La actriz reconoce que la comunicación con su pareja es básica para parar su tendencia a ser mandona.

Ellen Pompeo se convirtió a principios de 2018 en una de las actrices de televisión mejor pagadas cuando renovó su contrato en la serie Anatomía de Grey. Dos nuevas temporadas en las que se embolsaría más de 17 millones de euros por cada una de ellas. Entonces confesó la lucha que había mantenido con ABC Studios para conseguir que su sueldo se igualara o superara al de Patrick Dempsey, su compañero de reparto. Algo que no ocurrió durante años.

Ahora, Pompeo, de 48 años y fundadora de la productora Calamity Jane, revela que donde nunca vive actos de misoginia es en la familia que ha creado junto al productor musical Chis Ivery, con quien se casó hace 10 años.

“Mi esposo no se siente intimidado en absoluto por mi impulso o mi capacidad de mando”, ha manifestado la actriz a la revista People durante unas jornadas dedicadas al empoderamiento de las mujeres. “Tengo tendencia a ser un poco mandona solo porque hago malabares con muchas cosas a la vez”, dijo Pompeo, “y mi marido es muy bueno para hacerme saber cuándo le hablo como si fuera un empleado. De vez en cuando me dice: ‘No trabajo para ti, no me hables así”, explicó.

La actriz confesó que necesita escuchar este tipo de cosas de su pareja y que precisamente que ambos estén abiertos a tener este tipo de comunicación honesta es fundamental en su matrimonio. Los dos conocen sus fortalezas y debilidades y se organizan para superarlas. “Mi marido no puede realizar múltiples tareas”, añadió Pompeo, “por eso tengo una asistente, dos niñeras y dos personas que ayudan en la casa. Él no puede manejar tanto. ¿Conocéis el libro, Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus?, pues creo que esa es la descripción más precisa que se haya publicado jamás. Simplemente los hombres no son como nosotras y no podemos esperar que lo sean”.

La pareja tiene tres hijos, Stella de nueve años, Sienna, de cuatro y Eli, de dos, y como padres están empeñados en ser un ejemplo y educar en la igualdad. Con su hijo, Ellen Pompeo ha dicho que presta mucha atención a enseñarle a abrazar y a expresar sus emociones, y con sus hijas espera enseñarles la inclusión. “Cuando mi hija era pequeña jugaba con Barbies como si fuera una boda. Me enfurece que a las mujeres se les enseñe a aspirar a casarse cuando crezcan. Es absurdo. Por eso dije: ‘Si vas a jugar a casarse, tendrás Barbies mujeres y también hombres, tendrás bodas para homosexuales y matrimonios heteros. No quiero que mis hijos vean que solo existe un tipo de matrimonio y familia”.

La actriz está feliz con su pareja y así lo demostró públicamente publicando en redes sociales un mensaje dedicado a su marido con motivo del Día del Padre: “Este hombre ha sido mi roca… mi alma gemela… mi protector y me ha dado las tres mayores bendiciones de mi vida. No sé cómo tuve tanta suerte, pero me siento agradecida”.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *