Aseguraron una báscula gramera, computadora y una libreta con una lista de nombres y números.

CANCÚN, Q. Roo.- “El Poncho”, quien fue ejecutado la noche del pasado domingo, operaba desde la hospital PlayaMed, donde recibía tratamiento desde agosto pasado por una infección en las piernas, ya que adentro de la habitación 17 encontraron ocultas en un apagador varias dosis de cocaína y “crack”, también en el interior de las vendas que tenía en los pies le fue hallada una bolsa con la misma droga, además de una báscula gramera, una computadora y una libreta con una lista de nombres y números.

El informe de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SESP) señaló que Alfonso N, alias “El Poncho” había sido sometido a un tratamiento y seguimiento médico debido a una afección en extremidades inferiores, por la cual era atendido regularmente en la clínica privada, con custodia permanente por parte del personal del penal.

Aunque la dependencia policíaca no dio a conocer desde cuando se encontraba en tratamiento, fuentes oficiales señalaron que desde agosto pasado se encontraba en tratamiento.

De acuerdo al Reglamento de los Centros Preventivos y Readaptación Social de Quintana Roo, en el artículo 83, para que un reo pueda ser trasladado a una clínica privada, debe de haber una autorización del Consejo Técnico Interdisciplinario o en caso de urgencia al director del Centro, se tendrán que aprobar las medidas de seguridad para trasladarlo.

Al titular de la SESP, Rodolfo del Ángel Campos, se le preguntó sobre cuáles son las medidas de seguridad que deben de tener custodios y policías estatales para custodiar a una persona de alta peligrosidad, como es el caso de “El Poncho”, pero hasta el cierre de la edición no había contestado.

De acuerdo al Informe Policía Homologado (IPH), en la habitación 17, donde se encontraba “El Pocho”, el personal de peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) encontró en las vendas que le cubrían el muslo derecho una bolsa sintética que contenía polvo blanco, al parecer cocaína, el cual se anotó como indicio de prueba.

Alfonso N, tenía puesto solo un bóxer gris, un short azul marino y calcetines negros, tenía un impacto de bala en la región parietal derecho superior, otro a la altura del oído izquierdo, dos en el abdomen del lado izquierdo y uno en la región lumbar del mismo lado, además de una herida punzo cortante del lado derecho.

Al capo se le encontró en el interior del bóxer un celular y una hoja con nombres y números, pero al parecer usaba la clínica como su centro de operaciones, ya que también encontraron oculto en un contacto de luz una bolsa de material sintético en cuyo interior había dos fragmentos de “crack” y una bolsa con polvo blanco, al parecer cocaína.

El interno había ocultado atrás de un cuadro pegado en la pared una báscula gramera, también en el interior de un sillón hallaron un disco duro, además de varias libretas, un chip, una tarjeta de memoria, una lap top y documentos diversos a nombre de “El Poncho”.

La habitación fue asegurada por las autoridades de la Fiscalía y el área de administración donde se encuentra el equipo de cámaras de circuito cerrado, ya que el personal se negó a proporcionarles las imágenes y videos.

Novedades Quintana Roo trató de obtener la versión del personal de la hospital Playa Med, pero señalaron que no había nadie que pudiera dar información, ni se encontraba el director del lugar.

La mujer que fue ejecutada junto con el interno, fue identificada como Nataly N por unas credenciales que se le encontraron entre sus pertenencias, quien presentó un impacto de bala en la cabeza.

En el cuarto fueron localizados tres ojivas y cuatro casquillos percutidos calibre 9 milímetros, los cuales fueron asegurados.

Los hechos se registraron a las 19 horas del pasado domingo, en el hospital que se ubica en la Supermanzana 2 A, manzana 1, lote 12, entre las avenidas Nader y Uxmal.

Los primeros informes que dieron a conocer las autoridades de la SESP ayer en la noche, señalaron que el occiso era “El Poncho”, quien había sido detenido en un cateo al bar La Caldera del Marqués.

Sin embargo, ayer autoridades militares confirmaron que el sujeto era líder de un cártel y fue detenido en julio pasado durante una intervención de elementos federales, militares y de la Procuraduría General de la República (PGR), a quien le aseguraron tres armas cortas, un kilo de cocaína, medio kilo de marihuana y 81 cartuchos útiles de diferentes calibres.

Fuente: Novedades Quintana Roo.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *