Las parejas que consumen más marisco tienen relaciones sexuales con mayor frecuencia y tardan menos tiempo en lograr la concepción.

El marisco es una importante fuente de proteínas y de otros nutrientes esenciales, por lo que su consumo, tal y como sucede con otros muchos alimentos, se encuentra ampliamente recomendado en las mujeres que buscan quedarse embarazadas. Un marisco al que, además y desde tiempo inmemorial, se le han atribuido propiedades afrodisíacas, por lo que su consumo podría resultar muy útil para aquellas parejas que quieren concebir un hijo. Pero, ¿el marisco es realmente afrodisíaco? Pues tal y como sucede con otros productos tradicionalmente ‘publicitados’ como potenciadores de la libido, no se sabe. O al menos, aún no se ha demostrado ‘científicamente’ que puedan mejorar la función sexual. Pero es posible que sea así. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard en Boston (EE.UU.), las parejas que consumen más marisco tienen relaciones sexuales con mayor frecuencia y tardan menos tiempo en quedarse embarazadas.

Como explica Audrey Gaskins, directora de esta investigación publicada en la revista «The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism», «nuestros resultados sugieren que el marisco puede inducir distintos beneficios reproductivos, incluido un menor tiempo para lograr el embarazo y una actividad sexual más frecuente».

¿Efecto afrodisíaco?

Para llevar a cabo el estudio, los autores siguieron durante 12 meses a un total de 500 parejas estadounidenses que, participantes en el Estudio Longitudinal sobre la Fertilidad y el Medio Ambiente –Estudio ‘LIFE’–, buscaban concebir un hijo. Concretamente, de lo que se trataba era de ver si el consumo de marisco guardaba alguna relación con la frecuencia de relaciones sexuales y, lo que es más importante, si mejoraba la probabilidad de lograr el ansiado embarazo. Y para ello, se solicitó a los participantes que anotaran en un diario tanto su ingesta de marisco como su actividad sexual semanal.

Los resultados mostraron que, concluido el año de seguimiento, hasta un 92% de las parejas que consumieron más de dos porciones de marisco semanales habían logrado el embarazo. Un porcentaje que, en el caso de los participantes cuya ingesta de marisco fue igual o inferior a dos porciones a la semana, se estableció en un 76%. Es más; el mayor consumo de marisco también se asoció con una mayor frecuencia de relaciones sexuales. Sin embargo, parece que esta superior actividad sexual no fue la causa del mayor índice de embarazos observado en el estudio.

Como indica Audrey Gaskins, «la asociación entre el marisco y el menor tiempo para lograr la concepción no pudo explicarse completamente por una mayor frecuencia en la actividad sexual, lo que sugiere que hay otros factores en juego. Sería el caso de un posible efecto del marisco sobre la ovulación o sobre la calidad del semen o de los embriones».

Cosa de dos

En definitiva, como destacan los autores, «nuestro trabajo muestra que las parejas que consumen más de dos porciones semanales de marisco mientras buscan quedarse embarazadas tienen relaciones sexuales con una frecuencia significativamente superior y tardan menos en lograr la concepción».

Por tanto, se trataría de que no solo la mujer, sino también el varón, incluyera el marisco en su dieta. Pero, este consumo de marisco, ¿no es peligroso? Y es que algunos estudios han sugerido que estos ‘frutos del mar’, tal y como ocurre con algunos grandes peces, son ricos en mercurio, por lo que su ingesta puede resultar nociva para la salud. Pero no. De acuerdo con los datos de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), el 90% del pescado y marisco consumido en ese país –y es de suponer que en el resto del mundo– contiene bajas cantidades de mercurio y es completamente seguro para su consumo humano.

Como concluye Audrey Gaskins, «nuestros hallazgos destacan la importancia del marisco no solo en la dieta femenina, sino también en la masculina, y sugieren que ambos miembros de la pareja deben incluir mayores cantidades de marisco en su alimentación con objeto de lograr el máximo beneficio en la fertilidad».

Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *