El sonido es percibido sobre todo durante la noche…

CIUDAD DE MÉXICO.- La hipertensión arterial prolongada y la exposición continua al ruido pueden causar acúfeno, una patología en la que el paciente escucha un zumbido interno que puede alterar su calidad de vida, afirmó la otóloga Magdicarla de Alba.

De acuerdo con El Debate, el acúfeno, también conocido como tinnitus, es un sonido agudo o grave que la persona escucha de manera permanente sin que sea causado en el exterior o que otra persona lo perciba, explicó una especialista de la Clínica de otología del Hospital civil de Guadalajara (oeste de México).

Añadió que este zumbido es una de las primeras manifestaciones de la presión alta debido a que hay una disminución del flujo sanguíneo que deja sin oxígeno a las células de la cóclea, las cuales son las encargadas de transformar la vibración del sonido en impulsos nerviosos que llegan hasta la corteza cerebral.

El tinnitus puede ser síntoma de otras enfermedades como problemas en la articulación temporomandibular, localizada entre el hueso temporal y la mandíbula, por una fístula o conexión anormal entre los vasos sanguíneos, por un problema en la trompa de Eustaquio, que forma parte del oído interno, o por un tumor en el nervio auditivo, llamado neurinoma del acústico.

“Todas estas enfermedades pueden causar esos ruidos que estaría percibiendo el paciente, pero no necesariamente el oído es el que lo está produciendo, y una vez que se identifica la causa y se da tratamiento, el zumbido desaparece”, expresó.

Sin embargo, hay acúfenos llamados subjetivos, que son los más comunes y que podrían ser propiciados por una lesión en la células de la cóclea, por una exposición continua y prolongada a ruidos intensos o debido a una lesión por haber estado expuesto a una fuerte explosión o ruido súbito.

La especialista explicó que una de las primeras manifestaciones de cuando esas células se empiezan a lesionar puede ser el acúfeno.

Agregó que el sonido es percibido sobre todo durante la noche, cuando la persona están en un lugar tranquilo y en silencio.

En algunos pacientes esta condición puede afectar su vida cotidiana y su funcionalidad, además de la posibilidad de que presente síntomas de ansiedad ante la imposibilidad de que el zumbido cese.

De Alba recomienda que quienes tengan este tipo de sonido permanente deben acudir con un especialista de oídos para que descarte alguna otra enfermedad.

El médico también puede realizar una prueba llamada acufenometría con la cual se medirá la intensidad y características del zumbido.

Fuente: SIPSE.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *