1_grecia_rescate_finnancieroGrecia tiene ya asegurado el crédito de emergencia que le permitirá pagar al Banco Central Europeo (BCE) el próximo lunes y evitar la quiebra financiera. Los países de la UE han dado su visto bueno al desembolso de 7.160 millones de euros, que servirá también para saldar las deudas pendientes con el Fondo Monetario Internacional. Se trata de una financiación a corto plazo (tres meses) necesaria hasta que Atenas reciba el importe, aún por concretar, del tercer rescate griego al que se han comprometido los países de la eurozona, pero que debe aún negociarse detalladamente.

El acuerdo ha tenido que ser respaldado por los 28 Estados europeos –los de 19 la zona euro ya lo hicieron ayer- porque el instrumento utilizado para abonar ese crédito es comunitario. Se trata del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, que ya se empleó para los rescates de Irlanda y Portugal, entonces sin tantas reticencias. En esta ocasión, para que Reino Unido y otros países aparcasen sus reticencias iniciales y aceptasen el uso de un fondo que también tiene participación de los países ajenos a la moneda única, han sido necesarios requisitos adicionales.

Esos nueve países europeos recibirán garantías de los beneficios que los bancos centrales obtienen de negociar con deuda griega. También el presupuesto europeo, último garante del fondo en caso de sufrir pérdidas, se blindará contra un posible impago. “La solidaridad viene de la mano de la responsabilidad”, ha argumentado el vicepresidente de la Comisión Europea para el euro, Valdis Dombrovskis, en conferencia de prensa.

La falta de confianza en Grecia se percibe también en las palabras del Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas de los países del euro. Esta entidad ha celebrado esta viernes el desbloqueo del desembolso de dinero y la aprobación en diferentes parlamentos nacionales de la ayuda a Atenas. “Si Grecia no logra devolver el préstamo, se utilizarán los instrumentos disponibles para recuperar la deuda y proteger el presupuesto de la Unión, lo que confirma que Grecia asume plenamente los riesgos de no concluir rápido las negociaciones [sobre el programa de rescate]”, asegura el comunicado divulgado por el Eurogrupo.

Ese último visto bueno europeo permite desembolsar el lunes los 3.500 millones de euros que vencen de un préstamo del BCE al Grecia y los 1.600 millones impagados al FMI el pasado junio. Este segundo pago, además, es necesario para que el Fondo participe en el tercer rescate griego, como han acordado los países de la eurozona. “Este acuerdo ofrece una oportunidad de volver a encauzar la economía griega”, ha asegurado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en un comunicado.

A partir de ahora, debe comenzar la negociación sobre ese tercer programa más completo, con una duración de tres años y una cantidad aproximada de 50.000 millones. “Lo mejor sería alcanzar ese acuerdo en un par de semanas”, ha asegurado Dombrovskis, que no obstante ha recordado que hubo cuatro meses para negociar la extensión del segundo rescate –ya expirado- sin éxito. “Ahora el Gobierno griego ha mostrado un cambio de actitud, está legislando rápido”, ha argumentado el vicepresidente para augurar un cumplimiento de los plazos en esta ocasión.

EL PAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *