México está rebasado por las estructuras de poder criminal. La corrupción está gangrenando las instituciones. Lo más grave es que pasa todo y no pasa nada

¿Qué sigue? Es la pregunta obligada que nos hacemos millones de mexicanos frente a una serie de acontecimientos en donde la mentira, el miedo y el cinismo alcanzan su máxima expresión. La “fuga” de El Chapo Guzmán, el narcotraficante mexicano más poderoso, ha causado indignación profunda en la sociedad mexicana pues deja ver una realidad que no queremos ver ni aceptar, el país está rebasado por las estructuras de poder criminal. La corrupción está gangrenando las instituciones. Lo más grave es que pasa todo y no pasa nada. En 2014, tras la segunda detención de El Chapo Guzmán quien ya se había escapado de la cárcel en 2001, el periodista León Krauze preguntó al presidente Enrique Peña Nieto si existía la posibilidad de que se volviera a escapar cuando el 70% de los mexicanos así lo creía. ¿Usted se compromete a que eso no va a ocurrir? El presidente respondió: “Es una obligación que tiene el Estado mexicano y más creo yo, frente a lo que ya ocurrió en el pasado; sería verdaderamente algo más que lamentable, imperdonable”.

El deterioro del país no es culpa de una sola persona, es resultado de años de mentir, de ocultar, de tapar, de solapar

ADVERTISEMENT

Hoy, los mexicanos le decimos a los tres Poderes de la Unión, al gobierno federal, a los gobiernos estatales y municipales, lo que han hecho y dejado de hacer para llegar a tocar fondo en esta crisis de seguridad es imperdonable. El deterioro del país no es culpa de una sola persona, es resultado de años de mentir, de ocultar, de tapar, de solapar. Es imperdonable que, obsesionados y cegados por su ambición desmedida, perpetúen la ilegalidad y se coludan con los criminales construyendo cárceles con puertas giratorias en donde el poder y el dinero son el pase de salida; que no respeten, cumplan ni hagan cumplir la ley como juraron al asumir sus cargos.
Es imperdonable que simulen resolver los problemas cuando no se atreven a atacar las causas, a asumir los costos; es inaceptable que en el discurso digan que la Patria es Primero cuando al momento de actuar es lo último que les importa para muestra la realidad. Es imperdonable que, crímenes como Ayotzinapa y Tlatlaya nunca se esclarezcan, que el silencio termine enterrando ese anhelo de justicia de quienes una y otra vez no tienen voz para defenderse. Es imperdonable que sigan inmersos en escándalos de corrupción a todos los niveles, (el más reciente asciende a mil setecientos millones de pesos) y que nadie rinda cuentas, nadie pague las consecuencias, nadie dé la cara.
Es imperdonable que no acepten y corrijan las limitaciones del sistema carcelario, las fallas del sistema de procuración e impartición de justicia, que no pongan límites a la corrupción, que no actúen de manera contundente para resolver, para contener, para depurar. Es imperdonable que, pudiendo evitar otra fuga de El Chapo extraditándolo, se hayan empeñado en que enfrentara la justicia mexicana, que es parcial y selectiva; incapaz de dar a cada quien lo que realmente le corresponde.

Es imperdonable que nadie rinda cuentas, nadie pague las consecuencias, nadie dé la cara

Es imperdonable que repitan tantas mentiras de manera sistemática, año tras año, que apelen al olvido de sus errores y desgasten la poca confianza que queda. Es imperdonable que atenten contra la democracia vulnerando a las instituciones porque no quieren depurarlas, porque prefieren taparse unos a otros perpetuando un sistema de corrupción que hoy nos cobra la factura con intereses. Es imperdonable que, en el juego político, se encarcele a inocentes y se libere a criminales. No podemos darnos el lujo de destruir nuestras instituciones dejando que se infiltren hasta desangrarlas.
También es imperdonable que el peso se haya devaluado el 23% entre diciembre de 2012 y julio de 2015 y no se abra un debate mayor sobre el manejo de la economía con todas las implicaciones sociales que tiene el bajo crecimiento; que no dimensionen la magnitud de todas estas crisis y se mantengan en los cargos quienes se empeñan en que todo siga igual.

También es imperdonable que el peso se haya devaluado el 23% entre diciembre de 2012 y julio de 2015

¿Quién se beneficia políticamente de esto? ¿Quiénes ganan con la fuga de El Chapo? Sin duda pierde México, perdemos todos. La lista de lo imperdonable es interminable, tan profunda como la decepción y el dolor de ver a un México rebasado, en donde pasa algo tan grave, pero al mismo tiempo no pasa nada. Perdonar todo esto tardará será muy difícil pero no imposible. Dependerá de la capacidad de tantos actores involucrados en resolver, reparar y pagar lo que han hecho. Dependerá de que tan dispuestos estemos en exigir y vigilar, en participar y romper la cadena empezando por nuestro propio eslabón.

tomado de El país.comArmando Regil Velasco es Presidente Fundador del Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora A. C. (IPEA).

Twitter: @armando_regil

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *