img_1424767711_39290b20192b51673d57El grupo Oasis quiere el control del sector turístico de Cancún. Dentro del grupo español se sienten conquistadores hasta en estos tiempos. Ese es el motivo principal por el cual su salida de la Asociación de Hoteles del principal destino turístico no sorprendió a ningún hotelero de la ciudad.
Por el contrario, se esperaba una reacción así debido a que han dejado de tener una presencia dentro de la estructura turística, luego de que su principal aliado, Jesús Almaguer – actual titular de la Oficina de Visitantes y Convenciones – decidiera poner distancia con el grupo español.
Lo anterior se debe a que el actual titular de la OVC al final de cuentas se decantó por apoyar a los grupos hoteleros locales y trabajar de la mano con ellos, lo cual molestó al consorcio español Oasis.
Jesús Almaguer decidió no ser más parte del grupo Oasis, porque el titular de éste, Pedro Pueyo, comenzó a criticar dentro del círculo hotelero y económico de Cancún la política de promoción establecida por el gobernador Roberto Borge.
Para Pedro Pueyo, el gobierno no hacía “bien” las cosas, en materia de promoción, a pesar de los resultados que el Poder Ejecutivo mostró con los dos años de éxito en materia turística para Quintana Roo y el incremento de conexiones áreas.
Además la opinión del grupo Oasis dejó de valer considerablemente en las acciones de la Asociación de Hoteles desde hace tres años, cuando Rodrigo de la Peña era presidente del organismo hotelero y era respaldado por el grupo Palace.
De hecho, ahí comenzó la división del sector hotelero de Cancún. Grupo Palace señaló que había un “entreguismo” al interior del organismo y hasta de la Secretaría de Turismo y órganos de promoción de Cancún.
Este hecho, impactó de forma considerable al interior de la industria sin chimeneas, ya que hasta Jesús Almaguer se tuvo que definir para no seguir siendo identificado como un “alfil” del grupo español, como era conocido hasta el 2010 dentro del sector ya que era relacionado directamente con Javier Marañon y Pedro Pueyo, ambos principales cabezas del consorcio Oasis.
“Ellos quieren representatividad y por eso están desesperados”, afirmó un reconocido hotelero que por ahora decidió omitir su nombre, “quieren un puesto donde vuelvan a estar en palestra, donde puedan mover sus intereses personales como permisos, ampliación de hoteles y hasta renovación de licencias. Son intereses muy grandes los que ellos tienen y por eso actuaron de esa manera, quieren que las cosas sean como ellos dicen porque no tienen representatividad, ya que hasta Jesús Almaguer, quien salió del grupo, ha tomado distancia de ellos porque sabe que los grupos hoteleros mexicanos han crecido y no quiere confrontaciones”.

Respaldo del sector hotelero
para Carlos Gosselin

El actual presidente interino de la Asociación de Hoteles de Cancún, Carlos Gosselin sabía del problema que se le venía al aceptar el cargo que quedó vacante a raíz de la muerte de Roberto Cintrón.
El problema consistía en que los españoles presionarían, tal y como lo hicieron en la elección de Roberto Cintrón, para que fuera nombrado Guillermo Portella como nuevo presidente.
Por eso es que Carlos Gosselin fue claro a la hora de aceptar el cargo: únicamente fungiría dos meses y medio como presidente del organismo y convocaría de inmediato a elecciones de nuevo dirigente, ya que no planeaba desgastarse por su edad y por sus tiempos actuales.
Todo estaba planeado de esa manera. Los hoteleros habían aceptado eso. Sin embargo, todo cambió a partir de que dos grupos candidatearon a sus prospectos para presidente de la asociación.
Por un lado el Grupo Palace (respaldado por la mayoría hotelera mexicana) propuso el retorno de Rodrigo de la Peña como presidente de la asociación; mientras tanto Oasis (respaldado por el núcleo español) montó el nombre de Guillermo Portella para el mismo cargo.
Bajo este panorama, la cúpula añeja de la Asociación de Hoteles, los hoteleros pioneros en Cancún, decidieron reunirse con Carlos Gosselin y proponerle la creación de una estructura alrededor de él, para que se mantuviera al menos hasta el mes de diciembre de este año en el cargo.
La estructura ofrecida fue crear tres comités de trabajo: promoción, infraestructura y crecimiento así como de relaciones, para mantener el trabajo que realizaba Roberto Cintrón dentro de la asociación.
Con este ofrecimiento Carlos Gosselin aceptó bajo el argumento de que se tenía que trabajar en el “interés colectivo” del sector hotelero de Cancún.
Por esta razón el 18 de febrero se llegó a la reunión extraordinaria donde se votó por la continuidad del actual presidente interino hasta el mes de diciembre dentro de la asociación.
En un principio, José Chapur y su grupo dudaron en apoyar pero cuando vieron la reacción del consorcio español encabezado por Oasis, decidieron aceptar el interinato hasta diciembre sin poner objeción.
Así Carlos Gosselin recibió el apoyo del sector hotelero mexicano, mientras que el grupo español decidió renunciar a la Asociación de Hoteles.
“Se trata de un berrinche de intereses personales, ellos (los españoles) tienen los mismos problemas que nosotros, tienen el mismo trabajo que nosotros así que únicamente están velando por sus intereses y no por el interés colectivo. Se sienten conquistadores hasta en estos tiempos”, puntualizó la fuente del sector hotelero consultada por los diarios POR ESTO! sobre el tema.

fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *