Con un coste de 12.000 millones de euros, ya es el puente más largo del mundo sobre agua. Une Hong Kong y Macao en el estuario del río de las Perlas.

Desafiando una vez más a la geografía, el autoritario régimen de Pekín ha vuelto a construir otra de esas infraestructuras que pasará a la Historia: el puente sobre el mar más largo del mundo. Con un coste estimado que se ha disparado hasta los 100.000 millones de yuanes (12.000 millones de euros), este prodigio de la ingeniería se sostiene sobre 420.000 toneladas de acero con las que se podrían levantar hasta 60 torres Eiffel, se vanagloria la agencia estatal de noticias Xinhua. Además de la hilera interminable de pilares que se elevan sobre el mar, este puente de varios carriles en cada sentido dispone de islotes artificiales y un túnel submarino de 6,7 kilómetros que ha sido una pesadilla para sus ingenieros. «Había muchas noches que no podía dormir. Lo mas difícil fue sellar herméticamente 80.000 toneladas de tuberías bajo el mar», explicaba el director del proyecto, Gao Xinglin, según France Press.

Ya finalizado, se espera su inauguración durante las próximas semanas después de retrasos y problemas que han puesto en duda incluso su seguridad. En medio de un sonado escándalo, 19 técnicos de un laboratorio han sido acusados de falsificar los informes sobre el cemento. A ello se suman sospechas de corrupción y accidentes laborales mortales. A tenor de sus ingenieros, el puente reducirá en más de un 60 por ciento el tiempo que se tarda entre Hong Kong y Macao y estará operativo durante al menos 120 años.

Puestos fronterizos

A cada uno de sus extremos habrá puestos fronterizos, ya que estas antiguas colonias, una británica y la otra portuguesa, gozan de una autonomía más formal que real. De hecho, los críticos del puente creen que servirá para reforzar el control de Pekín sobre Hong Kong. Frente a Macao, la tercera frontera está en Zhuhai, primera ciudad de China continental en esta metrópolis que se está formando en el estuario del río de las Perlas.

Conectadas por autopistas, trenes de alta velocidad, barcos y ahora este puente, en esta región del sur de China se están uniendo sus megalópolis, como Hong Kong y Shenzhen, con importantes centros de producción manufacturera, como Cantón (Guangzhou), y el paraíso de los casinos en Macao. Cuando se abra al tráfico, este puente será el más largo del mundo sobre el mar, superando al de 42,5 kilómetros que recorre la bahía de Qingdao, también en China. A su vez, este había superado al de 37,5 kilómetros que une Hangzhou y Ningbo. ¿Cómo no? De nuevo en China.
Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *