Esta milenaria práctica tiene múltiples beneficios en quienes la hacen con regularidad.

Ciudad de México.- Puede mejorar la flexibilidad, lo que a su vez puede prevenir y tratar el dolor de espalda, también reduce la inflamación en el cuerpo, que se ha relacionado con problemas graves como las enfermedades cardiovasculares, y también reduce el estrés al liberar hormonas del bienestar en el cerebro; hablamos del yoga.

De acuerdo con el portal de noticias Insider, 36 millones de personas practican esta milenaria disciplina en Estados Unidos, que implica cierta cantidad de estiramiento y meditación.

Y aunque no hay evidencia científica que respalde la idea de que el yoga eliminará las toxinas de su colon o de cualquier otro lugar, las posturas ayudan a su cuerpo de muchas otras maneras.

Se estima que 80% de las personas sufrirán de dolor de espalda en algún momento de sus vidas. Pero un estudio encontró que después de solo seis a 12 sesiones de yoga, los participantes reportaron un dolor significativamente menor en la espalda baja.

Esto se debe a que ciertas posturas de yoga estiran los músculos isquiotibiales, los cuales, cuando están demasiado apretados, pueden tirar de los flexores de la cadera y tensar la espalda baja. Pero cuanto más practicas yoga, más flexibles se vuelven los isquiotibiales.

En un estudio de 2015, las mujeres practicaron un tipo de hatha yoga, que involucra posiciones como la postura del perro y el triángulo hacia abajo, practicaron 90 minutos cada semana durante aproximadamente 16 semanas seguidas. Y al cabo de la primera semana lograron acercarse cuatro centímetros más a los dedos de sus pies que al iniciar a practicar yoga, gracias a esos isquiotibiales sueltos.

Beneficios mentales

Ahora, si también estás meditando durante esas sesiones de yoga, la flexibilidad podría no ser el único beneficio.

Después de siete a 16 semanas de actividades meditativas, los participantes en un estudio vieron una enorme caída de proteínas C reactivas en su sangre. Esas proteínas están vinculadas a la inflamación, que, cuando estás demasiado estresado, pueden activarse en exceso y contribuir a enfermedades graves como las cardiovasculares y el cáncer.

Los investigadores infieren que el yoga puede reducir el estrés al interferir con la capacidad del sistema nervioso central para liberar las hormonas del estrés.
Además, los estudios demuestran que los tipos de yoga centrados en la meditación aumentan los niveles de hormonas del bienestar, como la oxitocina en el cerebro. Además, el yoga es un ejercicio, y el ejercicio en sí mismo es un calmante para el estrés.

Con todos estos beneficios, ¿qué esperas para agarrar un tapete y comenzar a respirar, estirar y sentirte mejor?

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.