mediodía.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *