La dimisión de Akihito sería la primera renuncia al trono de un emperador nipón en vida en dos siglos.

Esta es la fecha en la que el actual emperador japonés, Akihito, abdicará del Trono del Crisantemo después de tres décadas a cargo de la jefatura de Estado. Empieza la cuenta atrás para el soberano nipón, que hace más de un año mostró públicamente su voluntad de apartarse del poder debido a su avanzada edad, 83 años. Un día después, su hijo y príncipe heredero, Naruhito, ascenderá al trono y comenzará una nueva era de esta dinastía milenaria.

La fecha la anunció el primer ministro nipón, Shinzo Abe, después de una reunión del Consejo de la Casa Imperial, formado por diez miembros del Gobierno, representantes de los altos órganos judiciales y miembros de la propia familia imperial. “El Gobierno va a hacer todo lo posible para que el pueblo japonés pueda celebrar la abdicación del emperador y la sucesión del príncipe heredero”, dijo Abe, que se declaró “profundamente conmovido” por la decisión, informa AFP.

En un mensaje televisado excepcional en agosto del año pasado, Akihito hizo pública su preocupación de que “algún día” no pudiera hacer frente a sus responsabilidades como jefe de Estado. “Hay momentos en que siento varias limitaciones por mi condición física”, dijo entonces. El emperador, que cuando ceda el trono habrá cumplido 85 años, fue operado de cáncer de próstata en 2003 y sometido a un bypass coronario en 2012. La normativa que rige la Casa Imperial nipona, sin embargo, no permite que el emperador renuncie al trono y solamente contempla la sucesión después de su muerte.

Tras su mensaje, el Gobierno nipón empezó a trabajar en un proyecto de ley para facilitar la abdicación, un texto que el parlamento aprobó hace seis meses y que daba un margen de tres años para llevar a cabo el traspaso de poderes. La norma concierne exclusivamente al actual emperador y, de mantenerse el calendario, Japón vivirá en abril de 2019, la primera sucesión en vida de un emperador en 200 años.

Según la agencia Kyodo, el gobierno nipón había sugerido primero establecer la fecha de abdicación a finales de diciembre de 2018, pero su propuesta fue rechazada por la Casa Imperial porque coincidía con otros eventos importantes de fin de año. Tampoco se quiso fijarlo alrededor de marzo de 2019 por la posibilidad de que coincida con la convocatoria de elecciones locales y regionales.

La era de Akihito comenzó en 1989 tras la muerte de su padre, Hirohito. Ha sido el primer soberano que ascendió al trono sin el halo divino del que gozaron sus predecesores. La actual Constitución nipona, redactada y aprobada tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, define el emperador como “símbolo del Estado y de la unidad de la nación”, despojándolo del poder político directo que la Constitución Meiji otorgaba a esta figura.

Durante sus casi treinta años como emperador, Akihito ha defendido en sus viajes y discursos su compromiso con el pacifismo, un principio consagrado en la Carta Magna nipona. También ha contribuido a la reconciliación en Asia Oriental, donde las heridas derivadas de las atrocidades cometidas por el Ejército japonés durante la guerra seguían -y siguen- escociendo en países como China o Corea del Sur. Su figura es ampliamente admirada en Japón, donde la mayoría de los ciudadanos apoya su deseo de ceder el trono a su hijo.

El príncipe heredero Naruhito, de 57 años, será a partir del 1 de mayo el 126º emperador japonés. Como en el país rige la ley sálica y las mujeres de la familia imperial pierden su condición una vez se casan con un plebeyo, la línea sucesoria estará formada únicamente por el hermano del próximo emperador, Fumihito, de 52 años, y el hijo de este último, Hisahito, de 11 años.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *